Operación “Destapa tus Pies”

La aparición de hongos, las verrugas plantares o callosidades, la deformidad en los dedos de los pies (juanetes) y las uñas encarnadas son algunas de las afecciones más comunes y que más preocupan con la llegada del verano.
Con la llegada del buen tiempo es el momento de lucir los pies, lo que puede incomodar a más de uno. Y aunque son una parte esencial del cuerpo, que debería cuidarse durante todo el año, solo se le presta atención cuando es el momento de enseñarlos. La reconocida Clínica Tufet de Barcelona dispone de una unidad especializada en cuidado de los pies, con la que aconseja en cada caso (hongos, callosidades, uñas encarnadas, juanetes, etc.) el tratamiento más adecuado.

Las afecciones más comunes
Los expertos de la Clínica Tufet, explican las principales afecciones de los pies y sus respectivos tratamientos:

  • Los hongos en las uñas (onicomicosis): La onicomicosis es una de las afecciones ungulares más frecuentes, que llega a afectar hasta a un 11% de la población europea. Entre los factores que predisponen a sufrirla están: la hiperhidrosis (exceso de sudor), el uso de calzado muy cerrado, traumatismos de repetición, diabetes, síndromes de inmunodeficiencia e insuficiencia vascular periférica, etc.
    Tras un examen clínico y un análisis micológico (que incluye el examen directo y el cultivo de hongos) los expertos de la Clínica Tufet diagnostican el tratamiento de curación más adecuado:

    1. Técnicas mixtas de avulsión y anti fúngicos locales: se procede a la disminución del grosor de la uña de forma química, quirúrgica o mediante el láser CO2.
    2. Anti fúngicos orales: muy aconsejable cuando existe la afectación de los bordes laterales de la uña, unido al tratamiento local.
    3. Láser Nd-Yag: se utiliza el láser Nd-Yag que elimina de forma definitiva los hongos en solo 4 sesiones (una cada 15 días). Se recomienda una nueva sesión a los 6 meses de confirmación.
  • Las callosidades en la planta del pie: Las callosidades son una hipertrofia de la piel del pie. La mayoría se producen por un problema de sobrecarga mecánica del pie y pueden llegar a ser muy molestas al producir un severo dolor al caminar por el roce con el calzado.
    Tras un correcto diagnóstico y una evaluación de la causa de las callosidades en la planta del piel, el experto prescribe el tratamiento más idóneo:

    • Inicialmente se puede realizar un tratamiento para adelgazar las callosidades mediante exégesis con diferentes sistemas que mejoran parcialmente el dolor.
    • En el caso de las callosidades más frecuentes por sobrecarga, se recomienda el tratamiento con plantillas a medida.
    • En los casos más severos se recomienda el tratamiento quirúrgico mediante la realización de osteotomías o cortes en el hueso con el objetivo de mejorar la mecánica del pie.
  • La deformidad en los dedos de los pies: Es uno de los problemas más extendidos. En muchas ocasiones la deformidad es solo un problema estético, pero en otras esta deformidad genera un severo dolor e incluso la incapacidad de calzarse. En los casos que la deformidad de los dedos de los pies sea importante y dolorosa, o que no mejore con siliconas correctoras, se recomienda el tratamiento quirúrgico.
    La cirugía específica de los dedos del pie ofrece una buen corrección consiguiendo unos dedos rectos y sin dolor (osteotomías para conseguir un dedo más recto o tenotomías para balancear los dedos).
  • El juanete (también llamado hallux valgus) es uno de los casos más extendidos de esta deformidad, que surge por la desviación del primer dedo hacia la parte de fuera creando una especie de protrusión en el pie. El tratamiento más eficaz para la deformidad del juanete es la cirugía de corrección. Es esta se realizan unos cortes a nivel del hueso con desplazamiento de éstos para conseguir que el primer dedo esté recto y bien alineado corrigiendo la deformidad del juanete. La recuperación es muy rápida y el paciente puede andar con un zapato especial el mismo día de la cirugía.
  • Las uñas encarnadas: Este es otro problema frecuente que puede causar dolor en los dedos de los pies. La uña encarnada se produce por una inflamación y posible infección de la región periungucal. Las causas que producen su aparición pueden ser: por la morfología o forma de la uña de cada persona, por el uso de zapatos con puntas estrechas, por las contusiones o
    golpes, etc.
    El principal tratamiento para la uña encarnada del pie es realizar un corte exacto, que ha de ser realizado por el podólogo. En el caso de presentar dolor en la zona periungucal, se recomienda el lavado con agua caliente, y añadir clorina para desinfectar. Es básico mantener el piel del dedo bien seco y también se recomienda utilizar cremas antisépticas. Si se diagnostica una infección en la zona, se recomienda el uso de cremas con antibiótico para controlar la infección. Y en los casos de las personas que no mejoran con estos tratamientos se aconseja realizar una cirugía sobre el primer dedo del pie.
Redacción
Acerca de Redacción 6505 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta