La contaminación también puede dañar los ojos

El número de ciudades con altos niveles de contaminación ha aumentado. A Madrid y Barcelona se han unido poblaciones como Guadalajara, Salamanca, Sevilla y Zaragoza, que han superado el nivel máximo de dióxido de nitrógeno fijado por normativa en 200 microgramos por metro cúbico. La mala calidad del aire puede afectar a la salud de sus habitantes, y aunque las enfermedades respiratorias son las dolencias más habituales, Clínica Baviera recuerda que la polución puede afectar también a otros órganos entre los que se encuentran los ojos.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 92% de la población mundial vive en lugares donde los niveles de calidad del aire exceden los límites fijados en las directrices de este organismo. La alta concentración de polución, de humo de coches y autobuses, compuestos químicos de fábricas e industrias, contaminación producida por calefacciones, polvo, polen, etc., contribuyen al incremento de enfermedades oculares como las inflamaciones de los ojos. Además, “cuando no llueve ni hace aire los elevados niveles de polución de las urbes densamente pobladas pueden provocar irritación en los ojos, ardor, enrojecimiento y lagrimeo, además de sensación de quemazón y escozor”, explica el director médico de Clínica Baviera, el Dr. Fernando Llovet.
La conjuntivitis es otro de los problemas oculares causados por la contaminación del aire que provocan la inflamación del tejido que cubre la parte blanca del ojo (conjuntiva) y del interior de los párpados, lo que provoca lagrimeo y enrojecimiento del globo ocular. Además, “la contaminación también puede aumentar la aparición del síndrome del ojo seco, al no producir la cantidad necesaria de lágrimas para mantenerlos lubricados, causando así irritación y picazón”, puntualiza el Dr. Llovet.

Cómo prevenir problemas oculares
Para prevenir dolencias oculares provocadas por los altos niveles de contaminación es necesario tomar algunas precauciones. Para ello, Clínica Baviera ofrece una serie de recomendaciones:

  • Utilizar gafas de sol con filtro UV mientras se está al aire libre.
  • Emplear gotas lubricantes oftalmológicas que hayan sido prescritas por un especialista.
  • Beber mucho líquido y mantenerse hidratado con el fin de que el cuerpo pueda producir la cantidad de lágrima suficiente para mantener el ojo húmedo.
  • Instalar filtros de aire de alta calidad que eviten el paso de elementos contaminantes externos.
  • Evitar la exposición de los ojos al humo de cigarros o de ambientes muy cargados.
Redacción
Acerca de Redacción 6501 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta