La prematuridad, una patología en aumento y con un gran impacto socioeconómico

En lo que va de año, en el Hospital Quirónsalud San José se han atendido 80 partos prematuros, esto es, por debajo de las 37 semanas, lo que supone un 4,5% de los recién nacidos en el centro. La prematuridad, como destaca el doctor Juan José López Galián, jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia de este hospital materno-infantil madrileño,  “se ha convertido en una de las patologías que más crecen y más impacto socioeconómico tienen en nuestro país”. De hecho, como ha puesto de manifiesto la Asociación de Padres de Niños Prematuros (APREM), uno de cada 13 recién nacidos en España es prematuro. Esta tendencia no es algo nuevo, ya que según datos del INE, esta cifra se había incrementado un  36% entre los años 1996 y 2013.

“Los recién nacidos por debajo de las 37 semanas de gestación representan la gran mayoría de ingresos en las unidades de neonatología, con patologías más graves y complejas según disminuye la edad gestacional, con el consiguiente impacto sobre las familias y el sistema de Salud”, subraya el doctor López Galián.

Factores de la prematuridad
La mayoría de los factores que están detrás de este incremento de la prematuridad están identificados. Se pueden destacar tres fundamentales:

·        Aumento de la edad materna por retraso de la maternidad asociado a mayores tasas de patología materna (HTA, diabetes…).

·        Incremento de la práctica de técnicas de reproducción asistida, parejo al aumento de gestaciones múltiples y a una elevada edad materna.

·        Situaciones de stress laboral mantenido, asociado o no a hábitos menos saludables en algunos casos (tabaco, alcohol…).

“Como se puede observar, la mayor parte de estos factores no son evitables, por lo que hay que incidir sobre aspectos preventivos y terapéuticos”, incide este especialista, quien recuerda que en el Hospital Quirónsalud San José, además de contar con una moderna Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, se viene aplicando un protocolo de detección  de gestantes de alto riesgo de parto prematuro con una medición de la longitud del cuello uterino mediante ecografía endovaginal a partir de la semana 20. “De esta manera, identificamos a aquellas pacientes que pueden beneficiarse de medidas profilácticas y terapéuticas, como el reposo absoluto o relativo, de tratamientos médicos con progesterona, de la utilización de pesarios vaginales con o sin liberación de progesterona y, en último caso, del ingreso con tratamiento tocolítico habitual para retrasar el parto, con pautas de maduración pulmonar con corticoides y cerebral con sulfato de magnesio para, si el parto es inevitable, disminuir las complicaciones y patologías neonatales asociadas a la inmadurez y prematuridad”, concluye el doctor López Galián.

Redacción
Acerca de Redacción 6501 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta