Cómo evitar irritaciones en su culito

El pañal y la higiene son las claves para su cuidado

cambiar-bebeLa piel del culito y la zona genital es una de las partes más delicadas del bebé. En general, y sobre todo la del recién nacido, es mucho más fina que la de los adultos. De hecho es 40 o 60 veces más delgada, por lo que pierde agua y calor con facilidad. Además, es más permeable a las sustancias de los productos que se apliquen sobre ella y por eso deben utilizarse aquellos que sean específicos para bebés.

Su exposición a la humedad, así como los ácidos de las heces y la orina, no ayudan precisamente a su cuidado, por lo que le deberemos prestar especial atención. En caso contrario, la aparición de dermatitis, rojeces y escozor será inevitable. En este sentido, todos los expertos coinciden en dos factores para su correcto cuidado: el cambio de pañal y la higiene.

 

Cambio de pañal

El pañal se debe comprobar con regularidad y cambiarlo siempre que sea necesario. Es muy contraproducente “estirar” su uso cuando el bebé lo haya manchado u orinado. Tampoco conviene reutilizar pañales aunque estén limpios, porque el sudor se acumula y no contribuye a mantener el culete seco y limpio.

El cambio de pañal es el momento ideal para su limpieza, siguiendo las indicaciones que damos más adelante. Cuando hayamos terminado le pondremos un nuevo pañal que debe quedar holgado, permitiendo la transpiración de la piel en la medida de lo posible, y facilitando que el bebé se sienta cómodo.

El pañal debe ser lo más absorbente posible, no apretar en la zona abdominal y su ajuste debe evitar el rozamiento con las piernas.

 

Higiene

Cuando cambiamos el pañal aprovecharemos para asear la zona. Para ello utilizaremos una esponjita suave y agua tibia sin jabón, lavando bien los pliegues. Para la limpieza del culito y la zona genital debemos utilizar una esponja específica, natural a ser posible, procurando que siempre esté limpia, renovándola a menudo si es preciso. Una vez hayamos terminado, secaremos completamente su culito limpio, procurando utilizar una toalla de tela limpia y suave. Es muy beneficioso aprovechar este momento para dejar al bebé desnudo, sin pañal, el mayor tiempo que nos sea posible. Esto permite ventilar la zona y eliminar la humedad.

Como rutina, no es necesario bañar diariamente al bebé, pero sí limpiar determinadas zonas, y el culito es una de ellas. Tenemos que evitar el uso de jabones y champús, pero si optamos por ellos que sean específicos para bebé, con un pH 5.5. También se puede optar por limpiadores sin jabón.

Por otro lado, la piel no sólo debe quedar limpia, sino hidratada. Para ello basta con el aceite corporal o crema que usemos para el resto del cuerpo, ya que no es necesario aplicar ningún producto especial salvo que aparezcan irritaciones en la piel. Como afirma el doctor Rafael Montero Reguera, pediatra del Hospital Nisa Pardo de Aravaca (Madrid), “no es necesario usar de forma rutinaria una crema para el culete. Es mejor reservarla para cuando haya irritaciones y escoceduras”.

 

Cuando usar cremas

Como decía el doctor, el uso de cremas para el culito de forma habitual debemos reservarlo si aparecen señales de irritación. Si aparecen síntomas estaremos ante una dermatitis del pañal y aliviará mucho al bebé extender una fina capa de crema por esa zona. Debe ser una loción específica para estos casos ya que, si no, en vez de calmarle, puede escocerle y molestarle aún más. En este sentido, las pastas al agua son ideales, porque están pensadas para crear una capa que aísla la piel de la humedad, calmando la irritación y regenerando la piel.

La dermatitis no sólo puede aparecer por culpa del pañal, la dentición o malestares estomacales pueden provocar irritaciones en las nalgas del bebé. En estos casos, si la crema habitual no consigue reparar la piel y calmar los síntomas usaremos cremas especiales, previa consulta al médico o farmacéutico.

Acerca de José Henríquez 275 Articles
Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*