La mejor dieta, comer sano

Para mantener una dieta equilibrada no hay que comer menos, sino mejor.

A la hora de conseguir nuestro peso ideal tendemos a buscar métodos cuasi milagrosos, con resultados visibles rápidamente o que nos hacen pasar hambre. Y es algo más habitual de lo que parece, con resultados nefastos para nuestro equilibrio nutricional. En este sentido, “como revelan los datos de la encuesta Plenufar 6, en la que participaron más de 11.000 ciudadanos, solo el 15,3% de la población sigue una dieta adecuada, lo que pone de manifiesto la necesidad de impulsar la educación sanitaria a la población y el conocimiento de hábitos saludables”, afirmó el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Jesús Aguilar, con motivo de la presentación de la IV Jornada Nacional de Alimentación, que reunió en febrero a más de 400 farmacéuticos bajo el lema La farmacia con la alimentación saludable. En este encuentro celebrado en Zaragoza, el consejero de sanidad de Aragón, Sebastián Celaya, comentó en su intervención que “vivimos en la época de Internet, en la época de las aplicaciones móviles que miden las calorías que has ingerido en cada comida, las proteínas, los hidratos… Los ciudadanos tienen cada vez más acceso a la información, pero lo cierto es que no siempre esa información es fiable o no siempre se usa correctamente”, una realidad que lleva a la proliferación de métodos de adelgazamiento de lo más estrambótico, así como dietas perjudiciales para la salud. Porque tal y como reconocen todos los profesionales de la salud, la mejor dieta es la equilibrada. Nada de comer menos o centrarnos en determinados alimentos, no hay que saltarse las comidas, sólo hay que cuidar la alimentación.

Dieta equilibrada
A partir de aquí puede que nos preguntemos ¿y cómo es eso de cuidar la alimentación? Pues también tiene fácil respuesta, llevando una dieta equilibrada, porque una alimentación saludable es aquella que reúne los requisitos de ser completa y equilibrada, variada y adecuada a cada individuo. Debe proporcionar la cantidad suficiente de nutrientes y en las debidas proporciones. Del total de la energía consumida cada día conviene que el 50-60% provenga de los hidratos de carbono, entre el 10-12% de las proteínas y menos del 30% de grasa. Además, hace falta tomar suficiente cantidad de fibra, vitaminas, minerales y agua, sin olvidar que la dieta debe ser variada para conseguir suficiente cantidad de nutrientes. También depende del individuo en función, su edad, sexo, actividad física y tipo de trabajo. Igualmente, es importante en una alimentación saludable distribuir bien los alimentos a lo largo del día. Lo más aconsejable es hacer de 3 a 5 comidas diarias y no concentrar los alimentos en una o dos comidas, ya que se tomarían cantidades insuficientes de algunos nutrientes y se almacenaría más grasa. La distribución diaria ideal sería: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena, sin picar entre horas.


Decálogo para una dieta sana
Mantener una alimentación variada, equilibrada y moderada acorde la edad, sexo y actividad física de cada persona ayuda a mantener la salud y a prevenir enfermedades en la edad adulta. Por ello, los hábitos alimentarios saludables se deben combinar con la práctica regular de ejercicio físico. Con el objetivo de concienciar y fomentar hábitos de vida saludable en la etapa adulta, la FIAB (Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas) ha elaborado el siguiente decálogo:

  1. Sigue una alimentación equilibrada, variada y ajustada a tus necesidades (estado fisiológico, actividad física, sexo, edad…).
  2. Procura realizar cinco comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Siempre es más recomendable comer poca cantidad y de forma más frecuente.
  3. Come de todo, de manera moderada, es comer sano.
  4. Realiza un desayuno completo todos los días.
  5. Acostúmbrate a leer las etiquetas de los alimentos y bebidas.
  6. Lleva una vida activa: andar a paso ligero, subir las escaleras, etc.
  7. Realiza ejercicio físico de forma regular, como mínimo tres días a la semana: correr, montar en bicicleta, nadar, etc., durante 30 minutos, aproximadamente.
  8. Duerme lo necesario.
  9. Hidrátate de manera regular, hay muchas opciones para ello.
  10. Aliméntate de forma equilibrada, muévete y comparte hábitos saludables en familia.

 

José Henríquez
Acerca de José Henríquez 226 Articles
Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta