Cuanto más procesado es un alimento, menos saludable es en general

II Estudio Caser sobre Salud Familiar: "Alimentación y estilo de vida del niño del siglo XXI"

El II Estudio Caser sobre Salud Familiar: “Alimentación y estilo de vida del niño del siglo XXI”, presentado esta mañana, pone de relieve que los niños españoles no comen las frutas y verduras que debieran, y esta carencia está directamente relacionada con los problemas de sobrepeso en la población infantil. De esta manera, los resultados del estudio muestran que los alimentos más consumidos por los niños españoles son el pan, la pasta, el arroz, las patatas, las legumbres tiernas y los cereales. El consumo conjunto de frutas, verduras y hortalizas se estima a 21,19 raciones semanales, cuando el mínimo, según las recomendaciones de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), debería ser 35 raciones.
Según explicó el doctor José María Hernández Briones, director médico de Caser, la pirámide nutricional de la SENC es un referente, que combina con otros factores fundamentales para mantener una vida sana, porque todo está relacionado, como la actividad física o el equilibrio emocional. Estas pirámides “son pedagogía y hay que conocerlas”, afirma el doctor, que no quiso entrar en debates de si debemos o no “contar calorías”, pero sí que es importante conocer lo que comemos y mantener un equilibrio en nuestra vida, porque la nutrición no es todo, depende de nuestro estilo de vida, por eso “no hay recetas mágicas”, afirma Hernández Briones. Lo que sí hay son alimentos recomendados o no con carácter general, y eso también lo obtenemos de la información de la pirámide nutricional. “Pirámides nutricionales que incluyen algo más que información sobre los grupos de alimentos todavía no han llegado al gran público”, señala el doctor.
Los nutricionistas abogan incluso por dar un paso más y señalan que la pirámide es algo a superar hacia un análisis individualizado de cada individuo. Pero mientras llegamos a esta situación “ideal”, las recomendaciones básicas van enfocadas a evitar, en la medida de lo posible, los alimentos procesados, entendiendo estos como los modificados por procesos físicos o químicos para mejorar su conservación o variar sus características. Por ejemplo, alimentos como los refrescos, pan de molde, cereales azucarados, snacks, etc. No en vano en el estudio también se puede apreciar la relación existente entre el consumo de este tipo de productos y el sobrepeso. “Cuanto más procesado es un alimento, menos saludable es en general”, afirma el director médico de Caser, para quien no se trata de demonizar ningún alimento, sino de controlar la ingesta de los mismos, algo que podemos hacer viendo su composición.
En este sentido, los profesionales sanitarios abogan por aumentar la cantidad y calidad de la información, apoyándose a menudo en los nutricionistas.

Principales conclusiones del estudio
Este es el segundo año del estudio, que realiza la compañía aseguradora Caser, analizando los hábitos de 1.083 niños de entre 3 y 14 años de nuestro país. Caser presentará sus conclusiones por partes, siendo las de hoy las referidas a su alimentación.
El estudio recoge un volumen de entrevistas que asegura representación en cada comunidad autónoma, incluyendo Ceuta y Melilla, con un margen de error de ±3’1% y un nivel de confianza del 95%. “Con este estudio, en el que además de los progenitores de estos niños también han participado expertos en alimentación infantil y un grupo de madres y padres blogueros, damos continuidad al desarrollado en 2015 sobre las madres y padres del siglo XXI”, explica el doctor Hernández Briones. “En esta ocasión, nuestro objetivo es conocer cuáles son los hábitos de vida de nuestros niños, cómo se alimentan, si practican ejercicio físico, cuántas horas le dedican, cuántas horas duermen de media, cómo distribuyen su tiempo de ocio, sus hábitos de higiene… Todo ello con el fin de poner nuestro granito de arena para procurar niños cada día más sanos. Y es que, según los datos de este estudio, el 20,8% de los pequeños de entre 3 y 14 años de nuestro país tiene sobrepeso y el 13,2% obesidad, unas cifras importantes que son motivo de gran preocupación y sobre las que vienen alertando desde hace tiempo los expertos”.

La comida en el cole
Una de las conclusiones más sorprendentes del estudio es la satisfacción de las familias con los comedores escolares, así como la falta de diferencias entre lo que se come en casa y en el cole, lo que desmiente la falsa creencia de que los niños comen más y mejor en el colegio. Curioso también es conocer que la mayoría de los niños come en casa, solo una cuarta parte (el 25,76%) de los niños españoles de entre 3 y 14 años comen cada día en el colegio, la mayor parte de cuyos padres (el 86,4%) se muestra satisfecho con este servicio. No obstante, el doctor aclara que puede haber diferencias importantes en función de la Comunidad Autónoma.

Técnicas de cocinado
Las técnicas de cocinado son también un aspecto importante para lograr una alimentación saludable. Tanto es así, que, de hecho, éste es un punto que, junto a otros como la actividad física o el equilibrio emocional, los expertos destacan a día de hoy en las nuevas pirámides nutricionales. Según los resultados del estudio, la cocción es la técnica de preparación de alimentos más utilizada por las familias españolas con niños de entre 3 y 14 años (una media de 8,20 veces por semana), seguida de la plancha (4,34 veces por semana), el horneado (3,04 veces/semana) y la fritura (1,71 veces/semana). El microondas (0,07 veces/semana) y el vapor (1,09 veces/semana) son, por su parte, las menos usadas. El estudio también muestra que a mayor utilización de la técnica de fritura, mayor peso de los pequeños, mientras que a mayor utilización de la técnica de cocción, menor peso.

La merienda, a diario
La merienda es, junto con la media mañana, un hito necesario para ingerir las cinco tomas diarias recomendadas por los expertos y parece que los niños de nuestro país cumplen con ello. Así, según las conclusiones del estudio de Caser, el 95,2% de nuestros pequeños merienda cada día. Un dato que coincide con el estudio específico sobre la merienda en los niños españoles, que se presentó esta misma semana y recogimos en Vive Saludable. Las conclusiones de ambos no se contradicen, aunque no coincidan plenamente: el bocadillo es la opción más consumida (el 54,1% de los niños come más frecuentemente bocadillos), seguida de la fruta (el 32,7% de los niños merienda de forma más frecuente la fruta) y los alimentos preparados (tomados en primera opción por el 29,4% de los niños).
Con todo, los padres españoles califican con un notable (7,71 puntos en una tabla del 1 al 10) los hábitos alimenticios de sus hijos, en parte porque faltan conocimientos para tener una actitud más crítica ante este tema. “Prueba de ello es que los progenitores de niños con sobrepeso califican con la misma puntuación (7,71) que la media general la alimentación de sus hijos, bajando muy ligeramente hasta un 7,51 en el caso de los padres de pequeños obesos”, explica el doctor Hernández Briones. No obstante, el 44,6% de los padres reconocen que echan de menos elementos en la alimentación de sus hijos, sobre todo verduras, frutas o pescado.

Situación ante la crisis
El estudio también recoge la situación creada con la crisis económica, que refleja cambios en los hábitos nutricionales de quienes más la han padecido. En este sentido, los datos indican que un 6,6% de los niños de entre 3 y 14 años de nuestro país han visto modificada su alimentación como consecuencia de la misma. En esos casos, “suele variarse la alimentación en los niños de más edad, procurando que no afecte a la alimentación de los primeros años. Esta modificación tiene que ver con el reciente éxito de las marcas blancas y, en cuanto a alimentos concretos, se centra en un menor consumo de pescado y de carnes rojas”, concluye el director médico de Caser.

José Henríquez
Acerca de José Henríquez 182 Articles
Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta