El agua como fuente de prevención

Según el primer informe científico presentado por el Instituto de Investigación de Agua y Salud, el agua mineral natural es una bebida altamente recomendable en la dieta del niño, como estrategia de una vida saludable. El contenido de agua en un bebé es muy superior a la de un adulto, cuanto más pequeño, más cantidad de agua contiene. En los niños menores de 6 meses, la cantidad de agua que necesitan está incluida en la leche materna, por la cantidad de agua que contiene.

Cuando acaba la lactancia debemos preocuparnos de dar al niño el agua que necesita, teniendo en cuenta la que se pierde por la orina o la sudoración, además de que el bebé no puede expresar su sed. El primer año de vida es recomendable que el niño beba 0,6 litros de agua al día y aumentar la cantidad hasta alcanzar el 1,8-2,6 en la adolescencia.

El agua mineral natural tiene una composición química estable y conocida lo que permite al pediatra indicar determinadas marcas en función de la concentración de sodio, calcio y flúor, fundamentalmente. Todas tienen unos niveles bajos de nitratos, por lo que no hay riesgo de metahemoglobinemia y, además, no necesita ser hervida para la reconstitución de la fórmula adaptada en el primer año de vida.

Redacción
Acerca de Redacción 7436 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.