10 mitos y verdades sobre el aumento de pecho

Dr. Pierre Nicolau, especialista en cirugía plástica y medicina estética.

¿Las prótesis mamarias caducan? ¿Se puede amamantar a un bebe después de un aumento de pecho? ¿Las cicatrices son visibles? Estas y otras preguntas les surgen a muchas mujeres que se quieren someter a una intervención de aumento de senos. Una operación de cirugía estética que, según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), es la más practicada en España. Así lo confirma también el Dr. Pierre Nicolau, especialista en cirugía plástica y medicina estética, quien a continuación desvela los 10 mitos y verdades sobre la operación de aumento de pecho.

  1. Cuanto mayor es el implante, mayor es el riesgo de que surjan complicaciones: verdadero. Los efectos adversos o las dificultades se acrecientan cuanto mayor es el tamaño del implante. Por ejemplo, con un implante de grandes dimensiones hay más probabilidades de que se dé una contractura capsular o pliegues en la piel.
  2. Puede haber rechazo a los implantes: falso. Los implantes son totalmente neutros en el cuerpo. “Lo que puede ocurrir es que se dé una contractura capsular, esto es, una contractura de la cápsula alrededor del implante, que lo que hace es darle a los senos una apariencia de dureza, de demasiada tensión. Pero esto no es un rechazo y solo ocurre en el 2 o 3 por ciento de los casos”, asegura Nicolau.
  3. Las prótesis se notan: depende. Esta cuestión va en función de la elección del tipo de prótesis, del tamaño de los implantes, así como de la localización, que puede ser debajo de la glándula o del musculo pectoral. Cabe destacar que, en general, apenas se notan, ya que se colocan debajo de la piel y solo son perceptibles cuando se tocan.
  4. Las prótesis mamarias caducan: verdadero. Si bien, los implantes modernos caducan muy lentamente y su riesgo de rotura es muy bajo. Esto se debe a que tienen paredes de tres o cuatro capas diferentes. A este respecto, el Dr. Pierre Nicolau subraya que “aunque una paciente sufriese un traumatismo de tórax, las prótesis no se romperían porque su resistencia es mayor que la del mismo tórax”. Nicolau añade que “es imprescindible que todos los años se verifique el estado de las prótesis con un examen físico o una ecografía”.
  5. Las cicatrices son visibles: depende. Principalmente porque éstas se percibirán más o menos en función de la zona en la que estén. Hablamos de la zona axilar, la areola o en el pliegue inferior del seno, aunque en opinión del Dr. Nicolau, “habitualmente las cicatrices son prácticamente invisibles”.
  6. Durante el embarazo se puede dar el pecho: verdadero. Se puede dar el pecho porque el implante no toca la glándula mamaria. Y, al no tocarla, no influye en la lactancia. El embarazo y la lactancia afectan de la misma manera a una mujer que se haya sometido a un aumento de mamas y a otra que no. Aumenta el volumen de las mamas y luego disminuye, y con respecto al tamaño de la prótesis, ésta no varía.
  7. El aspecto del pecho evoluciona con el paso del tiempo: depende. Fundamentalmente del peso y el tamaño del implante. Pierre Nicolau explica que “cuanto más grande, más pesa, y es entonces cuando se puede estirar demasiado la piel y provocar una caída secundaria del implante”. Asimismo, señala que “con uno de tamaño normal, no hay muchos cambios”.
  8. Las prótesis mamarias puedan producir cáncer o hacer más difícil la detección de posibles tumores: falso. Precisamente hay diversas publicaciones científicas que han concluido que se dan menos casos de cánceres en las pacientes que tienen implantes. En opinión del Doctor, “esto puede deberse a que es más fácil de palpar la glándula mamaria y descubrir así si hay pequeños nódulos”. Sobre la detección de posibles tumores, el doctor advierte que “es mejor que las mujeres que estén operadas del pecho se hagan la revisión con un escáner en vez de con una mamografía. Principalmente porque con una mamografía se pueden provocar daños en el implante debido a la presión”.
  9. Tras una operación de este tipo, hay que examinarse con mayor frecuencia o seguir unos cuidados especiales: verdadero. Es muy importante hacerse un examen cada año, simplemente para verificar la integridad del implante.
  10. La recuperación es larga: depende. Es una operación que puede ser un poco dolorosa tras la operación. Sobre todo, para quien se haya colocado los implantes debajo del músculo. La recuperación suele ser de una semana y, a las tres semanas, ya se puede practicar deporte.
Redacción
Acerca de Redacción 6460 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta