Las principales entidades en salud mental de España reclaman una mayor inversión en programas de atención para jóvenes con psicosis

El reconocido cardiólogo Valentín Fuster y el secretario general de Sanidad y Consumo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, José Javier Castrodeza Sanz, son algunos de las personalidades asistentes al almuerzo-coloquio Jóvenes y Psicosis, ¿qué podemos hacer?, organizado por la Alianza Otsuka-Lundbeck y liderado por el Movimiento Rethinking, en Madrid. El evento ha tenido también el respaldo de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) y la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB).
El tema principal del encuentro ha girado en torno a la necesidad de invertir más recursos en salud mental con el objetivo de replantear un nuevo enfoque en el abordaje de la psicosis que busque, entre otros aspectos, una detección temprana de esta enfermedad, que se estima que tiene una incidencia anual de 10.000 nuevos casos en España, con especial relevancia entre los jóvenes de 15-30 años.
La reunión se ha iniciado con una introducción del vicepresidente de la SEP, Celso Arango, que ha valorado como “clave” la intervención temprana en psicosis: “Implementar programas de atención temprana permitirá a los jóvenes con primeros episodios psicóticos una más rápida recuperación y un mejor pronóstico”. Arango ha detallado que actualmente en España pueden transcurrir dos años entre la aparición de los primeros síntomas y el primer contacto terapéutico y la necesidad de acortar este periodo de tiempo: “Una rápida respuesta fomentará una rápida recuperación, un mejor pronóstico y un menor deterioro funcional y cognitivo. Además, contribuirá a un mejor desarrollo psicológico y social de la persona”, ha señalado. El Dr. Arango ha presentado datos de diez años de funcionamiento de unidades de intervención precoz para jóvenes con primeros episodios psicóticos en los que además de un mejor curso de la patología, menos suicidios, menos ingresos hospitalarios y mayor integración laboral las personas tratadas en estas unidades suponían un ahorro al sistema público. En nuestro país solo Cataluña y Navarra tienen programas de intervención precoz para psicosis que cubran a toda la población.
En esta misma línea, Valentín Fuster ha reflexionado sobre las claves de la prevención primaria y secundaria para mejorar la salud cardiovascular, la importancia que esta se haga en las primeras edades de la vida y cómo la prevención primaria y secundaria pueden extenderse a otras áreas de la medicina como la psiquiatría, incluyendo los cuadros de psicosis. “Promover la salud es mucho más económico que tratar la enfermedad. Aspectos como el reconocimiento precoz de los síntomas, la necesidad de mantener un estilo de vida saludable o la adherencia al tratamiento son totalmente extrapolables a un mejor abordaje de las personas con psicosis”, detalla.
En este sentido, el catedrático de psiquiatría de la Universidad de Cantabria y coordinador del Movimiento Rethinking, Benedicto Crespo-Facorro, ha especificado el coste sanitario que supone esta enfermedad: “Al margen del impacto sobre la salud mental y física de las personas afectadas y también de familiares y personas cuidadoras, los trastornos psicóticos suponen un coste anual de 94.000 millones de euros en Europa (incluyendo los costes sanitarios directos e indirectos y los gastos por incapacidades temporales en los puestos de trabajo)”.” Los costes asociados el desarrollo de estos programas de intervención temprana en psicosis deben ser entendidos como una inversión en prevención con un trascendente retorno en salud y bienestar de la población, pero también con un claro ahorro económico a medio plazo”.
Concha Caudevilla, directora general de Otsuka España, ha puesto de relieve la importancia de que todos los agentes implicados en psicosis trabajen unidos para mejorar la atención asistencial de los jóvenes con psicosis: “Desde la Alianza Otsuka-Lundbeck, tenemos el compromiso de seguir colaborando en proyectos que impulsen la intervención temprana en psicosis en España con el fin de mejorar el pronóstico y la calidad de vida de estos jóvenes”.

Premio Jóvenes y Psicosis 2018
Durante la jornada también se ha anunciado el ganador del Premio Jóvenes y Psicosis 2018. Este certamen está destinado a impulsar y compartir iniciativas reales que mejoren el abordaje en las fases iniciales de los trastornos psicóticos en España y favorezcan la integración de los jóvenes con psicosis en la sociedad.
La iniciativa ganadora ha sido la app ¡Conéctate! de la Asociación para la Promoción de la Salud Mental en la Infancia y Adolescencia (APSMIA), que recibirá una dotación económica de 30.000€ para poder implementarla. “Esta aplicación está pensada como un espacio digital para que los jóvenes con síntomas incipientes de psicosis o que han padecido un primer episodio psicótico puedan compartir noticias, intereses, intercambiar ideas, encontrar – recursos e información médica”, comenta Silvia Saskyn, presidenta de APSMIA.
El doctor Benedicto Crespo-Facorro, miembro del jurado del premio, valora de forma muy positiva esta primera edición: “Se han presentado 31 proyectos distintos, de gran calidad, que ponen de manifiesto la necesidad de un cambio de paradigma en el abordaje de la psicosis en España haciendo especial hincapié en la población más joven”.
El Premio Jóvenes y Psicosis 2018 cuenta con la colaboración de la Asociación Española de Enfermería de Salud Mental (AEESME), la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente (AEPNyA), el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) y la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), y está impulsado por Alianza Otsuka-Lundbeck y Movimiento Rethinking.

Redacción
Acerca de Redacción 6611 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta