El objetivo debe ser estar sano, no delgado

Tras la vuelta de los excesos navideños y el inicio de un nuevo año, es un clásico proponerse bajar de peso entre los nuevos propósitos. Los adeptos al gimnasio se disparan y los seguidores de dietas milagro también. Todo con el objetivo de estar más delgado bajo la premisa de mejorar en salud. Y es que, para casi la mitad de los españoles, el 49.3%, tener una buena salud es lo más importante para ser feliz, según el barómetro del pasado diciembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). De hecho, el 21.6% de los encuestados esperan que su físico mejore este 2018, colocándose como el quinto elemento de su vida que quieren cambiar. El problema es que, según los expertos y en contra del pensamiento generalizado, estar delgado no es siempre sinónimo de salud.
Contar con un índice de masa corporal (IMC) de acuerdo a nuestro constitución y edad no es exclusiva garantía de estar sanos. Y es que, por mucho que se intente adelgazar, lo importante no es la cantidad, sino la calidad de lo que se come. Según datos del Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, el consumo excesivo de alimentos ricos en grasa como la comida rápida puede contribuir a aumentar el riesgo de sufrir cáncer indistintamente del IMC. Otro estudio que analiza el peso no saludable en humanos, determina que la falta de grasas en la parte inferior de nuestro cuerpo puede ser índice de problemas metabólicos. Lo cual, aclaran los investigadores, no significa que haya que alertarse si se tienen las piernas delgadas, sino que no debemos confiar en que estar delgados nos garantice estar sanos. Ambos estudios coinciden en que se puede tener sobrepeso y estar sano, siempre que nuestro índice metabólico esté de acuerdo a los parámetros saludables.
Muchos nutricionistas vienen alarmando del peligro de las dietas milagro a estas alturas del año, ya que “hacer dieta no es sinónimo de pasar hambre, o no debería serlo”, recalca Eva Porroche, gerente del centro zaragozano Sabáh. “Una dieta que nos haga perder 5 kilos en una semana no es saludable. No necesitamos zumos detox para estar más sanos, lo que necesitamos es iniciar una rutina en la que nos alimentemos a base de comida real, a la vez que invertimos tiempo en hacer ejercicio”, explica Porroche.
La obesidad no es saludable, pero tampoco lo es la obsesión con la delgadez. “Tenemos que quitarnos de la cabeza la idea de que una persona con unos kilos de más no pueda estar en forma ni sana”, indica Rosa Valdearcos, coordinadora deportiva de Sabáh. A la vez que comenta que muchas personas acuden a su centro alarmadas por el peso adquirido en Navidad, queriendo deshacerse de él cuanto antes. Ella explica que “las pérdidas de peso rápidas generan una gran frustración; por eso, este proceso hay que tomarlo con calma, incluyendo gradualmente en nuestra vida hábitos saludables como prácticas deportivas que nos diviertan y nos hagan salir de la rutina”.
Eso si, el error es apuntarse a una actividad en “la que se pierda mucho en poco tiempo”, comenta Vardearcos, “ya que exponer al organismo a deportes de gran impacto sin una condición física adecuada o estudios metabólicos previos, puede suponer riesgos para la salud como distensión muscular, una rotura fibrilar y luxaciones, entre otras”.
Por ello, el hábito saludable más importante, más allá de la alimentación y el deporte, pasa por la aceptación de nuestro cuerpo. Tal y como explica Valdearcos, “a menudo nos olvidamos de estar mentalmente sanos”, algo que se puede conseguir con la ayuda de “prácticas como el mindfulness, el yoga o el pilates, que nos enseñan a tomar consciencia de nuestro cuerpo, potenciando nuestra forma física y ayudándonos a sentirnos en paz con nosotros mismos”.

Redacción
Acerca de Redacción 6658 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta