«Creo profundamente que la belleza se puede modificar desde dentro»

Entrevistamos a la actriz Paulina Gálvez

PaulinaGalvez07La actriz Paulina Gálvez, después de una larga trayectoria profesional, aterriza en la exitosa serie «La embajada», que se emite en Antena 3, acompañada de un reparto de lujo.

Comenzó bailando flamenco desde muy joven para reconectarse consigo misma. Y el arte de la danza la subió al escenario para siempre, donde encontró su verdadera vocación, la interpretación. Nada se le resiste por muy complicado que sea; su valentía, su falta de miedo y su belleza innata le imprimen un sello único que hace que no pase desapercibida. Y la maestría con la que se pone en la piel de cada personaje provoca en el espectador que lo que te cuenta sea creíble como la vida misma. Su secreto, creer en lo que hace y no desfallecer jamás al margen de las dificultades.

¿Aterrizas en España en la serie de Atresmedia, “La embajada”, contenta con el papel que interpretas? ¿Cómo está siendo la experiencia? ¿Qué destacarías de tu personaje?

Aterrizo en esta Embajada de una manera muy inesperada, gracias a la directora de casting Sara Bilbatúa, que me convoca a una prueba, sin yo saber de qué se trataba exactamente. Y me he encontrado con un regalazo. Me encantó la temática desde que leí el primer guión (mi personaje, Verónica, aparece por primera vez en el capítulo 5), y me enamoré del proyecto, de la valentía de sus creadores de meterse en terrenos no transitados, ni testados en la ficción española. También porque toca temas hasta ahora ignorados y, sin embargo, tan tristemente cotidianos, como la corrupción, la doble moral, la falta de escrúpulos y la ambición.

Al fin y al cabo, una serie que está muy relacionada con lo que estamos viviendo ahora en este país: corrupción, intereses, engaños…

Es ficción inspirada en lo que lamentablemente vemos cada día con mayor normalidad. Los guionistas han incorporado incluso noticias que han ido apareciendo en la realidad, como el hecho de que Panamá se haya transformado en destino favorito de muchos inversores… Es un retrato de la nueva picaresca española, con personajes muy reconocibles, como el empresario corrupto que interpreta magistralmente Carlos Bardem.

No dejas de ser una espectadora de lo que está ocurriendo en España, segundas elecciones, corrupción, los políticos no se ponen de acuerdo… ¿Cómo se ve desde fuera?

Las noticias que se publican fuera de España transmiten sensación de caos político, que es la realidad que estamos viviendo, pero lo curioso es que cuando estás aquí terminas digiriéndolo con el café de la mañana, y como la vida sigue, y supongo que es parte de nuestro talante, para bien o para mal, deja de sorprenderte este momento tan enrarecido.

Estás rodeada de un elenco imponente de actores en “La embajada”, ¿cómo está siendo trabajar con ellos, has descubierto nuevos actores que no conocías?

Había coincidido con Carlos Bardem y Abel Folk en cine, y con Maxi Iglesias, el año pasado, en una serie que hicimos en Miami; es un gustazo repetir con ellos. Pero llevaba bastante tiempo alejada de los platós televisivos españoles y estoy descubriendo gente muy talentosa, como Raúl Arévalo, a quien había visto en cine, o David Verdaguer. Y, Belén, con la que tenía muchas ganas de trabajar, es una compañera muy generosa. Estoy disfrutando mucho con todos. Y, también, he descubierto a dos directores muy potentes, Carlos Sedes y Eduardo Chapero-Jackson, con los que no había trabajado y que me exigen en cada toma siempre más y mejor. Ése es el estado ideal para mi trabajo: vértigo, alejarme de las aburridas zonas de confort y tratar de contar una historia muy bien rodeada y guiada.

¿Cómo son los rodajes en televisión, intensos, divertidos? ¿Difieren mucho del teatro y el cine?

La televisión suele ser más expeditiva que el cine, pero en este proyecto hasta que el director no está satisfecho con la toma, se permiten afinar, como en el cine. Eso hace que el resultado sea más ¨cinematográfico¨, desde cómo está compuesto el plano, la luz que se busca, el tono interpretativo. Es la tendencia de la televisión internacional, y a mí me resulta mucho más atractivo.

El teatro es otro mundo, otro tempo, está vivo cada noche, debes volver a crear y sólo tienes un gran plano secuencia de principio a fin sin cortes…adrenalina pura.

PaulinaGalvez01Sientes que tu vida está a caballo… ¿eres chilena y española, vives entre Madrid y Estados Unidos?

Mi vida siempre ha sido movidita, desde niña, ¡supongo que el caballo vive conmigo! Para mí las distancias no existen mentalmente y me siento feliz en un avión. Creo que el mundo cada vez se hace más pequeño para los que tenemos la suerte de poder movernos y trabajar en diferentes países. Pero mi corazón cuando está en España late distinto, es mi hogar, y me produce un placer muy grande. Sonrío más amplio.

¿Podríamos decir que Paulina tiene su vida en una maleta?

Ja ja ja…pues sí y la maleta cada vez se hace más pequeña, cada vez viajo más ligera de equipaje. No sé a dónde me llevará esta síntesis.

Eres una mujer que nunca ha renunciado a nada por su profesión, familia, hijos… ¿se puede compatibilizar todo siempre?, ¿no hay necesidad de renunciar a nada?

Son habitualmente otros quienes te hacen renunciar, o limitan tus acciones, así que yo siempre intento no ponerme límites, sobre todo mentales. Y, además, tengo una capacidad enorme para confiar en que las cosas se colocarán por sí mismas, y que lo único que debo hacer es concentrarme realmente en lo que quiero. Sin escuchar demasiado a los demás. Puede sonar a cabezonería, pero me funciona.

¿Crees que somos nosotras las mujeres las que más renunciamos en las relaciones afectivas… o es tiempo pasado?

Creo que al estar en pareja casi siempre se renuncia a algo fundamental, y es ser tú mismo, con todas las consecuencias. A mí mis padres no me dieron instrucciones de cómo comportarme de acuerdo a mi sexo, en casa todos éramos iguales en capacidad, y eso quizá me ha dado algún que otro quebradero de cabeza con alguna pareja, pero me ha hecho más libre y más parecida a mí.

¿Has decidido volver a España o nunca te has ido?

Me fui un tiempo a hacer las Américas, o algo parecido, y afortunadamente estoy de vuelta; espero que por un largo tiempo. Necesitaba una sobredosis de barrio y de hablar con mis amigos de siempre, esos que te vieron crecer, contarnos cómo éramos y reírnos de quiénes somos.

¿Por qué abandonas la danza, concretamente el flamenco para ser actriz?

Abandoné la danza por respeto, por amor. Nunca hubiera sido una buena profesional, y yo era actriz pero no lo sabía. Pero el flamenco fue una escuela maravillosa para actuar. Me conectó con mis entrañas.

Bailabas con uno de los grandes, Joaquín Cortés… ¿aún bailas, aunque sea entre amigos?

Yo era cuerpo de baile y él venía de figura a la compañía de Carmen Cortés, mi maestra, una gran artista. Ahora bailo sola en casa o alguna vez que me dejo caer por Amor de Dios y me quito el mono en clase.

Realmente desde que empezaste no has dejado de trabajar, televisión, teatro y cine. ¿Qué balance haces?

Quiero seguir trabajando hasta que el cuerpo aguante. Esta profesión es compleja, siempre poniéndote a prueba, siempre expuestos, la mayoría de las veces con más ilusión que razones objetivas para seguir. Soy feliz actuando y contando historias.

En cambio las actrices en general cuando cumplen años se quejan de que cada vez hay menos papeles para ellas o se les exigen que tengan una apariencia de 20… ¿cómo vives esto?

Es verdad que decae drásticamente la cantidad y calidad de los papeles que se escriben para mujeres maduras, y mira que la palabra lo dice todo, estamos como la fruta en nuestro momento más dulce, y apetitoso. Pero eso no se corresponde con los cánones de belleza o consumo, supongo. Con lo interesante que es nuestra edad…

¿De hecho tú tienes una obra de teatro de tu propia compañía que habla de esta cuestión?

Llevé a Estados Unidos el monólogo ¨Taitantos¨, de Olga Iglesias, que aquí interpretó Nuria González, y que habla de ese momento en el que la madurez te asalta y no sabes cómo colocarte en ella: no sabes cómo ligar, cómo comportarte… Porque se supone que las mujeres no deberíamos envejecer jamás, o no se nos debería notar.

¿Por qué tuviste la necesidad de crear tu propia compañía? ¿Echas de menos papeles interesantes o que hablen de otras cosas de las que no se hablan?

Yo necesito crecer como actriz siempre, por eso si no me dan papeles interesantes, me los busco. Esperar me desespera.

¿Y, también, ahora hay una lucha en Estados Unidos por parte de las actrices para equiparar los salarios? Además de estar guapas e imponentes, cobran menos.

Es muy curioso, y me parece maravilloso que se exija que a igual capacidad (de convocatoria y talento), se pague lo mismo.

¿Cómo te cuidas y evitas el paso del tiempo?

Regla número uno, intento vivir en paz conmigo misma. Puedo ser mi peor enemiga cuando me ofusco o me estreso, así que busco tranquilidad. Mi meditación es activa: intento hacer todo con placer, buscando lo lúdico, hasta en montar un sofá de Ikea. Creo profundamente que la belleza se puede modificar desde dentro, porque no hay nada más bonito que una mirada serena, una sonrisa relajada o un cuerpo contento. Lo de fuera me lo cuido con cremas, como todas, y algo de maquillaje cuando falla lo anterior.

¿Intentas hacer ejercicio a diario? ¿Cuál es el ritual que sigues para sentirte bien por fuera y por dentro?

¡Moverme me da la vida! Busco actividades que me den placer, como te comenté antes. Bailar, practicar yoga, caminar, montar en bicicleta son mis favoritas. Y sí puede ser todos los días mejor.

¿Qué proyectos tienes entre manos?

Estamos moviendo una gira para la obra ¨Nadie te conoce como yo¨, de Roger Peña Carulla, junto al actor Alberto Mateo. Es una obra muy interesante que habla de relaciones abusivas de una manera sorprendente.

Deseos pendientes.

Que la serie «La Embajada» siga con tanto éxito como hasta ahora y que estas elecciones traigan un gobierno honesto y trabajador. ¡Por pedir que no quede!

Acerca de Teresa Ortega 42 Articles
Teresa Ortega es colaboradora de la revista Estar Vital, editada también por el Grupo TPI, entrevistando los personajes de portada de la revista, que también replicamos en Vivesaludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*