Los españoles gozamos de gran vitalidad

I Estudio sobre la Vitalidad en España

Al menos esta es una de las conclusiones que se desprenden del I Estudio sobre la Vitalidad en España, presentado ayer en Madrid por Zespri, la popular marca de kiwis. El conjunto de los españoles tiene un índice de vitalidad medio-alto, siendo las personas mayores y los profesionales con responsabilidades superiores los que gozan de mayor vitalidad.
La iniciativa tiene como finalidad profundizar en el significado del concepto de “vitalidad” y en los mecanismos que la sustentan, así como medir por primera vez el índice de vitalidad de los españoles y su relación con las actitudes personales y sociales, además de sus hábitos de salud y alimentación. Para su elaboración, el informe ha contado con la colaboración de expertas en el ámbito de la psicología, la comunicación interpersonal y la nutrición: Mireia Porta, nutricionista del Centro Médico Serveis Médics Penedés y profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona; Patricia Ramírez, psicóloga y directora del Centro de Psicología y Neuropsicología Clínica Ramírez Caracuel; y Teresa Baró, filóloga, consultora y profesora en varias universidades; quienes han establecido una definición consensuada de vitalidad:

“La vitalidad es un estado de energía que nos ayuda a relacionarnos positivamente con nosotros mismos y con nuestro entorno, nos moviliza para conseguir nuestros retos y nos permite llevar una vida plena”, afirmó Patricia Ramírez.

Esta definición se apoya en 5 pilares que han identificado las expertas: actitud positiva, capacidad de adaptación y resiliencia, motivación y curiosidad, sociabilidad y empatía, y hábitos de vida saludables. En función de estos conceptos y los resultados obtenidos del estudio, los españoles deberían mejorar sus hábitos diarios para conseguir un índice de vitalidad óptimo que, según los expertos, debe ser superior a 7,4 en una escala del 1 al 10. En este sentido, 1 de cada 2 alcanza un Índice de Vitalidad elevado, un dato global muy positivo.
Es destacable que los mayores de 65 años son el grupo que tiene un nivel más alto de vitalidad, con una diferencia de 20 puntos porcentuales con respecto a los jóvenes de entre 16 y 34 años. La situación laboral también afecta a la vitalidad. El estudio mostró una vitalidad significativamente menor en las personas desempleadas (Índice de Vitalidad = 6,8) mientras que aquellos trabajadores activos por cuenta ajena que además tienen más de 6 personas a su cargo, resultaron ser los más vitales (Índice de Vitalidad = 7,9).

Nosotros nos hacemos vitales
Nosotros mismos somos nuestra principal fuente de vitalidad. Sorprendente conclusión del estudio, confirmada por el 45% de los encuestados, muy por encima de otras alternativas como los hijos, la pareja, los amigos, los padres o los compañeros de trabajo. Cuando se desgranan los resultados por sexos, ambos coinciden en ser uno mismo su principal fuente de vitalidad, aunque la segunda opción varía. En este caso, para las mujeres resultan ser los hijos (28% frente al 21% de hombres) mientras que para los hombres, la segunda fuente de vitalidad es la pareja (25% frente a un 17% de mujeres).
La vitalidad de las personas no se mantiene constante a lo largo del día. La vitalidad desciende a medida que avanza el día, con una caída muy pronunciada a mediodía, donde sólo un 9% se siente en su punto álgido de vitalidad. Cabe destacar que un 36% de las mujeres se sienten más vitales a primera hora de la mañana mientras que para los hombres, su momento de mayor vitalidad es a media mañana (37%).

Comportamientos vitales
Desde Zespri se ha preguntado a los españoles sobre distintos comportamientos que influyen en su vitalidad y los resultados han sido sorprendentes. Un importante pilar de la vitalidad es nuestra flexibilidad ante los cambios y la facilidad para superar adversidades. En este aspecto, quienes tienen una mayor capacidad de adaptación son los seniors (67%) que superan en 20 puntos porcentuales a los más jóvenes (47%). También cabe destacar que sólo 5 de cada 10 españoles tienen una elevada capacidad de automotivación para mantener una actitud positiva a lo largo del día, y aquí también son los mayores de 65 años los que destacan sobre el resto de grupos de edad.
Un factor positivo es que el 60% de los encuestados ha afirmado seguir una alimentación variada que incluye frutas y verduras y un 52% considera que su condición física es óptima para realizar su actividad diaria.
6 de cada 10 participantes en el estudio dice que aprovecha y disfruta de su tiempo libre  pero sólo el 37% se siente descansado cuando se levanta por la mañana.
Segmentando los resultados por sexos, los hombres se sienten más realizados con sus obligaciones diarias (52%) frente a un 47% de mujeres. Por el contrario, las mujeres participan más en encuentros con familiares y amigos (59% vs. 52%) y son ellas las que diariamente llevan una alimentación más variada, que además incorpora frutas y verduras (63% vs. 56%).

La influencia de la alimentación
La alimentación es una fuente esencial de vitalidad. Para la mayoría de españoles, los tipos de alimentos que más vitalidad les aportan son los naturales y los ricos en vitaminas con un 28% y 27% respectivamente, muy por delante de otras opciones como los frescos y los dulces (15%), los sabrosos (13%) o los bajos en calorías (2%). Los alimentos naturales son especialmente valorados por el grupo de población mayor de 50 años.
Con respecto a los alimentos concretos que aportan vitalidad, hombres y mujeres de todos los rangos de edad participantes en el estudio han coincidido en que las frutas y verduras ricas en vitamina C, como el kiwi o el brócoli, son los que más vitalidad les aportan. Para las mujeres el chocolate es la segunda opción mientras que para los mayores de 65 años, el alimento que les aporta más vitalidad por detrás de las frutas y verduras ricas en vitamina C son los frutos secos.

José Henríquez
Acerca de José Henríquez 195 Articles

Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta