“Un plato habla de sus gentes y hasta de la antropología del lugar”

Entrevistamos al periodista José Ribagorda

El presentador de informativos del fin de semana, José Ribagorda, nos deleita con un viaje gastronómico a través de las páginas De las cosas del comer. Una aventura que no dejará indiferente a ningún paladar.

Periodista de vocación, trastea en las cocinas de aquellos que han dedicado su vida a deleitarnos con sus manjares y con sus creaciones. Su espíritu curioso le ha llevado a indagar en los productos, restaurantes, platos, establecimientos y joyas enológicas de nuestro país. Y a descubrirnos sabores y lugares nuevos y desconocidos para el lector. Cada página estimula nuestros sentidos y entendemos de donde nace su pasión. Desde que presentó el programa gastronómico de Telecinco “Cocineros sin estrella” se ha convertido en uno de los mayores y más reconocidos divulgadores gastronómicos de nuestro país. Y hoy nos acerca a conocerlo un poco más y a descubrir lo que se esconde detrás de cada fogón.

Entre el periodismo y los fogones, ¿cuál es verdaderamente su pasión?
Son dos pasiones que se complementan. Armonizo mi oficio con mi afición y contribuyo a divulgar la gastronomía.

¿Cómo surge esta pasión de contar las delicias de otros?
Desde muy joven me decanté por la autenticidad. En lugar de las anodinas cafeterías, siempre me decante por viejos cafés y tabernas con historia, por lugares con tintes evocadores.

Este viaje gastronómico en su libro De las cosas del comer, ¿cómo ha sido? ¿Y en estos viajes que ha desarrollado, cuál ha sido el criterio de la elección?
Seguir con el criterio que me marqué con “Cocineros sin estrella”. Una búsqueda de autenticidades gastronómicas que, en este caso, sin atender a tradición o vanguardia, he extendido a productos, a establecimientos comerciales y al fascinante mundo del vino.

Estos viajes, al fin y al cabo, también son una forma de conocer a los pueblos, ¿se puede conocer a las gentes y a los pueblos por el paladar, por lo que cocinan, por lo que comen?
Siempre tengo presente una máxima de uno de mis referentes, Josep Plá, que decía que la gastronomía es el país en el plato. Un plato habla de sus gentes y hasta de la antropología del lugar.

¿Qué puedes desatacar de cada viaje que has realizado, que te has llevado de estos lugares, de estas gentes?
La autenticidad, para mí el único camino para alcanzar la excelencia. También el grado de desconocimiento que se puede tener de todo lo que revelo en el libro o el escaso reconocimiento que tienen los productos, los restaurantes, los establecimientos comerciales o los vinos y enólogos que forman parte de este tratado de verdades.

¿Podríamos decir que en España se come bien, sano y saludable?
Vamos hacia ello. Es una tendencia imparable, El altísimo nivel de nuestra vanguardia ha mejorado las técnicas culinarias consiguiendo que los platos que llegan a nuestras mesas sean mucho más saludables. La creciente tendencia ecológica de los productores está posibilitando que lleguen al mercado productos de mucha mayor calidad y, por supuesto, más sanos.

¿Este libro es un reflejo de tu blog, cómo y por qué comenzó esta aventura?
De hecho lleva el mismo nombre, De Las Cosas del Comer. Cuando llegué de nuevo a Telecinco, en el año 2006, se empezaban a vislumbrar las posibilidades de Internet. Fue entonces cuando la dirección de informativos me propuso crear un blog que se llamó La Buena Vida, en la que daba rienda suelta a mi afición por la gastronomía. Con el paso del tiempo ese blog pasó a convertirse en la web www.delascosasdelcomer.com que es un gran contenedor gastronómico de Mediaset en Internet.

¿Tu pasión es solo por conocer la gastronomía y los caldos de nuestro país, o también te apasiona cocinar?
Me gusta mucho cocinar, hacerlo con mi familia y para los amigos. Hacer de cada comida un ritual de disfrute, de placer. La gastronomía es vida, la mejor vida. Te forma, te educa, te permite apreciar el trabajo de productores y cocineros…

¿Estar al frente de la población dando las noticias se convierte en una responsabilidad?
Una enorme responsabilidad. Ofrecer la mejor información, con la máxima objetividad y que interese al espectador es una máxima que siempre he seguido.

¿Últimamente las noticias que abundan no son simplemente optimistas, estos viajes y la gastronomía te evaden de la triste realidad?
Son viajes que me abren el horizonte informativo a sensaciones más agradables que las que habitualmente nos depara la actualidad. El fin de semana el espectador se instala en estado de ánimo diferente a entre semana.

Siempre un presentador de televisión es un extraño, y a la vez es alguien conocido que está todos los fines de semana en la casa de millones de personas, ¿cómo es realmente José Ribagorda?
Una persona sencilla, muy normal que disfruta de las cosas más elementales. Del amor de tu familia, de la fidelidad eterna de tus mascotas, de tu huerto o tus frutales, de un atardecer en paz contigo mismo, de una lectura.

¿Cómo se cuida ante tanta tentación culinaria?
Comiendo con sentido común, sin practicar excesos y evitando las cenas. Suelo desayunar fuerte y almorzar con moderación. Y eso sí, hacer el mayor ejercicio posible.

Le parece importante practicar deporte, ¿realiza algún tipo de ejercicio?
Me gusta mucho el tenis, aunque no tengo tiempo para practicarlo como lo hacía. Ahora sí, nunca dejo de llevar a cabo mi pequeña tabla de gimnasia y últimamente monto en bicicleta todo lo que puedo.

Comparte con su familia esta pasión por la gastronomía y el periodismo, ¿de qué forma?
La comparto plenamente. Mi mujer Loles Silva, además de una magnífica cocinera es la verdadera jefa de la web. A nuestra pequeña tratamos de imbuirla al máximo con nuestra pasión, bien asistiendo a vendimias, cocinando con ella en casa, o visitando mercados para que aprenda a conocer el producto de temporada

¿Qué viaje culinario nos recomendaría?
Cualquiera por España. Tenemos la inmensa fortuna de vivir en un país de una variedad increíble.

¿Lo más caro tiene que ser lo mejor?
Para nada. La excelencia se puede alcanzar degustando una simple croqueta. Bueno, de simple no tiene nada, porque una croqueta es todo un tratado gastronómico.

¿Por qué en los fogones están las mujeres, y los grandes chefs son realmente hombres?
Es una paradoja que no alcanzo a entender y me lo he preguntado muchas veces. Cuando escribí Cocineros sin estrella y dirigí la serie para Telecinco, comprobé que la tradición estaba sostenida fundamentalmente por mujeres. No alcanzo a entender porque la vanguardia está dominada por hombres, ante el inconmensurable talento que siempre han demostrado las mujeres.

Sobre todo porque llama mucho la atención que casi todos ellos aprendieron a cocinar con sus madres, abuelas… las mujeres de la casa.
Así es. Todos tienen a las madres como referencia, también a las abuelas, A ellas les deben todo. No es poco, en cualquier caso. Al menos se las tiene la consideración que las abuelas y madres se merecen.

¿Qué noticia o que primicia culinaria nos darías?
La del próximo libro, pero creo que sólo está en la mente de mis editores.

Viajes e investigaciones que te quedan por descubrir… ¿Cuál será el siguiente reto?
Muchísimos, porque cuanto más aprendo y descubro, más entiendo que me queda mucho por aprender y por experimentar.

Acerca de Teresa Ortega 28 Articles

Teresa Ortega es colaboradora de la revista Estar Vital, editada también por el Grupo TPI, entrevistando los personajes de portada de la revista, que también replicamos en Vivesaludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta