¿Nos falta vitalidad?

Según los resultados del estudio Vytal, realizado por SEMERGEN, un 73% de la población española declara sentir con frecuencia falta de vitalidad.

DR. Llisterri-Dra. Lopez__-200
Los doctores José Luis Llisterri, presidente de SEMERGEN, y Marisa López, coordinadora del grupo de trabajo de nutrición de SEMERGEN.

Un 73% de la población española declara sentir con frecuencia falta de vitalidad. Esta es una de las conclusiones del Estudio Vytal, una encuesta realizada por SEMERGEN (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria), con el fin de conocer las causas y consecuencias de la fatiga y la falta de vitalidad física y mental en la población española, en la que han participado 4.422 personas de toda España, de las que 419 eran médicos de Atención Primaria.
El estrés, dormir poco y trabajar muchas horas son las principales causas de cansancio entre los españoles. Además de esas causas, la edad, el cuidado con los niños y las tareas del día a día también afectan hombres y mujeres en mayor y menor grado. En general, casi la mitad de la población habla de fatiga física y mental. Más de la mitad de las mujeres españolas suelen sentir ambos tipos de fatiga, las preocupaciones familiares y laborales, además del propio día a día, hacen que puedan sentirse agotadas en ambos aspectos. En el caso de las personas jubiladas, el 43% afirman que sienten más fatiga física que mental, lo que habitualmente puede venir derivado de la propia edad.
Además las estaciones del año también pueden influir en el mayor o menor grado de fatiga. Así las mujeres afirman sentirse más fatigadas en primavera, y en el caso de las personas jubiladas, la estación del año que más sienten las consecuencias del cansancio es el verano.

Consecuencias
Este cansancio puede tener consecuencias sobre varios aspectos de importancia para la población española, y es que trabajo, familia, relaciones sociales y el propio cuidado personal pueden verse afectados en estos periodos de falta de vitalidad.

  • En el caso de la vida laboral, tres cuartas partes de la población cree que les afecta llevándoles a cometer errores en el puesto de trabajo y bajar incluso su rendimiento. Pero no sólo influye en la efectividad profesional, sino que también en las relaciones con los compañeros, que pueden empeorar por falta de motivación.
  • La vida familiar es una de las peor paradas cuando hay cansancio de por medio. Casi el 80% de los españoles considera que afecta tanto en la pareja, como en las tareas del hogar o en la relación con los hijos. La falta de vitalidad generada por el cansancio físico y mental puede ser un actor principal en el empeoramiento de la vida familiar.
  • Para 7 de cada 10 españoles, el cansancio es el responsable de cambios importantes en su vida social, llevándoles incluso a dejar de practicar deporte, hobbies y aficiones. Pero además, al igual que la vida familiar, el cansancio hace que las relaciones personales se reduzcan, teniendo menos ganas de estar con los amigos.
  • Esta sensación de falta de vitalidad puede influir en el estado de ánimo, de hecho, un 71% así lo cree, lo que está también está relacionado con el propio cuidado de la imagen. La mitad de la población afirma que se ve afectada, e incluso la alimentación equilibrada se abandona durante estos momentos de falta de vitalidad.
  • La calidad del sueño determina la energía del día siguiente, de hecho los expertos recomiendan dormir una media de 8 horas diarias para poder descansar plenamente. Así, en momentos de falta de vitalidad, el sueño también puede ser afectado, y más de la mitad de la población asegura dormir únicamente 7 horas al día, además de reconocer que le cuesta dormir.

Casi un cuarto de la población afirma que se despierta con frecuencia durante la noche y le cuesta volver a dormirse. Las mujeres además hablan de sueño no reparador, lo que le hace tener la sensación de no haber descansado. Por otro lado, en estos momentos de cansancio, el 23% de aquellos que tienen hijos duerme un máximo de 6 horas por lo que el sueño pierde calidad.
El doctor José Luis Llisterri, presidente de SEMERGEN, considera que “las posibles consecuencias para la vida laboral, familiar y social extraídas del Estudio Vytal, nos permite considerar que el cansancio y la falta de vitalidad física y mental pueden tener relación con la salud de la población española”.
Por su parte, la doctora Marisa López, coordinadora del grupo de trabajo de nutrición de SEMERGEN, afirma que “es importante reforzar la necesidad de que el colectivo médico sea más receptivo ante los síntomas de falta de vitalidad, tanto en la población general como entre los profesionales de la salud”.
Los resultados del Estudio Vytal ponen de relieve la importancia de tener en cuenta  la falta de vitalidad en el día a día. Las consecuencias que la fatiga puede tener para los aspectos laborales, sociales, familiares, así como para el cuidado personal y el sueño reflejan la necesidad de fomentar unos adecuados hábitos de vida saludable, que ayuden a reducir esta falta de vitalidad: una alimentación saludable, ejercicio moderado o dormir las horas necesarias son puntos clave para ayudar a evitar el cansancio físico y mental.

 

Redacción
Acerca de Redacción 7306 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Be the first to comment

Leave a Reply