En verano, prevenir antes que cuidar

niño-al-solEn los meses de verano aumentan los accidentes debido al mayor tiempo libre, la práctica de deportes, los baños en piscinas, playas, lagos, ríos… A esto hay que añadir el aumento de visitas a centros de salud por enfermedades y dolencias frecuentes en esta estación, como las digestivas, las picaduras de insectos o quemaduras solares, entre otras. Para tratar de prevenir inconvenientes y accidentes, la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp), aconseja tomar algunas precauciones.

Diarrea aguda ocasional
La diarrea aguda es el aumento de frecuencia de las deposiciones intestinales, siendo éstas blandas u acuosas. Suele aparecer de forma brusca y habitualmente está causada por virus, bacterias o contaminaciones en alimentos o agua. La Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp), te aconseja tomar algunas precauciones en el caso de viajar a lugares exóticos como beber agua embotellada, no utilizar agua del grifo o hielo, no tomar alimentos crudos y lavarse las manos con frecuencia.
El objetivo principal en el tratamiento de la diarrea es evitar la deshidratación. Para ello se recomienda ingerir abundante líquido (excepto lácteos), especialmente agua y zumo diluido. En este sentido, son especialmente útiles las bebidas que contienen azúcar, electrolitos y sales minerales, como los sueros de rehidratación oral, que se pueden adquirir en cualquier farmacia. Si pasadas 24 horas la diarrea persiste, el farmacéutico también puede recomendar algún medicamento antidiarreico o restaurador de la flora intestinal.

Pie de atleta
El pie de atleta es una infección causada por hongos que produce picor y grietas en la piel entre los dedos de los pies. Se adquiere al andar descalzo en ambientes húmedos como piscinas, duchas, saunas y gimnasios.
Para evitar su aparición, la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) te aconseja evitar el exceso de humedad en los pies y utilizar calzado adecuado, mantener una correcta higiene de los pies, utilizar calcetines de algodón o lana y evitar los calcetines acrílicos, chanclas en piscinas y duchas.
La infección tarda unas tres semanas en desaparecer y los medicamentos sin receta más utilizados son los antifúngicos, que pueden aplicarse en el pie afectado en forma de polvos, crema o aerosol. Es importante tener en cuenta que deben limpiarse y secarse cuidadosamente los pies antes de aplicar el tratamiento aconsejado.

Irritaciones oculares
La irritación ocular se produce normalmente debido a agresiones externas producidas por agentes diversos como el cloro, el agua de mar y de piscinas, etc. Otra causa frecuente de irritación es la sequedad ocular, que se produce en ambientes con aire acondicionado, que provocan la evaporación de la secreción lacrimal. Cuando tiene un origen alérgico suele presentarse acompañada de picor, enrojecimiento y secreción ocular, siendo habitual que coincida con otros síntomas alérgicos como estornudos y la secreción y picor nasal.
En la farmacia podemos encontrar colirios a base de antihistamínicos, antisépticos, astringentes, descongestivos y lubricantes que ayudan a aliviar los síntomas de la irritación ocular.

Molestias digestivas, ardor y acidez
El cambio de hábitos durante las vacaciones puede hacernos más susceptibles a los ataques de acidez. Esta se produce cuando los ácidos del estómago suben hacia el esófago y provocan síntomas como acidez y ardor. Para evitarlo, la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp), te recomienda comer despacio y masticar adecuadamente los alimentos, no ingerir comidas demasiado frías o calientes, evitar las bebidas alcohólicas y el tabaco. Para aliviar estas molestias el farmacéutico puede recomendarte los siguientes tipos de medicamentos sin receta:

–       antiácidos, que suelen actuar rápido neutralizando el exceso de ácido del estómago, aunque tiene una duración de acción más limitada.

–       antagonistas H2,  donde se encuentran la famotidina y la ranitidina. Tardan más tiempo en actuar, pero tienen un efecto sostenido durante algunas horas.

–       Inhibidores de la producción de ácido como el omeprazol o pantoprazol, aunque su comienzo de acción no es tan rápido como en el caso de antiácidos, éste se prolonga más en el tiempo.

–       Medicamentos o productos sanitarios que crean una capa sobre el contenido del estómago, evitando el reflujo ácido.

Trastornos del sueño:
Los trastornos del sueño incluyen desde la dificultad para conciliar el sueño hasta la interrupción frecuente del sueño a lo largo de la noche y los problemas para volver a dormirse. Los cambios de hábitos de vida y el aumento de la temperatura son algunas de las causas en esta estación.
Por lo general, estos problemas del sueño son transitorios y se pueden solucionar con hábitos de vida adecuados:

–       Evitar el consumo de estimulantes y alcohol

–       Mantener un horario regular para ir a la cama

–       Realizar ejercicio físico durante el día, pero no antes de dormir

–       Fomentar las actividades relajantes previas al sueño y evitar las actividades estresantes.

Además, en la farmacia podemos encontrar diversos productos que ayudan a conciliar el sueño. Entre ellos, antihistamínicos (antialérgicos) como la doxilamina y la difenhidramina, o medicamentos a base de plantas como la valeriana, pasiflora y melisa, que contribuyen a mejorar la calidad del sueño y favorecer la relajación.

Deporte en verano:
Con el buen tiempo, es habitual aumentar la actividad física y realizar deportes al aire libre. La Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp), te recomienda:

–       Evitar las horas centrales del día en las que el sol es más agresivo

–       Utilizar un factor de protección solar adecuado a nuestro fototipo de piel y reaplicar el producto cada cierto tiempo para evitar quemaduras en la piel

–       Utilizar gorra para evitar insolaciones

–       Si el deporte es acuático, es importante introducirse en el agua fría de forma gradual y esperar un tiempo suficiente tras haber comido para evitar cortes de digestión

–       Antes de realizar cualquier deporte debemos realizar calentamiento de los músculos. Al terminar es fundamental estirarlos para evitar lesiones posteriores

–       Hidratarse correctamente bebiendo agua antes, durante y después del ejercicio.

Picaduras de insectos:
Las picaduras de insectos son más habituales en verano, ya que dejamos la piel más expuesta, dormimos habitualmente con las ventanas abiertas y estamos más tiempo al aire libre.
Para evitar las picaduras podemos utilizar lociones o pulseras repelentes de insectos sobre la piel, mosquiteras en las puertas y ventanas y aparatos antimosquitos conectados a la red, que mantienen alejados los insectos durante varias horas.
Normalmente, tras la picadura de un insecto (mosquito, avispa, abeja) se produce una reacción cutánea que produce molestias como picor e irritación.
Existen medicamentos sin receta que tu farmacéutico puede recomendarte para aliviar estos síntomas a base de amoniaco o con antihistamínicos tópicos en forma de crema o gel que alivian rápidamente el picor y dolor local.

Cuidado con las medicinas:
Es muy habitual que tengamos en nuestro hogar una serie de medicamentos llamados de botiquín para aliviar las pequeñas molestias que se nos pueden presentar como: acidez, dolor de cabeza, picaduras de insectos, pequeñas heridas o quemaduras, dolor muscular, material de cura, etc. En este sentido, se recomienda conservar correctamente los medicamentos para mantener su eficacia a lo largo de su vida útil, así como mantenerlos siempre fuera del alcance de los niños para evitar intoxicaciones accidentales.
Debemos poner especial atención al lugar donde los guardamos que será seco y fresco, evitando los baños o cocinas donde hay más humedad y cambios de temperatura.
Asimismo es importante mantenerlos en su envase original acompañados de su prospecto, para poder consultar las dudas sobre su utilización en cualquier momento.
Se recomienda revisar los medicamentos de botiquín cada cierto tiempo para comprobar su fecha de caducidad y en caso de que estén caducados se deberán desechar utilizando los sistemas de gestión de residuos de medicamentos como SIGRE que encontramos en las farmacias.

Acerca de Marisa Sardina 292 Articles
Redactora y Responsable de cierre de edición de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*