Triptófano, el principal componente para tu dieta si estás pensando en dejar de fumar

Llega el cambio de estación y lanzamos nuestros buenos propósitos para el nuevo curso en el que nos acabamos de embarcar. Dejar de fumar  es una buena decisión que cada año millones de personas se plantean, aunque no es fácil. Como cualquier adicción, abandonarla puede conllevar molestias temporales, tanto a nivel psicológico como fisiológico, hasta que conseguimos dejarla atrás. Si has decidido dar el paso para liberarte de la adicción al tabaco, “la concienciación, el cambio de hábitos y una dieta rica en triptófano pueden ser claves para afrontarlo”, tal y como señala la psicóloga especializada Ana Saro. “El triptófano actúa directamente en el nivel de serotonina del cerebro, que a su vez se relaciona directamente con estados de ánimo equilibrados; y la ausencia o minimización de estados depresivos en las personas. Podemos extraerlo de alimentos (como el pavo, los huevos o la leche) o podemos consumirlo a través de complementos alimenticios”, afirma Ana Saro. Además, cuidando la ingesta de alimentos calóricos y poco saludables, es posible pasar todo el proceso controlando el peso del fumador. “Lo primero es tomar conciencia de que el proceso es una solución, y  no un problema. El objetivo es dejar de ser dependiente una sustancia nociva, mejorar la salud y sobre todo ganar en libertad. Asumir que durante el proceso se va a estar incómodo, pero como en muchas otras situaciones de la vida donde estamos incómodos y no le damos tanta importancia. Con la salvedad de que en ésta en concreto, sabemos que seguro va a pasar”, apunta Ana Saro.

Cómo combatir los efectos negativos del abandono del tabaquismo
Uno de los principales escollos para dejar de fumar es la asociación de determinados momentos con el consumo de cigarrillos. Por ello, pequeñas variaciones en nuestra rutina diaria puede suponer una mejor adopción del abandono del hábito. La variación en el  modo en el que vas al trabajo, ligeros cambios de horarios en tu rutina o la  búsqueda de nuevos hobbies pueden ser buenas opciones para empezar.
La alimentación y el cambio de peso suelen ser otros factores relacionados directamente con el proceso de desintoxicación que más nos preocupan. Una dieta cuidada y, sobre todo, saludable y rica en triptófano, te ayudará a  paliar los efectos psicológicos del proceso.
Por último, y, en los casos donde el grado de adicción sea muy alto, la ayuda médica profesional con apoyo psicológico o medicamentos especializados puede disminuir el síndrome de abstinencia y suavizar los efectos que se puede llegar a padecer durante el proceso de desintoxicación.
Todas estas técnicas te ayudarán a minimizar los los riesgos psicológicos asociados al proceso como la irritabilidad, la ansiedad, el insomnio o los cambios de humor. Así como los riesgos físicos tales como problemas gastrointestinales, dolores de cabeza e incluso alteraciones respiratorias que se dan cuando los pulmones inician el proceso de limpieza.

¿Por qué el Triptófano?
El triptófano es un aminoácido, un nutriente esencial que nuestro organismo no puede fabricar, pero que necesita para la producción de la serotonina, conocida como la hormona de la felicidad. El triptófano se encuentra de manera natural en diversos alimentos y complementos alimenticios. Mantener un buen aporte de triptófano puede ayudar a las personas temporalmente decaídas a sentirse más animadas.

Redacción
Acerca de Redacción 6460 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta