Consejos para cuidarnos en Navidad

Durante las fiestas navideñas la preparación es la mejor manera de preservar nuestra salud y bienestar.

La Navidad es tiempo de compartir y disfrutar con la familia y amigos, y precisamente por ello nos suelen acompañar excesos nada convenientes para nuestra salud. Con el fin de preparar nuestro cuerpo y evitar malos hábitos os damos algunos consejos que hemos recopilado de entre algunos expertos en fitness y nutrición. Estos profesionales saben que las Navidades son un momento crítico en el que es muy fácil sobrepasar los límites y cometer excesos gastronómicos de los que nos podemos arrepentir. Por eso apuestan por la prevención. Controlar y prevenir el aumento de peso asociado a las Navidades es posible siguiendo unas sencillas pautas nutricionales y manteniendo una actividad física regular.

 

Consejos nutricionales

  • Las comidas copiosas y saladas sobrecargan significativamente el riñón en las fiestas navideñas. Por ello, interesa empezar a proteger el riñón unas tres semanas antes, disminuyendo el sodio de la dieta. Además de limitar la sal de mesa, deben evitarse los alimentos congelados, los quesos y los precocinados.
  • Otros órganos que tendrán que trabajar el doble son el hígado y la vesícula biliar, encargados de absorber y metabolizar las grasas saturadas que se ingieren en gran cantidad en esta época. A las grasas saturadas se suma el alcohol, gran protagonista en fin de año y que también es metabolizado por el hígado. Para combatir los excesos, con viene evitar la grasa visible de los productos de origen animal y las mantequillas. La bollería, elaborada con grasas saturadas, forma parte también de la lista de alimentos “prohibidos”.
  • En cuanto al ejercicio físico, es buen momento para fortalecer los músculos. El ejercicio anaeróbico aumentará tu masa muscular consiguiendo un aumento del metabolismo basal gracias al crecimiento de la masa magra de tu organismo. Habla con tu entrenador personal o los profesionales de tu gimnasio e inicia una nueva rutina dirigida a este fortalecimiento.
  • La sangre es el principal transportador de nutrientes y tóxicos del cuerpo humano. En estas fiestas, el ácido úrico causado por carnes de caza, pescado azul y mariscos es muy alto. Si no lo controlamos, la probabilidad de sufrir hiperuricemia o gota es elevada. Es recomendable controlar la ingesta de estos alimentos para reducir el ácido úrico en sangre, así como asegurarse una hidratación de 1,5 litros de agua para ayudar a su eliminación.
  • Otro viejo conocido de las Navidades es el colesterol, presente en todos los productos animales (desde el cordero a los langostinos que llenarán nuestras mesas). Puesto que los fitoesteroles ayudan a reducir la concentración de colesterol en sangres, es recomendable tomar alimentos como la soja, el maíz, las margarinas o la cerveza sin alcohol, para obtenerlos de forma natural.
  • Por último, los resfriados, la gripe y las infecciones típicas de esta época pueden arruinarnos las fiestas. Diversos estudios han demostrado la importancia del zinc para el buen funcionamiento del sistema inmune, por lo que una buena opción para asegurar la ingesta diaria recomendada de este oligoelemento so los frutos secos, ya sea en ensaladas, aderezos, salsas o como parte del desayuno.
Redacción
Acerca de Redacción 6524 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta