¿Qué hago si tengo diástasis?

La diástasis de los rectos abdominales (DRA) es la separación de los músculos abdominales por el crecimiento de la tripa por sobrepeso o durante el embarazo en el caso de la mujer. Le ocurre al 100% de las mujeres durante la gestación. Al crecer mucho el abdomen la línea central, “línea alba”, se expande y se produce la diástasis. Esta separación provoca un aumento del volumen del abdomen, hernias umbilicales, molestias de espalda y debilidad de suelo pélvico como incontinencia así como problemas digestivos. Dependerá del volumen cogido y de los ejercicios perjudiciales que hayamos realizado, el que tengamos mayor o menor diástasis.
La manera más sencilla de saber si sufrimos diástasis es la siguiente prueba: Tumbada boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies en el suelo, situamos la mano plana en el ombligo y levantamos ligeramente la cabeza. Si existe un espacio y los dedos se hunden indica que tenemos una rotura de la línea alba y por lo tanto DRA.

“Es bastante habitual confundir la diástasis con sobrepeso, muchas veces parece que se sigue embarazada de 3 meses, sin embargo, esta confusión puede ser muy peligrosa ya que para combatirla es habitual hacer ejercicios abdominales que empeorarán la diástasis. Pues los tradicionales abdominales son muy dañinos”, explican desde Fisioterapia Vicetto, especialistas en abdomen,  creadores del  tratamiento StopDiastasis.com.

Una vez diagnosticada la diástasis y el grado de separación de los músculos, existen distintos programas para hacer frente a esta lesión (común en las embarazadas) cuyos objetivos es aumentar la fuerza en la zona  del abdomen y lumbar o mejorar el suelo pélvico. Sin embargo, debemos tener mucho cuidado con ejercicios como pilates o yoga ya que pueden ser perjudiciales si no se realizan de la forma correcta.

“Los tres puntos fundamentales para recuperarse son: interiorizar que es lo que no se debe hacer, aprender ejercicios para mejorar el abdomen, así como aprender a moverse en el día a día sin dañar el abdomen”, asegura Rafael Vicetto, fisioterapeuta especializado.

Aunque durante muchos años para curar la diástasis sólo existía operación, ahora hay un tratamiento no invasivo como alternativa al paso por el quirófano. Stopdiástasis ha desarrollado un sistema basado en ejercicios con un fisioterapeuta. Los resultados son visibles desde las pocas semanas y su creador asegura que, si se siguen las instrucciones, la mayoría nota una enorme mejoría pasados 21 días. Los abdominales hipopresivos también son muy usados para la recuperación del parto pero no son tan efectivos contra la diástasis.
Las futuras mamás pueden prevenir la diástasis cuidando los músculos del abdomen durante el embarazo. Un buen ejercicio es contraer el transverso abdominal, “meter el ombligo”, el bebé estará encantado con el masaje y el movimiento y la mamá estará trabajando los músculos abdominales, aconsejan en StopDiastasis.com.

 

Redacción
Acerca de Redacción 4365 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta