Laura Sánchez: Explosión de belleza

Allí donde va su belleza irradia energía positiva. En lo más alto de su carrera profesional y curtida por varios años de desfiles en las mejores pasarelas del mundo, Laura Sánchez sigue siendo la misma, una joven andaluza con muchas ganas de disfrutar y de vivir.



Nacida para ser una musa de la moda, desde que comenzó a caminar por las pasarelas su agenda no ha parado de llenarse de citas con los diseñadores más importantes del mundo en París, Milán, o Nueva York. Pero a ella eso no le impresiona, y con la misma sonrisa que en sus inicios habla con WAPA sobre su trabajo y su vida.

WAPA: Tras siete intensos y fructíferos años trabajando como modelo ¿en qué momento consideras que te encuentras en tu carrera profesional?
LAURA SÁNCHEZ: La verdad es que creo que he llegado a un punto de equilibrio, de aguante, considero que por fin he pasado la etapa de caos y de inestabilidad.

W:
Tu rostro es referencia al hablar de moda y de las presentaciones de colecciones en todo el mundo. En los últimos meses ¿cuál es el proyecto que más te ha gustado?
L.S.: En este último año he intentado disfrutar de todos los trabajos porque ahora doy prioridad a la calidad de vida, selecciono las propuestas y elijo los proyectos que me interesan. Hace poco me fui a Honduras a hacer una editorial. Vivimos en cabañas en mitad de la selva, con ratas y mosquitos, pero saqué algo positivo de todo aquello y es que me di cuenta de que somos unos privilegiados viendo como vivía la gente allí.

W:
A la hora de trabajar qué prefieres ¿sesiones fotográficas o pasarelas?
L.S.: Me da igual, soy todo terreno, aunque también depende del día. Las pasarelas me divierten porque coincido con amigas, maquilladores, peluqueros, diseñadores que hace tiempo que no veo y que nos encontramos de seis en seis meses. Es agradable contarnos nuestras vidas mientras nos tomamos un café. En cuanto a las sesiones de fotos hay veces que conoces al equipo y al fotógrafo y es muy divertido. Además, a largo plazo, es mejor porque la pasarela es un momento y las fotos siempre están ahí.

W.:
Desde el lado del espectador, los desfiles se consideran un espacio de glamour y perfección estética inigualable, pero ¿qué ambiente se respira entre bastidores?
L.S: Antes del desfile hay muchos nervios y un jaleo increíble. A mí me encanta, por eso cuando no tengo que trabajar nunca me pongo a ver un desfile desde fuera porque me aburre, después de ver lo divertido que es ver el ajetreo tras las bambalinas, que si se ha roto el tacón, que si salen dos con el mismo cambio.

W:
¿Todas las modelos se lo toman del mismo modo y con tanta alegría?
L.S.: Sí, en la pasarela hay buen rollo. Además, si no nos gusta algo de lo que nos toca ponernos intentamos llevarlo con el mayor humor, sin hacernos reír unas a otras.

W:
¿Hay alguna compañera con la que te sientas especialmente a gusto trabajando?
L.S.: Con todas me siento cómoda, lo que pasa es que en la última temporada he echado en falta a amigas como Martina Klein, Verónica Blume, o Nieves Álvarez porque como en todos los trabajos haces tu grupo y cuando falta alguna se nota. Creo que a la que más he echado de menos es a Martina… es la que más jaleo da.

W:
Y en cuanto a diseñadores ¿con quien disfrutas más llevando sus modelos?
L.S.: Con Josep Font me siento especialmente cómoda. Me amenaza todos los años diciéndome que me va a poner una túnica (risas) pero al final siempre estoy deseando que lleguen las pruebas porque como hablamos mucho y vivo de cerca su colección me siento de su equipo, más que una modelo que contrata.

W:
¿ Cuál es tu mejor secreto de belleza para tener la piel tan reluciente?
L.S.: Los dos kilos de maquillaje que llevo puestos (risa), pero para mantener bien cuidada la piel me lavo la cara por las mañanas y por las noches con jabón de farmacia y me aplico un crema hidratante. Además, una vez al mes me pongo una mascarilla casera de jabón, limón y miel que alguien me recomendó hace años.

W:
Y tu melena, ¿cómo la cuidas normalmente para mantenerla tan brillante?
L.S.: Es difícil porque yo soy de las que se aburre y cada dos por tres voy a la peluquería y me cambio de color el pelo, total, que para que no se me dañe tengo que utilizar una mascarilla hidratante, y de vez en cuando me aplico aceite de oliva virgen directamente sobre el cabello extendiéndolo con las manos.

W:
La pasión cada vez más creciente por la moda y la belleza perfecta, en los últimos años ha hecho que el sueño de convertirse en una súper “top model” ronde en la mente de miles de jóvenes en todo el mundo. En tu opinión ¿qué características debe tener una mujer para convertirse en modelo y llegar lejos?
L.S.: Tienes que tener un físico adecuado acorde con los cánones de belleza que haya en cada momento, porque hay modelos de las que no puedes decir que sean guapas o feas, simplemente es cuestión de tendencias. En cuanto al carácter, lo más importante es ser inteligente y paciente, porque en este trabajo se pierden muchas horas en todo. Por ejemplo, para hacer la portada de una revista, entre otras cosas, tienes que esperar en los aeropuertos para coger tres vuelos, hacer las pruebas de peluquería y maquillaje aunque es algo que como digo siempre me compensa.

W:
Para una mujer tan bella como tú ¿cuál es el canon de belleza?
L.S.: Mi madre. Es de Sevilla pero parece de Noruega, porque es rubia platino, con los ojos verdes y la piel blanca…todavía se vuelven los hombres por la calle cuando la ven pasar. También me gusta Mónica Bellucci, no es una persona que sea especialmente delgada, tienes sus curvas y es guapísima.

W:
Y el canon de elegancia, ¿crees que se podría definir en alguna persona?
L.S.: Sí, por supuesto, un claro ejemplo es Paloma Cuevas. Es una persona que demuestra que no hay que llevar un traje de Valentino para ser elegante.

W:
Rodeada como estás siempre de modelos ¿crees que existe la mujer perfecta?
L.S.: No se puede ser perfecta, porque si no hay un defecto ¿cómo se pueden exaltar las virtudes? Yo tengo mil defectos, entre otros, soy cabezota y tengo mal despertar.

W:
Viajando siempre tanto ¿has sido capaz de establecer una rutina diaria?
L.S.: ¡Que va! para que te hagas una idea es el primer año que me he podido apuntar a un gimnasio y que cuelgo la ropa en un armario, pues hasta no hace mucho viajaba con la ropa y la plancha a cuestas porque no la sacaba de la maleta. La verdad es que nunca se donde voy a estar o lo que voy a hacer en los siguientes tres días.

W:
A pesar de tanto estrés ¿cuál es el mejor momento del día para Laura Sánchez?
L.S.: El ratito de después de cenar y de ducharme, cuando estoy tranquila en casa y tengo tiempo para charlar con mi novio y nos contamos cómo nos ha ido el día.

W:
Con este ritmo de trabajo, ¿has pensado alguna vez si te estás perdiendo algo?
L.S.: Al principio la gente me decía que no iba a disfrutar de los mejores años de mi juventud, pero yo creo que ha sido todo lo contrario. Lo único que reconozco que he perdido han sido mis estudios, algo que estoy recuperando poco a poco con mucho trabajo, porque no puedo asistir a clase en la Universidad de Historia de Sevilla todo lo que querría y tengo que estudiar en los aviones o donde puedo.

W:
Bueno, y de positivo ¿qué destacarías de tu profesión y qué aporta a tu vida?
L.S.: Es un trabajo que a veces es agradecido y otras veces desagradecidísimo, porque vives lejos de casa, estás sola, eres muy joven, pero bueno, te compensa. Aún así, ser modelo me ha ayudado a madurar muchísimo y a aprovechar el tiempo al máximo.

W:
En cuanto a tu forma de ser ¿qué rasgo de tu personalidad mejorarías?
L.S.: ¡Yo soy muy buena! (risa). No ahora en serio, me quitaría un poco de orgullo, aunque poco a poco tengo menos porque con los años y la experiencia me he dado cuenta que no merece la pena dejar de hablar a nadie y de que hay que perdonar y pedir perdón incluso cuando no tienes la culpa.

Redacción
Acerca de Redacción 7436 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.