Atentos a los riesgos de tomar el sol

Entrevista Dra. Raquel Novo Lens, jefa del Servicio de Dermatología de HM Montepríncipe y HM Puerta del Sur

Foto Dra. Raquel Novo
Dra. Raquel Novo Lens, jefa del Servicio de Dermatología de HM Montepríncipe y HM Puerta del Sur.

El Sol, ese astro rey que esperamos con los brazos abiertos cuando llega el verano, brilla y nos hace brillar al lucir nuestros cuerpos bronceados. El sol es fuente de vida y energía, porque, tomándolo de forma controlada, estimula la síntesis de vitamina D, mejora nuestro estado de ánimo y actúa de forma positiva frente a enfermedades inflamatorias cutáneas, como la psoriasis o los eczemas. Asimismo una exposición correcta a los rayos solares ayuda a estimular las defensas del sistema inmune y favorece la vasodilatación de los vasos sanguíneos superficiales, mejorando así la circulación de la sangre y reduciendo la presión arterial. Pero este querido astro también puede convertirse en un peligroso enemigo para la piel si no se toma con cuidado y se abusa de él. De hecho, muchos de los “peligros” de esta estación están relacionados con la alta exposición a sus radiaciones. Los datos hablan por sí solos: hoy en día fallecen en España entre dos y tres personas a causa del melanoma, y cada año se registran cerca de 5.000 nuevos casos de pacientes que sufren este agresivo cáncer de piel. Preguntamos a la Dra. Raquel Novo Lens, jefa del Servicio de Dermatología de HM Montepríncipe y HM Puerta del Sur, cuáles son las principales medidas de prevención para disfrutar de las bondades del sol con seguridad.

¿Cuál es la dosis de sol necesaria para mantener un metabolismo adecuado del calcio y de la vitamina D?
La producción de vitamina D en la piel alcanza el equilibrio tras 20 minutos de exposición de una superficie equivalente a cara, brazos y manos, así que con una exposición diaria de entre 10 y 20 minutos es suficiente.

¿Hay algún bronceado que pueda considerarse “saludable”?
Si tenemos en cuenta que el bronceado es la respuesta de la piel al daño recibido, no hay bronceado saludable, pero sí que podemos poner los medios para minimizar ese daño.

¿A cuánto tiempo limitaría usted las horas de sol?
No se trata tanto de limitar el tiempo real, sino de dividirlo en horas más o menos dañinas. Las horas del mediodía entre las 12:00 y las 16:00 son las más peligrosas, fuera de este horario, el daño es menor aunque siempre hay que utilizar fotoprotector.

¿Por qué protectores específicos para la cara? ¿Debería ser un factor protector mayor que el del resto del cuerpo?
Los protectores específicos para la cara habitualmente están formulados de forma que ofrecen un “plus”, es decir, mayor hidratación para piel seca, moléculas antiaging para pieles maduras, o matificantes para pieles acneicas, etc. El factor o índice de protección solar lo elegiremos en función de nuestro fototipo: más alto para personas de piel ojos y cabello claro, y menor en el caso contrario. En cualquier caso, no recomiendo índices de protección inferiores a 30.

¿Es verdad que hay cremas pantalla total?
Es un concepto que ya no se utiliza, porque incluso los protectores de índices más altos permiten que pase un mínimo porcentaje de radiación.

¿En verano hay que tener un especial cuidado con la limpieza facial?
Sobre todo hay que tener en cuenta que nos aplicamos mucha crema, sudamos, estamos en contacto con sal o cloro… es conveniente utilizar productos que la limpien con suavidad, y dejar las limpiezas más agresivas para el resto del año.

¿Los pacientes que llegan a su consulta cree que están suficientemente concienciados de daño que puede provocar el sol?
En general están concienciados de la necesidad de utilizar protección cuando van a la playa o piscina… yo les insisto en que el sol sale todos los días, y el 80% de la radiación que recibimos a lo largo del año es fuera de los meses de verano, así que la protección solar debe ser un hábito diario

¿Qué opina de los fotoprotectores orales?
Me parecen una buena forma de ayudar a nuestras células a defenderse y favorecer los mecanismos de reparación celular. Por supuesto no evitan la aplicación de crema protectora, pero son una buena forma de minimizar el daño.

¿Qué cuidados debemos tener con la piel antes del bronceado?
Mantener un buen nivel de hidratación en la piel, no realizar tratamientos agresivos antes de la exposición solar, aplicarse el protector media hora antes de la exposición, y comprobar que, si tomamos algún medicamento, sea compatible con la exposición solar.

¿Y después? ¿Qué importancia tiene el aplicarse un producto after sun?
Los productos after sun son lociones hidratantes y refrescantes, por lo que se extienden muy bien, hidratan y por su efecto calmante y refréscate proporcionan comfort a la piel.

¿Qué zonas hay que proteger más?
Todas en general, pero hay que prestar especial atención a la nariz, orejas, nuca y dorso de pies, que se suelen olvidar y se queman con facilidad

Cuando se ha ido retirando el bronceado se visualizan más las manchas que han podido salir por el sol ¿qué se debe hacer en estos casos?
Ante cualquier mancha, es importante acudir al dermatólogo para su evaluación y tratamiento si es preciso

¿Cuidados específicos recomienda para el pelo?
Como norma general, realizar aclarados frecuentes, tras el contacto con el cloro de las piscinas o sal el mar, y, dado que aumentamos la frecuencia de lavados, utilizar un champú muy suave, de uso diario.

Marisa Sardina
Acerca de Marisa Sardina 132 Articles
Redactora y Responsable de cierre de edición de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta