Leches especiales, por qué y para qué

Te ayudamos a descubrir qué son y cuándo debes utilizar las denominadas leches especiales

Cuando optamos por la alimentación suplementaria o directamente introducir leches artificiales, conocidas como de fórmula, podemos encontrarnos con una amplia variedad en la farmacia. La mayoría son leches “normales” adaptadas según la edad del bebé, que intentan aportar los mismos nutrientes que la leche materna. No obstante, no hay nada que pueda sustituir a la lactancia materna, por eso todos los organismos médicos y científicos reconocen que esta es la mejor opción para la crianza de los niños. Aun así, pueden darse determinadas circunstancias que nos obliguen a recurrir a las leches de fórmula. En estos casos veremos que además de las leches normales hay las denominadas especiales, que son aquellas cuya fórmula está diseñada para afrontar diversos problemas y, por tanto, su composición es diferente a las de inicio o continuación. Estas leches no deben suministrarse en ningún caso a los niños si no es por indicación de su pediatra.

Por qué
La leche materna se va adaptando a la evolución del niño, por lo que siempre le suministra los nutrientes adecuados a su edad. Esta es la razón de que también existan las leches de iniciación y continuación, al intentar emular a la leche materna. Pero en determinadas circunstancias, la lactancia materna, o las leches de fórmula, no son suficientes o directamente es imposible de llevarla a cabo, como pueda ocurrir en el caso de niños prematuros o con algunas enfermedades: problemas digestivos, de absorción o intolerancias.

Para qué
Es precisamente en estas circunstancias, y por recomendación médica, cuando se debe recurrir a una leche de fórmula especial, preparada para la dolencia o necesidades del niño. Téngase en cuenta que no es lo mismo un bebé prematuro, por ejemplo, que uno intolerante a la lactosa. El primero necesitaría una alimentación con suplementos que le permita evolucionar adecuadamente, y el segundo puede alimentarse perfectamente con la lactancia materna, pero si tiene una lactancia mixta (materna y fórmula) o completamente de biberón, necesitará recurrir a productos sin lactosa.

Tipos de fórmulas
Las circunstancias son muy variadas, por lo que este tipo de leches especiales constituyen un grupo muy heterogéneo: prematuros, modificadas, con aditivos, etc, A continuación comentamos las principales según las carencias que procuran suplir, recordando que no deben suministrarse sin recomendación médica, ya que algunas incluso se consideran medicamentos de prescripción:

  • Prematuros
    Los lactantes prematuros tienen unos requerimientos nutricionales especiales, fundamentalmente en términos de energía, proteínas, ácidos grasos, hierro, zinc, calcio y selenio. Por tanto, para conseguir un adecuado desarrollo, estos niños necesitan de una alimentación suplementaria que evite el retraso del crecimiento o la generación de deficiencias.
  • Sin lactosa o bajas en lactosa
    Este tipo de fórmulas están indicadas en lactantes o niños pequeños que presentan mala absorción de lactosa o intolerancia a la misma. Habitualmente la deficiencia de lactosa es transitoria, y debido al efecto beneficioso de la misma sobre la absorción de calcio y magnesio, y a su bajo contenido en hierro, estas fórmulas deben mantenerse de forma pasajera. La lactosa es un hidrato de carbono de la leche materna que facilita la absorción del calcio. Para su digestión se necesita una enzima intestinal llamada lactasa, que no existe en pacientes con intolerancia a la lactosa.
  • Hidrolizadas
    Se usan en lactantes con alergia o intolerancia a las proteínas de la leche de vaca. En su composición se altera la estructura de las proteínas para que no desencadenen la reacción alérgica. Existen distintos tipos, según la enfermedad para las que están indicadas.
  • De soja
    Es un tipo de la variedad de leches modificadas, en este caso de proteína de soja. Como otras fórmulas de origen vegetal no contiene lactosa, por lo que es apta para intolerantes y para veganos. No es la mejor opción para alérgicos a la proteína de vaca, pues la proteína de soja también es muy alérgica.
  • Antireflujo
    Son fórmulas especiales para el tratamiento del reflujo gastroesofágico. Normalmente conlleva espesantes preparados de harina de semilla de algarrobo.
  • Antirregurgitación
    Fórmulas que también llevan un espesante que evita las regurgitaciones, pero no así el reflujo.
  • Complementarias
    Son aquellas fórmulas diseñadas para complementar la alimentación del lactante cuando la leche marteña no pueda ser exclusiva. Normalmente son leches que aportan ventajas sobre las fórmulas de inicio.
  • Elementales
    Son dietas sintéticas que aportan la absorción con una mínima digestión, permitiendo cierto reposo intestinal y disminución del volumen fecal. Están indicadas para niños mayores con enfermedad inflamatoria intestinal, intestino corto, etc.
Redacción
Acerca de Redacción 6524 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta