Cómo paliar los efectos de la gripe

Debido a la bajada de la temperatura y a la época del año en la que estamos hay un aumento de casos de gripe, una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias causada por un virus, pudiendo provocar fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, congestión nasal, molestias de garganta, malestar general, dolores musculares, pérdida de apetito y tos seca. Como vemos no es precisamente un trastorno banal que haya que dejar pasar sin más, o un simple “trancazo”, que también son típicos por estas fechas. Las consecuencias de la gripe pueden ser graves, pero no hay que alarmarse, hay que combatirla.
Cada año la gripe arranca en la población infantil y se extiende con mayor rapidez a los grupos de riesgo. La proporción de población afectada durante las epidemias anuales oscila entre el 5 y 15% en población general, y es superior al 50% en grupos de población cerrados.

Cómo se transmite
La transmisión del virus se produce fundamentalmente a través de gotitas que son originadas al hablar, toser o estornudar por la persona enferma y que alcanzan a una persona sin gripe pero capaz de padecerla. También por contacto con las superficies contaminadas por esas gotas y a través de las manos.

Síntomas
La gripe suele comenzar de forma brusca con fiebre y escalofríos, acompañados de dolor de cabeza, molestias de garganta, malestar general, dolores musculares y tos seca.

Prevenir la gripe
La principal forma de prevención es la vacuna, seguido del lavado frecuente de las manos, por lo que además de la vacuna lo recomendable es llevar un estilo de vida sano; una dieta variada, ingerir mucho líquido y dormir las horas necesarias. Una vida sana no evita la gripe aunque si puede disminuir sus complicaciones.

Combatirla
Y si ya la has pillado, lo fundamental es descansar todo lo que se pueda y beber líquidos de forma abundante para evitar la deshidratación, sobre todo agua y zumos naturales de frutas. Se trata de aliviar lo más posible los síntomas asociados al proceso gripal.
Para paliar los síntomas evita el tabaco y el alcohol, y no consumas antibióticos, ya que estos no mejoran los síntomas ni aceleran la curación, porque los antibióticos sólo sirven para procesos bacterianos, y no para enfermedades de origen vírico como la gripe. Lo que sí puedes consumir para paliar sus efectos y ayudarte en la recuperación son analgésicos para los dolores de cabeza y articulares, así como antitérmicos para bajar la fiebre.
También puedes consultar a tu farmacéutico por las soluciones eficaces completas, que ayudan a sobrellevar los procesos gripales concentrando en un solo producto todo lo necesario para superar la enfermedad en las mejores condiciones. De esta manera, estas soluciones antigripales te ayudarán a bajar la fiebre y evitar los dolores asociados, además de producir alivio de la congestión y la secreción nasal.

José Henríquez
Acerca de José Henríquez 195 Articles

Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta