Menos humos, más salud

La mala calidad del aire es un riego importante para la salud.

Normalmente sólo nos preocupamos del peligro que entraña el tabaquismo para la salud, pero deberíamos preguntarnos si es el único contaminante medioambiental que deberíamos tener presente. Porque el aire está cada vez más contaminado sin que podamos evitarlo manteniendo hábitos saludables o huyendo de los “malos humos”. Sólo hay que recordar los episodios de alta contaminación que vivimos constantemente en grandes ciudades españolas como Madrid o Barcelona. “Hay verdaderamente un problema de salud en las ciudades que hemos de apresarnos en reducir al máximo”, afirma Xavier Guardino Solá, director del Departamento de Información y Documentación del Centro Nacional de Condiciones de Trabajo del Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo.
Uno de los principales motivos es la alta densidad de tráfico y tiene un gran impacto para nuestra salud, tal y como demuestran estudios como Traffic-related Air Pollution and Attention in Primary School Children: Short-term Association o Association between Traffic-Related Air Pollution in Schools and Cognitive Development in Primary School Children: A Prospective Cohort Study. En este mismo sentido, Xavier Guardino explica que “la relación entre los humos diésel y ciertos tipos de cáncer de pulmón es perfectamente conocida, por lo que la reducción en el uso de motores diésel en coches particulares es imprescindible. Solo en Europa de usan motores diésel para automóviles tipo turismo. En el resto del mundo su uso queda reducido al transporte pesado”.
Pero no es la única fuente de contaminación ambiental. También tenemos la generada por las propias viviendas, especialmente por los sistemas de calefacción y aire acondicionado, las industrias, los aeropuertos, etc. A lo que debemos sumar contaminantes naturales como el polen o el mismo polvo en suspensión. Todos están en el aire, aunque no podamos apreciarlos, incluso dentro de nuestras casas. Y es que los espacios cerrados no están libres de la contaminación ambiental. Es más, el ambiente de casa puede llegar a estar más contaminado que el exterior.

El riesgo está en casa

Xavier Guardino durante su participación en la presentación de Amway.

La eficiencia en las actuales edificaciones, sobre todo desde el punto de vista energético, ha llevado a construir de forma más aislada que nuca, lo que evita que las viviendas estén bien aireadas, que respiren. Esto contribuye a la mala calidad del aire interior en el hogar, que se ha convertido en un importante factor de riesgo para la salud, especialmente para los más peques de la casa y los alérgicos o asmáticos, tal y como nos cuentan los especialistas de Amway, durante la presentación de su nuevo sistema de tratamiento de aire conectado Atmosphere Sky, capaz de eliminar hasta el 99,99% de las partículas contaminantes del aire.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la contaminación del aire interior y exterior es el mayor riesgo ambiental que existe para la salud. Sólo en la Unión Europea, más de 400.000 ciudadanos mueren prematuramente cada año debido a la mala calidad del aire. Asimismo, el 80% de las personas que viven en zonas urbanas están expuestas a niveles de contaminación del aire que exceden los límites establecidos por la OMS.
Para paliar esta situación, la proliferación de purificadores de aire puede ser una solución, pero aquí surge la gran duda, ¿son realmente eficaces? ¿Son beneficiosos para preservar la salud? “Con carácter general, los aparatos que filtran el aire son beneficiosos, siempre que haya una causa lógica para usarlos. La primera es cuando hay personas con asma alérgica; la segunda si se detecta un índice elevado de problemas pulmonares. El brutal incremento de bronquitis en niños en los últimos 10 años, sería un argumento en este sentido; claro que si, como es obvio, el niño/a no está siempre en casa, puede verse sometido a exposiciones en otros lugares. La tercera es la presencia de mascotas (perros, gatos y algunos pájaros). En estos casos se puede recomendar un sistema de filtración de aire. Pero siempre respondiendo a un problema detectado”, responde Guardino.

¿Exceso de higiene?
Algunas universidades de Estados Unidos están estudiando la relación de los entornos limpios y las alergias, asmas, etc. En general, quieren comprobar si nuestros sistemas inmunitarios se están debilitando precisamente por el exceso de higiene y falta de contacto con entornos “más sucios”. Esto parece que parte de una comparativa entre niños de ciudad (con mayor tendencia alérgica) y niños de granja (mucho más resistentes). Le preguntamos al experto si esta línea de investigación tiene fundamentos reales, y si en España vivimos una experiencia similar. “Evidentemente no se trata de que las personas estén permanentemente en espacios limpios de contaminación. La adaptación del sistema inmunológico a distintos inputs infecciosos es necesaria (este es el principio de la inmunización activa). Probablemente, como sugieres, a alguien que estuviera viviendo en un ambiente con “0” contaminación, sobretodo de tipo biológico, le sería difícil subsistir en un ambiente contaminado “estándar”. La línea de investigación que comentas tiene algunos aspectos discutibles, puesto que la convivencia con el ganado no se considera en términos generales como “positiva”. Muchas grandes epidemias han tenido su origen en esta convivencia. Y hay que tener en cuenta los alérgenos naturales, que hay muchos. Otra cosa es que el ambiente del campo (sin abonos ni pesticidas) sea más sano que el de la ciudad en cuanto a contaminación química; cosa totalmente cierta”, explica Xavier Guardino.
Para el experto, el proceso de inmunización activa no es incompatible con la purificación del aire, ya que debemos protegernos de la contaminación, por tanto, “se trataría es de usar un método de limpieza de aire solo cuando haya motivos para ello”. De esta manera, también evitaríamos un posible riesgo de “exceso de higiene” que conduzca a que los niños no desarrollen las defensas adecuadamente, pues “nunca habrá alguien que “siempre” esté en un ambiente limpio de manera permanente”, sentencia Guardino.

José Henríquez
Acerca de José Henríquez 227 Articles
Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta