“La crisis no me quita la ilusión, me empuja a luchar con más fuerza”

ruth-nunezLa actriz Ruth Núñez regresa a los escenarios al lado de su compañero Alejandro Tous con La pausa del mediodía, una obra que reflexiona sobre la bondad del ser humano.
La recordamos por la exitosa serie televisiva Yo soy Bea, una serie que le propició éxito y presencia en todos los hogares. Pero esta fama no la subió a las alturas, sino como su personaje supo mantenerse atada al suelo. A partir de ahí comenzó su aventura teatral, junto a su compañero Alejandro Tous, crearon su propia compañía y luchan desde entonces por hacerse oír, por llevar textos al público que susciten pensar, indagar y descubrir.

La pausa del mediodía, tu segunda incursión en el teatro como productora, además de actriz… ¿Por qué este texto y por qué ahora?
Llevábamos tiempo buscando un texto que cumpliera dos requisitos: uno que se adecuara a una serie de necesidades de producción, dado los tiempos que corren con tantos recortes y, dos, que fuera un texto que nos dijera algo. Y este texto habla de la dificultad del ser moral, que es el único trabajo vital que tenemos los seres humanos desde que nacemos hasta que nos morimos. Y nos ocurre a todos, da igual que profeses una religión u otra, o ninguna, tú comportamiento es inherentemente moral y las personas luchan, entiendo, por ser mejor cada día. Y creo que este texto habla de esto y, además, con sentido del humor, desde donde es más fácil aprender.

¿Esta obra refleja los valores de la sociedad actual?
Todos somos seres morales, y todos tenemos la tarea de actuar correctamente y en ese sentido yo sí creo que refleja los valores de hoy en día, incluso, más que los valores, los impedimentos y las tentaciones que se nos presentan alrededor como el dinero, la fama… y que nos impiden ser buenos.

¿Qué lectura se puede hacer?
Yo no pretendo adoctrinar, ni inculcar, nada a nadie, las obras de teatro tienen que ser abiertas, que provoquen reflexionar al público.

¿Es necesario creer en algo para salvarse, como le ocurre al protagonista?
No lo sé, en el caso del protagonista, y en el caso de mucha gente, necesitan una religión a la que aferrarse para poder encaminarse en la vida y, de hecho, hay millones de personas que creen en un más allá. Yo, en cambio, pienso que hay que ser bueno por uno mismo, es algo egoísta, y no hace falta creer en un Dios.

Esta obra obliga a reflexionar sobre los valores que predominan o a los que tendemos socialmente o como individuos, el egoísmo, la burla… ¿Podríamos decir que este texto es un toque de atención, un aviso de navegantes?
Yo creo que sí, cuando lo leí lo pensé. Este texto es una excusa para reflexionar.

Los papeles que has interpretado están adscritos a un carácter social o de transformación, ¿casualidad o elección?
No tengo la suerte de poder elegir, pero sí he tenido la suerte de que me ofrezcan papeles bellísimos. Estos personajes tan alejados a mí, me han obligado a realizar un trabajo de investigación y a aprender numerosas experiencias que desconocía. En cualquier trabajo, sea el que sea, el hecho de desarrollarlo te hace aprender.

Y, también has representado a mujeres fuertes y valientes… ¿Qué valores admiras en una persona?
Que sea buena, valiente y generosa; es algo que me asombra.

¿Yo soy Bea marcó tu carrera, cómo y por qué?
El porqué, la audiencia, cuando llegas a tantísimos hogares, un 40%, es una revolución. Y mi carrera cambió porque la serie fue un éxito, y fue un éxito porque gustó. Mi carrera no ha cambiado de una forma permanente, en esta profesión tienes momentos altos y también bajos que dependen generalmente de la audiencia. Yo he tenido la suerte de dedicarme a lo que me gusta y sigo pudiendo hacerlo. Mientras estás haciendo una serie que tiene tantísimo éxito tu vida durante un tiempo cambia, cambia en el volumen de trabajo, en los ingresos que tienes y en lo que te reconoce la gente, en la pérdida del anonimato. Pero todo eso desaparece cuando el proyecto acaba, se va diluyendo poco a poco y tu carrera vuelve a su cauce.

Y eso de alguna manera te hizo no tener los pies en el suelo.
La suerte es que mientras sucedió esto yo estaba constantemente trabajando y no tuve espacio para que se me fuera la cabeza. Cuando haces una serie diaria, grabas más de un capítulo al día, lo que supone 40 páginas de guión y realmente no tienes tiempo para otra cosa, es una profesión de excesos, o trabajas mucho y no tienes vida, o no trabajas nada.

¿Por qué decides montar una compañía de teatro?
Cuando acabé Bea podía hacerlo, ahora ya es una cuestión de valor. El teatro me encanta, y me gusta trabajar con Alejandro Tous. Él y yo hemos entrenado mucho juntos, y tenemos una manera común de ver cómo se hace este trabajo. Y queríamos poner en marcha nuestra propia compañía, haciendo textos interesantes, con gente interesante, pudiendo trabajar a gusto, y básicamente fue por esto.

¿Cuál ha sido el aprendizaje con esta experiencia?
Para una compañía de teatro el tiempo que llevamos nosotros es minúsculo, estoy aprendiendo todavía, es algo bastante complicado y que da muchísimo trabajo. Me imagino que si consigues lo que quieres supongo que da muchísimas satisfacciones, pero son satisfacciones a largo plazo.

¿Con qué faceta te identificas más, con la de actriz o con la de productora?
Con la de actriz, yo soy actriz, ser productora es una excusa para trabajar. Aunque a veces uno se reconoce en algo y, en cambio, en su vida hace otra, y ahora estoy bastante inmersa en mi faceta de productora.

¿Se puede mezclar amor y trabajo y no perecer en el intento?
Alejandro y yo nos conocimos trabajando y es el mejor compañero con el que he trabajado nunca, todo lo demás vino después, con lo cual trabajar juntos nunca puede ser un obstáculo. Y conozco muchísimas parejas que trabajan juntos, y si te llevas bien es estupendo. De hecho, no tienes el problema de tantas parejas que no se ven por el trabajo.

ruth-nunez2La situación ahora es difícil para todo el mundo pero bastante mala para la cultura, los proyectos detenidos a espera de presupuestos, no hay trabajo para todos… ¿Cómo te afecta la crisis y la falta de trabajo?
Me afecta absolutamente. Creo que los que nos dedicamos a esta profesión tenemos una ventaja, que ya sabíamos que era una profesión inestable. En ese sentido me administro bien, el tiempo, los recursos… Pero la situación es complicada para todo el mundo y en la cultura ha habido muchísimos recortes y una subida del IVA que ha hecho muchísimo daño. Por ejemplo, en el teatro tú no puedes hacer que esa subida repercuta en las entradas porque el público con la situación actual que existe no podría afrontarlo, entonces tienes que asumirlo como productor, y son unos gastos que no van a tener compensación. Es una realidad, hay muchísimo menos trabajo, pero ahí estamos confiando, te dediques a lo que te dediques, a que decidan que pase y que volvamos todos a trabajar.

¿Esta situación condiciona tus ilusiones?
A mí no me quita la ilusión, todo lo contrario, me empuja a seguir hacia delante y a luchar con más fuerza, pero también me hace ver en qué tipo de sociedad nos movemos.

¿Sé que te gusta practicar deportes, cuáles y cuánto le dedicas?
No es que me guste practicar deportes, me gusta mucho realizar ejercicios que me activen, como bailar, me gusta mucho el flamenco. Y voy al gimnasio tres veces a la semana. Me gusta hacer ejercicio y me gusta cuidarme, porque creo que es necesario para la salud física y mental.

Disfrutas más al aire libre, con el contacto con la naturaleza…
Hace un par de años empecé a jugar al tenis y me gusta mucho, aunque se me da muy mal, porque estás en contacto con los árboles, con los pájaros y es otra sensación, pero soy una persona muy friolera y hay un periodo del año en el que me cuesta mucho.

¿Es importante cuidar la alimentación, de qué manera lo haces?
Yo me peleo un poco conmigo misma porque hay muchas tentaciones. Y sí es importante cuidar la alimentación, creo que todo en exceso o por defecto es malo. Todos sabemos lo que es una alimentación equilibrada pero siempre tienes algún capricho. Yo no me privo de nada.

¿Intentas evitar los kilos y cuidas mucho tu peso o es algo que no te obsesiona?
Sí, me preocupa bastante, pero no consigo con ello restringir la dieta. Vivimos en sociedad y estamos condicionados por los cánones de belleza. Aunque a mí me preocupa por dos razones, por estar saludable y por tener un buen aspecto. Pero tampoco me atormento.

¿Si cuidamos nuestra mente lo demás viene rodado?
Si tuviéramos la mente completamente sana y equilibrada lo demás vendría rodado, pero eso es un imposible que pocos alcanzan. Para mí es imposible, pero no creo que por ello tenga que dejar de buscarlo. Y como no soy perfecta en ese sentido, y creo que la mayoría de nosotros tampoco, tenemos que cuidar las demás cosas también para mantener el equilibrio.

¿Cuál es el camino que deseáis que recorra esta obra? Alguna gira programada.
De momento solo sabemos que vamos a Zaragoza el 22 y 23 de noviembre, y hay otras fechas que se están barajando, pero acabamos de despegar con la función, y hay que esperar a venderla. Irá poco a poco, la función tiene una gira estimada de dos años.

Acerca de Teresa Ortega 36 Articles
Teresa Ortega es colaboradora de la revista Estar Vital, editada también por el Grupo TPI, entrevistando los personajes de portada de la revista, que también replicamos en Vivesaludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta