Dietas seguras. O cómo perder peso sin perjudicar tu salud

Tras la relajación veraniega de nuestro estilo de vida muchas queréis recuperar la figura antes de que lleguen las fiestas navideñas. Desde Vive Saludable te aconsejamos cómo lograrlo.

El deseo de adelgazar está tan generalizado que según el portal de búsquedas en Internet Yahoo! el tema es de lo más solicitado, especialmente en determinadas fechas del año. No obstante, según el popular buscador on line, la dieta estrella tiene nombre, o más bien, un ingrediente, la limonada, es la más popular del ránking. También están los que prefieren las más extrañas y sorprendentes como la de la luna o clásicos como la de la sopa; o las que tienen nombre propio, como la archiconocida y poco saludable dieta Dukan.

Ojo con las dietas
Precisamente lo de buscar en Internet no es la mejor forma de lograr adelgazar, o al menos lograrlo de forma saludable. Informarse es importante, pero siempre debe utilizarse fuentes rigurosas y, como recomendamos habitualmente, consultar con un profesional de la salud antes de tomar cualquier decisión.
Informaciones como las de Yahoo! ponen de manifiesto el alto riesgo que supone realizar muchas de esas dietas que se encuentran en Internet, como la de Beyonce, la del limón o cualquier otra que no esté contrastada médicamente ni supervisada por un profesional. Mención especial requiere la dieta Dukan, porque si bien la creó un médico, lo cierto es que ha sido censurada por su propio colegio de médicos y no está reconocida por ninguna autoridad sanitaria, su práctica supone un claro riesgo para la salud.
Recuperar la figura suele ser en muchos casos un argumento de salud, pero hacerlo a cualquier precio no es nada saludable.

La salud es lo primero
El motivo de que en verano, al igual que en otras épocas del más festivas, cojas unos kilitos de más se encuentra en el exceso alimenticio en todos los sentidos, desde la ingesta adicional de productos calóricos, hasta las continuas comidas copiosas, pasando por el aumento del consumo de alcohol. El resultado es que digieres más de lo que necesitas, acumulando con ello todo el excedente en forma de grasa, provocando efectos indeseados, como la sensación de hinchazón abdominal o fatigas.
Pero decir adiós a los excesos no es difícil si se siguen unas pautas saludables, de manera que vayas recuperando tu figura de forma progresiva, sana y equilibrada. En caso de dificultad lo ideal es recurrir a la ayuda de un experto en nutrición, que te podrá recomendar una dieta adaptada a tus características personales.
A continuación te facilitamos unas pautas que te permitan eliminar todas esas toxinas. Para ello es necesario reducir el aporte de calorías, con comidas más ligeras y sanas. En caso de necesidad puedes ayudarte con complementos alimenticios específicos para rebajar el peso, previa consulta a tu médico o farmacéutico que te orientará de la forma más adecuada.

Pautas saludables

1.- No saltarse las comidas. Debes realizar cinco comidas al día. Conviene realizar un desayuno más ligero pero nunca eliminarlo, ya que repone fuerzas y controla el apetito hasta la hora de comer. Además, la fruta y la verdura entre horas ayudan a evitar el picoteo.

2.- Un menú ligero. Combina alimentos bajos en calorías como hortalizas, verduras o pescados, y cocínalos de una forma ligera. Las ensaladas son una buena opción, ya que contrarrestan el efecto toxinas, son ricas en vitaminas y antioxidantes.

3.- Equilibra las proteínas. Es importante tomar proteínas animales de pescado, carnes blancas poco grasas y de los huevos.

4.- Reduce las calorías. Suprime el azúcar de mesa y evita los refrescos con azúcar añadido, así como los alimentos fritos que añaden muchas calorías. Es mejor optar por formas de cocción más sanas como hervir, cocinar al vapor o a la plancha. Además, es conveniente sustituir los lácteos por productos desnatados.

5.- Añadir alimentos depurativos. El calabacín o la piña ayudan a depurarnos y alivian la hinchazón de estómago y la pesadez. También se recomienda incrementar el consumo de sopas y cremas de verduras.

6.- Sin olvidarse de la fibra. Incluye en tu dieta alimentos con fibra como cereales integrales, legumbres, frutas con piel y verduras. Estos alimentos ayudan a ir al baño con regularidad y deshinchan el vientre.

7.- Menos sal. Restringe la sal en las comidas. Una buena opción para condimentar los alimentos y que no estén tan sosos es utilizar hierbas aromáticas, albahaca, orégano, perejil o ajo.

8.- Complementos dietéticos. Pueden ayudarnos a combatir la ansiedad, evitar el picoteo o, incluso, facilitarnos digestiones pesadas, como ocurre en el caso de algunas infusiones. Sustitutivos de la comida, productos bajos en calorías, adelgazantes quema grasas… tienes multitud de complementos para diferentes funciones, por lo que es importante usarlos correctamente y asesorada por un profesional sanitario. Aunque los complementos pueden serte de gran ayuda, recuerda que no pueden sustituir una dieta sana y equilibrada.

9.- Tener una rutina. Realizar las comidas siempre a la misma hora es importante para regular el tránsito intestinal.

Redacción
Acerca de Redacción 6501 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta