¿La cerveza engorda?

cervezaLa creencia popular nos llevaría a responder que sí, pero recientes evidencias científicas demuestran los beneficios de la cerveza en una dieta sana y equilibrada.
El consumo moderado de cerveza y la ausencia de relación con un incremento en el peso ha sido el tema central de la ponencia del doctor Fernando Goñi, del Servicio de Endocrinología y Nutrición en el Hospital de Basurto (Bilbao), durante la 57º edición del Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).
Son muchos los estudios científicos que concluyen que la cerveza puede formar parte de una alimentación saludable y que su consumo moderado (de 1 a 2 cervezas al día para las mujeres y de 2 a 3 para los hombres), no provoca un aumento del peso. En concreto, según la investigación Asociación entre el consumo moderado de cerveza tradicional y sin alcohol y la composición corporal, dirigida por la profesora y doctora Ascensión Marcos, directora del Grupo de Inmunonutrición del Departamento de Metabolismo y Nutrición del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN), el consumo moderado de cerveza, tanto tradicional como sin alcohol, no modifica la circunferencia del brazo, cadera y cintura, ni provoca alteraciones en el Índice de Masa Corporal.
Por otra parte, la investigación Relación entre el consumo moderado de cerveza, calidad nutricional de la dieta y tipo de hábitos alimentarios”, realizada por la doctora Rosa María Ortega Anta, catedrática del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, y por el doctor Lluís Serra Majem, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, concluye que las personas que ingieren cerveza de forma moderada suelen presentar mejores hábitos alimentarios, una composición corporal más adecuada, mayores niveles de HDL o colesterol bueno y menores de LDL o colesterol malo que los no consumidores. Además, el estudio también afirma que los consumidores moderados que participaron en él presentaron una composición corporal más adecuada.
Estos resultados pueden deberse a la baja cantidad calórica de esta bebida fermentada, tan solo 90Kcal en una caña de 200 ml, y un porcentaje aún más pequeño en el caso de la cerveza sin alcohol, una media de 34 Kcal para la misma cantidad. Por ello, el doctor Goñi en su documento Papel del consumo de cerveza en el tratamiento dietético del obeso considera que, “incluso en las dietas a pacientes que sufren problemas de obesidad, se puede incluir la ingesta de una cantidad moderada, siempre que no esté contraindicado por un problema médico”. Según explica, una dieta para adelgazar debe ser equilibrada y sencilla de realizar por lo que no se debe restringir aquellos alimentos propios de nuestra cultura mediterránea, como la cerveza. En este sentido, en el manual Cuida tu peso fuera de casa, Fernando Goñi recopila una serie de consejos donde expone que acompañar una caña de cerveza con una pequeña porción de comida puede ser una práctica saludable, siempre que se opte por alimentos bajos en calorías y pobres en grasas.
Además de desmentir el mito de la barriga cervecera y de mostrar los diferentes beneficios de esta bebida, los datos extraídos de algunas investigaciones determinan la existencia de una relación entre aquellos que consumen cerveza de manera moderada y un estilo de vida saludable.

Acerca de José Henríquez 271 Articles
Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*