Cómo actuar ante un ataque de tos

Aprende a combatir la tos y respira tranquilo.

La tos es un problema muy común en invierno y se agrava aún más con la bajada generalizada de temperaturas que atravesamos estos días. Hay trucos para prevenirla y remedios caseros y de farmacia para tratarla.
Lo primero que hay que aclarar es que la tos es un síntoma, no una enfermedad, por ello la mayor parte de las veces no precisan tratamiento alguno. Aun así, existen varios tipos de jarabe que en función de cómo sea la tos, ayudarán a evitarla o suavizarla.

Mecanismo de defensa
La tos es un acto reflejo por el que expulsamos bruscamente el aire. Se produce cuando hay algo que obstruye los conductos respiratorios o algo que los irrita y nos obliga a toser. Una tos fuerte y sin expectoración puede indicar el inicio de una bronquitis aguda o un proceso de garganta. Sin embargo, una tos seca crónica es propia, por ejemplo, de un fumador o puede tener origen nervioso.
Hay muchos tipos de tos, aunque todos ellos pueden agruparse en dos grandes clases:

  • Tos seca o no productiva. Causa picor de garganta, cosquilleo, carraspera y no produce flemas. Suele deberse a estímulos irritativos en las vías respiratorias altas.
  • Tos blanda o productiva. Se presenta acompañada de abundante expectoración y mucosidad.

Pero la tos no solo puede ser síntoma de un catarro, un resfriado común o la gripe, sino también de tabaquismo, asma o sinusitis, tal y como señalan los especialistas. Por lo general, en estos casos la tos no requiere ningún tratamiento más allá del uso de paliativos, normalmente en formato de jarabe, que nos ayuden a sobrellevarla, tanto para facilitar la expectoración en caso de mucosidad como para suavizar la garganta y eliminar el picor si es tos seca. Lo que sí puede requerir tratamiento es la causa. En cualquiera de los casos, si al quinto día la tos persiste, es necesario acudir al médico para que realice una exploración en profundidad y averiguar su causa.
Cada tipo de tos tiene fármacos específicos para erradicarla, pero los farmacéuticos sostienen que, a veces, basta con seguir una serie de buenos hábitos. Por ello recomiendan evitar fumar o estar en ambientes muy secos, llenos de polvo y humo; beber agua con frecuencia, tomar duchas de vapor, utilizar humidificadores, tomar caramelos y pastillas a base de miel, glicerina y extractos vegetales para calmar la tos, o jarabes específicos.

La tos del fumador
Es muy característica. Se presenta, sobre todo, por la mañana. Si es espesa y con expectoración abundante puede ser indicio de un absceso pulmonar. Por el contrario, si la expectoración es sanguinolenta puede deberse a una hemorragia. En cualquier caso, la tos persistente con expectoración indica bronquitis crónica.
Aunque parezca un tema menor, hay muchas patologías –y algunas graves– cuyo aviso inicial puede ser, precisamente, la tos. Debe ser vigilada para ver si se trata de un simple mecanismo de limpieza del árbol bronquial o es el aviso de algún proceso infeccioso.

José Henríquez
Acerca de José Henríquez 262 Articles
Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Be the first to comment

Leave a Reply