En verano no hay que desatender los cuidados que requiere la voz para evitar patologías

Judith Wuhl de Carli, de la Unidad de Logopedia del Hospital Quirónsalud San José.

Judith Wuhl de Carli, de la Unidad de Logopedia del Hospital Quirónsalud San José, da algunos prácticos y fáciles consejos, como no tomar bebidas frías o protegerse siempre con un fular o un abrigo ligero.

Aunque el cuidado de la voz no tenga vacaciones y mucho menos para los profesionales de la voz, no es menos cierto que en verano,  al cambiar nuestra rutina y nuestros hábitos, y al estar sometidos a variables de esta época, puede suceder que descuidemos nuestras atenciones para con el órgano de la voz, con las consecuencias que conlleva. Como explica Judith Wuhl de Carli, responsable del área de rehabilitación de la voz de la Unidad de Logopedia del Hospital Quirónsalud San José, “por órgano de la voz entendemos todos los sistemas que trabajan coordinadamente para producir sonidos y habla: músculos respiratorios y sistema respiratorio con sus mucosas, productor de sonido (laringe) y sistema  articulatorio y resonador”. Por eso, esta especialista recomienda tomar algunas precauciones para evitar sorpresas desagradables o alguna patología vocal indeseada. “Es importante que aunque nos apetezca beber cosas frías, lo evitemos. Esto podría irritar la mucosa orofaringea, indispensable para la resonancia y la transmisión del sonido. ¿Qué pasa si nos acercamos  un hielo a la piel del  cuerpo? Se enrojece, se inflama. Lo mismo sucede en la mucosa oral y es por eso (además de por otros factores) que nuestra voz cambia cuando nos duele la garganta”, abunda Judith Wuhl.

Protección de un fular o abrigo ligero
Por otra parte, no está demás llevar siempre con nosotros un fular o un abrigo ligero para paliar los cambios de temperatura que, a veces y de modo imprevisto, se producen de una manera natural, sobre todo en zonas de costa. Pero también hay que cuidarse de los  aires acondicionados, cuya temperatura no debería bajar de los 24/26 grados. “Es en los cambios bruscos de temperatura cuando los virus acechan. De ahí que haya que evitar ponerse frente a un ventilador durante un lapso de tiempo prolongado, como dormir con uno estático, pues producirá sequedad de mucosas. Esto no solo ocasiona molestias a la hora de hablar y cambios en el timbre de la voz, si no que impide que la cubierta del aparato fonador haga de barrera natural contra los virus y las bacterias”, advierte.
Por último, Judith Wuhl aconseja que en piscinas muy transitadas o en las que no se esté muy seguro de su desinfección o en mares que pudieran estar contaminados, resulta muy beneficioso hacer gárgaras y limpiar las fosas nasales con agua o agua templada y sal, al menos antes de acostarse, para eliminar cualquier sedimento no deseado. “Disfrutar del verano, sí, pero con seguridad”.

Redacción
Acerca de Redacción 4364 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta