¿Por qué deberías plantearte que realizarte un injerto capilar en Turquía puede no ser la mejor opción?

Por doctora, Cristina de Hoyos, dermatóloga y directora técnica de Clínicas Ceta.

Doctora Cristina de Hoyos.

En España se dan garantías al paciente en cuanto al tipo de material utilizado, esterilización, tratamiento y seguimiento posterior al trasplante capilar.

Muchos de los pacientes que acuden a nuestra consulta desconocen las técnicas de trasplante capilar que hay disponibles, y cuáles realizamos en España. Hoy en día existen 2 técnicas ampliamente extendidas a nivel mundial. La más antigua es la técnica de la tira (FUSS) que consiste en la extracción de un colgajo (tira) de cuero cabelludo de la zona posterior de la cabeza, con la consiguiente sutura del defecto resultante en esa zona. La tira obtenida se fracciona en porciones más pequeñas que se trasplantarán en las zonas despobladas. La otra técnica de trasplante capilar que se realiza de una forma cada vez más extendida es la Técnica FUE, que consiste en la extracción una a una de las unidades foliculares de la zona posterior de la cabeza, para a continuación implantarlas en las zonas despobladas. Mucha de la publicidad que Turquía tiene online puede llevar a pensar que allí se realiza un procedimiento más novedoso o distinto al que se lleva a cabo aquí, sin embargo, se oferta la Técnica FUE. Está técnica se empezó a realizar en el 2002 y en España en Clínicas Ceta empezamos a realizarla en el 2003, convirtiéndonos en pioneros a nivel nacional.

Uno de los principales reclamos de Turquía y el principal motivo por el que algunas personas deciden desplazarse hasta allí para realizarse el trasplante es el precio, situado por debajo del precio ofertado aquí. Una de las dudas que nos surgen al conocer los precios por cirugía que se ofrecen allí es quién, cómo y en qué condiciones van a realizar la cirugía. Entendemos que los médicos que realizan el procedimiento en Turquía están cualificados o al menos conocen la técnica. La duda que surge es si para abaratar tanto el precio, la intervención la realiza un médico o un equipo auxiliar. Los médicos de reconocido nombre que operan allí tienen precios similares a los de España. Otra de las dudas es qué tipo de instalaciones se usan y qué controles o requisitos tienen allí. No podemos opinar sobre los requerimientos sanitarios en Turquía, ya que no los conocemos, pero sí que podemos comentar los requisitos que nos exige el Ministerio de Sanidad aquí en España y son muy estrictos en cuanto a tipo de material, esterilización y tratamiento posterior del mismo, además de las instalaciones, las cuales deben cumplir con unas necesidades muy concretas.

Una cuestión que no hemos tenido en cuenta y que hay que valorar a la hora de tomar la decisión es si va a haber revisiones sucesivas o en el caso de que no hubiera una evolución satisfactoria, si se puede reclamar. En definitiva, si nos dan alguna garantía posterior. Los pacientes que se operan en Turquía tienen dificultad para seguir las revisiones sucesivas, ya que deberán desplazarse hasta allí. Por tanto, aquellos pacientes trasplantados a día de hoy desconocen qué garantías de futuro pueden tener o si podrán reclamar. En España tienen la facilidad de poder realizar sus revisiones durante la evolución del trasplante y se garantiza su resultado final por escrito, pudiendo reclamar si no quedan satisfechos.

Además de realizarse un trasplante, la mayoría de los pacientes están muy preocupados por la evolución de su alopecia y previamente a tomar la decisión de intervenirse y en algunos casos también después, realizan multitud de tratamientos que le ofrecen o encuentran en farmacias y peluquerías, con el fin de evitar la caída del pelo. Ante esta situación, debemos conocer qué tratamientos son realmente eficaces para frenar la evolución de la alopecia y cuáles no son más que una ayuda parcial para ello. Existen en el mercado únicamente dos medicamentos que han demostrado eficacia en estudios científicos para frenar la evolución de la alopecia: el minoxidil y el finasteride. El primero es una loción que se aplica sobre la zona afectada y favorece que el pelo se mantenga en fase de crecimiento más tiempo. En el caso del finasteride, se trata de un medicamento que se toma por vía oral y su efecto es a nivel de la enzima 5-alfa reductasa, inhibiéndola y evitando así que se active la testosterona y provoque la miniaturización progresiva del pelo hasta desaparecer. Más allá de estos dos medicamentos, existen nutricosméticos y otros cosméticos capilares que puede complementar el efecto de los dos anteriores. Tenemos complejos vitamínicos destinados a fortalecer el pelo, que podemos tomar un par de veces al año durante 3 meses, mejor en épocas de más estrés, para asegurarnos que nuestro pelo no sufre deficiencias de estas sustancias necesarias para su crecimiento normal. Hay lociones destinadas a fortalecer el folículo, promoviendo que mantenga su grosor y calidad más tiempo. Lo ideal es que cuando notemos pérdida de pelo acudamos a nuestro dermatólog@, quien valorará nuestro caso y podrá aconsejarnos qué tratamiento es el más adecuado para nosotros.

Redacción
Acerca de Redacción 6501 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta