Comer para aprobar

estudiantesCualquier sobreesfuerzo, tanto físico como mental, requiere de unos hábitos alimenticios muy equilibrados para poder satisfacer las necesidades del organismo. Los estudiantes necesitan una dieta equilibrada para alcanzar un rendimiento intelectual adecuado y poder superar los exámenes con éxito. La mayoría de los especialistas insisten en que un estudiante debe cuidar muy bien su alimentación.

Para estar en forma mentalmente durante muchas horas al día es necesario aportar al organismo los nutrientes 
De la mano de los expertos de Hero, te ofrecemos unas sencillas pautas para conseguir un equilibro entre la ingesta de alimentos y los resultados académicos:

  1. Un desayuno variado, a base de cereales, leche, huevos, zumos, frutas, jamón, queso… El desayuno de un estudiante debe ser una de sus comidas más completas. Es el “combustible” que se quemará a lo largo del día, que se digiere rápidamente, y que da energía por las mañanas durante las clases, en las que hay que estar a pleno rendimiento.
  2. Evitar caprichos: alimentos de bollería industrial a base grasas y exceso de hidratos con azúcares en comidas intermedias y ocasionales. Mejor alimentos sanos: frutas, bocadillos de pan integral, sin excesos de fiambres, no tomar bebidas azucaradas en exceso, etc. Un complemento ideal para tomar entre horas son las barritas de cereales, que aportan toda la energía y la fibra necesaria sin exceso de calorías y sin grasa.
  3. Stop a la comida basura. Los estudiantes, debido al sedentarismo de su tarea, deberían limitar mucho los alimentos que contengan azúcar, pasteles, galletas, dulces, chucherías, carnes elaboradas, etc.
  4. Alimentación muy saludable. Un estudiante debe tener una alimentación equilibrada y lo más variada posible. Una simple deficiencia en vitaminas puede originar falta de energía y vitalidad. En una buena dieta alimentaria de estudiante deben entrar alimentos como los: tomates y verduras, ensaladas (en todas las comidas), frutas (cinco piezas diarias), carne o pescado (con preferencia este último), huevos (varias veces por semana); leche, quesos y productos lácteos; pan integral y cereales; y mucha agua (un litro y medio al día).
  5. Tener horas fijas en la comidas. Comer con ansiedad y a deshoras puede generar digestiones pesadas que, mezcladas con el estudio, restan capacidad de concentración, vitalidad y fomentan la somnolencia.
Redacción
Acerca de Redacción 7257 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Be the first to comment

Leave a Reply