Un toque dulce y andaluz en tu mesa de Navidad

Lejos de las coloridas luces en las calles, los villancicos por doquier y las sonrisas de los más pequeños, la llegada de la Navidad es el anuncio de las prisas para comprar todos los regalos de la lista, organizar decoraciones, confeccionar menús de comida y cenas familiares,…. Los dulces navideños caseros son la guinda, ese detalle especial que recordaremos.
Víctor Gutiérrez, chef ejecutivo de Elba Estepona Gran Hotel & Thalasso Spa, con experiencia en varios restaurantes con estrella Michelin, propone esta deliciosa receta de las famosas Rosquillas de Anís con un toque inconfundiblemente andaluz: el dulzor del moscatel, el vino de Málaga por excelencia. Un bocadito y tus Navidades tendrán el mejor sabor del sur. ¿Te atreves a prepararlas?

Ingredientes

  •  1 kg de harina floja
  •   250 gr de azúcar
  •   400 ml de aceite de oliva o manteca
  •   250 ml de vino dulce
  •   5 gr de anís o “matalauva”
  •   La ralladura de un limón
  •   Canela en polvo
  •   Azúcar glas
  •  Mezcla a partes iguales de azúcar y agua

Elaboración

1.      Calienta el aceite con ‘matalauva’, déjalo enfriar.

2.      En un perol grande (o una sartén profunda en su defecto), echa el azúcar y el vino mientras los mezclas. Después, añade el aceite frío, mezcla de nuevo, y acaba añadiendo la harina, la canela y la ralladura de limón.

3.      Una vez la masa tenga una textura homogénea, llega la parte más entretenida: hacer pequeñas bolas con la mano, darles forma de palito y unir los dos extremos para conseguir el rosco. Repite hasta que acabes la masa.

4.      Coloca los roscos en una bandeja de horno con un poco de separación, ya que crecerán durante la cocción.

5.      Hornéalos a 175 grado durante 40 minutos.

6.      Sácalos del horno y ponlos a enfriar.

7.      ¡Ya sólo falta el toque final! Mientras se enfrían, añade en una fuente grande agua caliente y azúcar a partes iguales y un buen chorro de anís seco. Mezcla.

8.      Los roscos ya están listos para sumergirse en el sabroso mejunje: báñalos durante unos segundos, escúrrelos en una rejilla y pásalos (o ‘emborrízalos’) por azúcar glas.

9.      ¡Listo! ¡A disfrutar de su inconfundible sabor casero!

Redacción
Acerca de Redacción 6501 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta