La gripe en casa

Respondemos a las principales preguntas sobre la gripe.

Con el frío aparece la gripe, especialmente entre los más pequeños, ya que es una enfermedad de fácil transmisión y ellos tienen las defensas más débiles. Los peques son los que llevan el virus de la guardería y la escuela a casa, haciendo que se contagie la familia, por eso es importante tomar medidas tanto preventivas, como paliativas.

¿Qué es la gripe?
Una enfermedad aguda, muy contagiosa, causada por un virus. En niños sanos evoluciona sin presentar complicaciones, por lo que no necesita un tratamiento especial.

¿Por qué aparece más en invierno?
Durante estos meses bajan mucho las temperaturas, y los cambios bruscos que sufre el organismo al pasar de un lugar cerrado y caliente al aire gélido de la calle, nos hacen más susceptibles a catarros y resfriados, incidiendo de forma especial en los más pequeños. Además, su sistema inmune es más débil, por lo que también están más expuestos a las agresiones externas.

¿Cuáles son sus síntomas?
Durante la incubación, que dura entre día y medio y tres días, suelen aparecer escalofríos, dolor de cabeza y ojos llorosos. Después llegan el cansancio y el malestar, con dolor muscular, fiebre, tos, mocos y voz ronca. En ocasiones, puede haber vómitos y diarrea.

¿Y el tratamiento?
Si los síntomas son leves, no es necesario acudir al médico. Basta con mantenerse en casa, con ropa ligera, procurar permanecer tranquilo, en reposo, y beber muchos líquidos. En caso de fiebre, dolores o malestar general tenemos a nuestra disposición en la farmacia productos que nos ayudarán a sobrellevar la gripe. En el caso de menores, si lo necesita, hay que darle el tratamiento para la fiebre recomendado por su pediatra.

¿Es útil la vacuna?
Desde luego que sí, sobre todo en los niños con problemas crónicos (diabetes, asma, cardiopatía congénita, neumopatía crónica…), porque en estos casos la gripe puede complicarse y producir neumonía u otras afecciones mayores. La vacuna tiene una eficacia de entre un 70% y un 90%. Se debe administrar entre los meses de octubre (cuando empieza la campaña) y diciembre, porque su protección dura unos cuatro meses, aunque si se hace después, también sirve.

¿Cómo se evita el contagio?
Hay que lavarse las manos con frecuencia, sobre todo después de toser y/o estornudar. Además, conviene seguir algunas recomendaciones básicas:

–        Ventilar bien la habitación.

–        Usar pañuelos desechables para limpiarse la nariz.

–        No compartir toallas, cubiertos o vasos sin antes lavarlos.

–        Si es menor, no llevarle al cole o la guardería hasta un día después de desaparecer la fiebre.

–        Limitar al máximo los contactos con otros niños o adultos.

–        Evitar las aglomeraciones en sitios cerrados durante los meses de mayor incidencia, como centros comerciales.

¿Cuándo debo llevar el niño al pediatra?
Si el niño tiene síntomas de gripe y además…

–        Tiene menos de dos años y fiebre superior a 38ºC.

–        Tiene una enfermedad crónica.

–        Está adormilado, muy decaído o, por el contrario, muy irritable.

–        Ha tenido alguna convulsión.

–        Se queja de dolor de cabeza intenso y vomita varias veces.

–        Presenta cualquier síntoma neurológico (ve mal, no mueve bien los brazos o las piernas, camina o habla con dificultad…).

–        Respira con dificultad o si la dificultad respiratoria empeora (respira cada vez más deprisa, se le marcan las costillas, mueve mucho el abdomen o se le hunde el pecho).

–        Vomita mucho, no tolera sólidos ni líquidos, o vomita aunque no tome nada. Si tiene mucha sed, los ojos hundidos, llora sin lágrimas u orina poco.

–        Si no se le puede controlar la fiebre después de cuatro días de evolución.

José Henríquez
Acerca de José Henríquez 226 Articles
Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta