¿Meriendan los niños mejor o peor que sus padres?

Primer estudio sobre hábitos de la merienda en España

Esta es la gran pregunta que viene a responder el primer estudio sobre hábitos de la merienda en España, realizado por lo consultora Ipsos y presentado hoy por El Caserío, en colaboración con Aldeas Infantiles SOS. La conclusión más destacada es que si bien el hábito de la merienda ha cobrado mayor importancia, también lo es que se realiza de forma más sedentaria. Según Javier Maldonado, director de marketing de Ipsos, “nadie renuncia a ese momento merienda”, afirmación que corrobora el hecho de que el 95% de los niños meriendan habitualmente, frente al 82% de la generación de sus padres. Algo que representa un avance desde la perspectiva nutricional, si bien el hecho de que los niños se hayan vuelto más sedentarios no resulta tan positivo. De esta manera, el 54% de los adultos españoles de entre 35 y 55 años aseguran que merendaban jugando en casa o en la calle, mientras que sólo el 21% lo hacía viendo la televisión, jugando a videojuegos o con el teléfono móvil. Esta última cifra ha llegado casi a duplicarse entre sus hijos, ya que el 39% de ellos meriendan mientras llevan a cabo este tipo de actividades más sedentarias.
Por Comunidades Autónomas, Andalucía es la más sedentaria, con un 66%, y en el lado contrario está el País Vasco, con un 59% que merienda jugando, ya sea en casa o la calle.

Qué meriendan
Respecto a los alimentos que consumen los niños en la merienda, también se aprecian notables diferencias, pues “el bocadillo ha perdido protagonismo”, afirma Maldonado. En la generación anterior, el 80% afirmaba consumir bocadillos para merendar, un 5% también incluía leche y un 3% fruta. Los datos parecen que han mejorado, al aumentar el consumo de fruta y lácteos, un 7% y 9%, respectivamente. Además, ahora se consumen menos bocadillos, pues sólo lo hacen el 40%.
Estos datos ponen de manifiesto que ha aumentado la preocupación por la salud nutricional. Como explicó Aida Izaguirre, responsable de marketing de El Caserío, “los cambios de hábitos no solo se han observado en cuanto a alimentos o actividades realizadas, sino que, según este estudio, hemos podido comprobar que la mayoría de los padres aseguran estar muy preocupados por la nutrición de sus hijos”. No obstante, “el 66% considera que las meriendas que prepara a sus hijos son saludables, pero de vez en cuando compensan con algún capricho”, termina Izaguirre. En este sentido, Maldonado destaca el consumo de bollería industrial y productos similares, que si bien no arroja cifras significativas, preocupa el aumento que está experimentando en la hora de la merienda: ha pasado del 2% en los padres al 6% en los hijos. Algo que ocurre especialmente entre segmentos de población con problemas económicos o de bajo poder adquisitivo. Este dato es especialmente significativo en las regiones del sur de España, sobre todo entre los niños canarios y andaluces, que toman más sándwiches (73% de los canarios) y bollería (40% de los andaluces).
En cuanto a los tipos de alimentos, también cabe destacar la importante presencia de la marca El Caserío en la merienda, pues estaba presente en el 89% de las meriendas de los padres durante su infancia y, en los últimos años, más del 70% de los niños que merendaban quesitos mantienen a la marca como uno de sus ingredientes.

Solos o acompañados
Otra de las conclusiones más significativas del estudio es la importancia que tiene la merienda desde una perspectiva emocional, algo que Maldonado califica con”notable alto”, por el impacto que tiene este recuerdo entre los entrevistados. Además, ahora los padres están más implicados en la misma, en contra oposición al recuerdo de sus padres, para quienes sus madres eran las que solían prepararle la merienda (en el 88% de los casos). Pero con el paso de los años, aunque este porcentaje sigue siendo muy elevado (78%), los niños aseguran que cada vez es más el padre quien se encarga de este cometido (13%, frente al 2% de la generación anterior), poniendo de relieve que cada vez más hombres tienen la oportunidad de implicarse en la crianza de sus hijos. Esta tendencia es especialmente significativa en Cataluña, donde el papel del padre en la merienda es superior a la media nacional.
Aun así, el 75% de los padres y madres encuestados considera que el ritmo de vida actual no les permite disfrutar de esta comida con los pequeños de la casa.
Por su parte, al 54% de los adultos les gustaría que sus hijos pudieran tener meriendas como las que ellos mismos vivieron durante la infancia. Algo que no siempre es posible, dado que tal y como explicaron los presentes, no todos los niños pueden mantener este hábito correctamente, entre otras razones, por la falta de recursos. Así, Aida Izaguirre agradeció el importante papel que para que esto se pueda conseguir juega Aldeas Infantiles SOS, con la que colabora El Caserío.

La importancia de la merienda
Por su parte, el presidente de Aldeas Infantiles SOS, Pedro Puig, dio las gracias a Ipsos por el estudio, porque ayuda a “concienciar a los padres de la importancia de la merienda y que tomen nota de aquellas cosas que hacemos mal”. También dio las gracias a El Caserío por su colaboración con Aldeas, afirmando que las marcas son importantes, pero lo es más las personas que las hacen importantes, como es el caso del personal de El Caserío, muy involucrado emocionalmente con el proyecto de Aldeas Infantiles SOS.
Respecto a la importancia de la merienda, Puig explica que “es uno de los momentos más especiales en la vida de un niño. Fomentar su nutrición, buenos hábitos y colaborar en la creación de recuerdos positivos, ayuda en su crecimiento y evolución hacia la vida adulta”. Por ello Adelas Intantiles SOS procura atender esta necesidad nutricional desde sus centros de día, que durante los años de crisis ha duplicado su labor, donde se “procura fortalecer a las familias”, matiza Puig, pero centrados en los niños. En estos centros se atiende las necesidades nutricionales de los niños que no pueden tener una merienda diaria o en condiciones, porque tal y como explica el presidente de la fundación, es importante desde la perspectiva nutricional, pero también ayuda a los padres aliviando su situación, ya que éstos lo pasan fatal por no poder atender adecuadamente a sus hijos.

José Henríquez
Acerca de José Henríquez 182 Articles
Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta