Los beneficios del pistacho durante el embarazo

Los resultados del primer estudio realizado sobre las alteraciones producidas en la intolerancia de la glucosa durante la gestación (GIGT) o la diabetes mellitus gestacional (GDM) –más comúnmente conocida como diabetes gestacional–en mujeres embarazadas, demuestran que comer pistachos puede contribuir a controlar los niveles de azúcar en sangre. El estudio liderado por la Dra. Sheng Ge y que ha contado con la colaboración de la Dra. Zhaoping Li, es el primero que evalúa el nivel de respuesta de la glucosa tras el consumo de pistachos por parte de mujeres embarazadas con GDM o GIGT. Los datos se han presentado en el marco de la conferencia de la Academy of Nutrition and Dietetics 2017 Food & Nutrition Conference & Expo,  celebrada en Chicago, Illinois (Estados Unidos).
La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a más de 422 millones de personas de todo el mundo. La diabetes mellitus gestacional (GDM) es un tipo de diabetes que se desarrolla en mujeres embarazadas sin síntomas previos de diabetes. Como otras clases de diabetes, ésta afecta en la forma cómo el cuerpo utiliza el azúcar en sangre. La alteración de la tolerancia a la glucosa durante la gestación (GIGT) se produce durante el embarazo, cuando el cuerpo es incapaz de regular los niveles normales de glucosa en sangre debido a los cambios hormonales.
De acuerdo con los últimos criterios establecidos por la International Association of Diabetes and Pregnancy Study Groups (IADPSG) en 2010, la frecuencia de GDM en las mujeres de todo el mundo se estima entre el 9,8% y el 25,5%.

“Este es el primer estudio que demuestra que comer pistachos puede ayudar a las mujeres con diabetes gestacional a controlar sus niveles de azúcar después de comer”, destaca la Dra. Sheng Ge, responsable del estudio y Directora de Nutrición del Sixth People’s Hospital, de la Shanghai Jiao Tong University en Shanghai, China, donde se ha realizado el estudio. “Los resultados ponen de relieve que los pistachos son una opción de comida inteligente para las mujeres con diabetes gestacional, que los ingieren con la finalidad de controlar su enfermedad”.

El estudio se ha realizado con una muestra de 30 mujeres que presentaban diabetes gestacional entre las 24 y 28 semanas de gestación, las cuáles fueron elegidas de forma aleatoria. Tras el ayuno nocturno, parte de ellas tomaba un total de 42 gramos de pistachos, lo equivalente a un cuarto de taza o a una mitad y media de ración (1 ración comprende 49 pistachos); mientras que el resto de mujeres ingerían 100 gramos de pan integral, es decir dos rebanadas. Los pistachos y el pan de trigo integral se emparejaron por calorías. Tras la ingesta, cada 30 minutos y hasta alcanzarlos primeros 120 minutos se medía el azúcar en sangre y el GLP-1, una hormona clave para la producción de insulina. Siete días después, los grupos se alternaron.
Al finalizar el estudio, los niveles de azúcar en sangre registrados tras la ingesta de pistachos fueron significativamente inferiores que después de consumir pan integral en cada uno de los intervalos de tiempo de 30, 60, 90 y 120 minutos. De hecho, los niveles de azúcar en sangre después de comer pistachos fueron comparables a los niveles iniciales. Además, los niveles de GLP-1 fueron significativamente mayores después del consumo de pistachos en comparación con el pan integral después de 60, 90 y 120 minutos.
El efecto en los niveles de insulina resultó ser todavía más significativo. Los niveles de insulina en sangre no aumentaron durante las dos horas tras la ingesta de los pistachos. Una vez más, ambos grupos de mujeres presentaron un aumento significativamente menor en los niveles de insulina en sangre en cada intervalo de tiempo medido, tanto después de comer los pistachos como tras la ingesta de pan integral.

“El aumento de azúcar en la sangre durante el embarazo no sólo afecta la salud de la madre, sino que también puede aumentar el riesgo del bebé de desarrollar diabetes”, destaca la Dra. Zhaoping Li, miembro investigador del estudio y profesora de medicina, y jefe de la División de Nutrición Clínica en la Universidad de California, Los Ángeles. “Este estudio demuestra que los pistachos pueden ser un complemento útil en la dieta para mantener los niveles saludables de azúcar en sangre proporcionando, así, nutrientes esenciales tanto para la madre como para el bebé durante este período”.

Además, la Dra. Li subraya que “es emocionante hallar soluciones en alimentos naturales que también son agradables para los pacientes. Pues, los pacientes son mucho más propensos a cumplir con una dieta prescrita como resultado de un diagnóstico de diabetes cuando comen algo que disfrutan”.
Los pistachos presentan un bajo Índice Glicémico (GI) y son relativamente altos en fibra, grasas saludables, antioxidantes y fitonutrientes antiinflamatorios, por lo que pueden ser beneficiosos para las personas con diabetes. Comer pistachos tiene un efecto mínimo en los niveles de azúcar en sangre después de una comida; y, cuando se agregan a una ingesta rica en carbohidratos, ayudan a minimizar cualquier aumento del azúcar en sangre.

Redacción
Acerca de Redacción 6658 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta