La verdad sobre los masajes faciales

Con el actual ritmo de vida, buscar hábitos saludables es cada vez más importante. Entre ellos, el cuidado diario de la piel (especialmente de la cara y el cuello) es una de las rutinas imprescindibles y en la que cada día se habla más de los masajes faciales. Pero ¿sabemos realmente la importancia de un buen masaje? ¿valoramos realmente sus beneficios o son un capricho totalmente prescindible? La experta y miembro de la SEMAL y la SEMCC, Inmaculada Canterla, nos explica toda la verdad que hay tras este movimiento de moda, y qué hay que tener en cuenta a la hora de hacerse un masaje facial para obtener todos sus beneficios.

“Los masajes faciales deberían ser como hacer deporte, una “obligación”, ya que ayudan a mantener la estructura del rostro en forma” explica la especialista en medicina antiaging Inmaculada Canterla, directora de Cosmeceutical Center, “si trabajáramos los músculos de la cara como hacemos con los del cuerpo, tendríamos los párpados, los pómulos y el óvalo mejor posicionados y aportaríamos firmeza a la figura y el perfil del rostro” aclara.

Los beneficios de un buen masaje facial
El masaje facial ha sido utilizado a lo largo del tiempo por sus múltiples beneficios. Por eso Inmaculada Canterla quiere recordar la importancia de incluirlo dentro de las medidas de lucha contra el envejecimiento, “los masajes faciales no deberían concebirse como un lujo, si no como una herramienta más de trabajo dentro de los tratamientos de belleza, necesarios para paliar los efectos negativos que produce el paso del tiempo en la piel” explica experta.
Entre sus múltiples beneficios, Canterla destaca:
– Aumenta la circulación de la sangre, eliminando los productos de desecho acumulados en el torrente sanguíneo. A nivel del aparato circulatorio, reduce el ritmo cardíaco y disminuye la presión sanguínea. Al mejorar la circulación de la sangre los nutrientes y el oxígeno llegan con más rapidez a las zonas necesitadas.
– Reduce la inflamación y mejora la cicatrización de las heridas.
– Alivia el estrés emocional. El contacto de la mano del especialista proporciona confort, también regula y alivia la tensión proporcionando una sensación de calma y tranquilidad.
– Descontractura y relaja los músculos.
– Refuerza los músculos y la piel de la cara mejorando la firmeza, la piel cansada, fatigada y desvitalizada

Inmaculada Canterla, directora de Cosmeceutical Center, experta y miembro de la SEMAL y la SEMCC.

La importancia de los masajes faciales realizados por profesionales
Los masajes faciales están en auge y parece que cualquiera puede hacerlos, pero hay que prestar atención, ya que si masaje está realizado por una persona inexperta no tendrá ningún efecto, incluso podría provocar efectos adversos. “Un masaje debería relajar, recargar la energía vital, reactivar los músculos y si está bien hecho, los beneficios son duraderos después de la sesión”, apunta Canterla, “escoger a profesionales será la base para poder notar los efectos de los masajes faciales”. Para la experta “un buen masaje es aquel que está realizado por manos expertas que saben tocar en los puntos clave y en la dirección correcta, y a los que les dedican más de una hora de trabajo”.
La satisfacción del cliente y el éxito del masaje facial se conseguirá con terapias de calidad y una excelente atención. “En un tratamiento facial, el masaje es tanto un arte como una ciencia, y el dermocosmético aplicado también cuenta, y mucho. Obviamente debe tener una base oleosa que permita un buen deslizamiento de la manos sobre la piel, encontrando como texturas diferenciadas los aceites, las cremas y los geles. Lo idóneo es que tenga principios activos con actividad marcada y no sustancias de relleno que no aporten nada a la piel como los petroquímicos”, aclara Inmaculada Canterla.

La evolución y los tipos de masajes faciales
El masaje ha experimentado una continua evolución, influenciado por multitud de tendencias, la mayoría de ellas de origen oriental. A continuación la especialista Inmaculada Canterla nos explica algunas de las técnicas para los masajes faciales más de moda, y que pueden encontrarse en su centro Cosmeceutical Center:

  • Masaje Kobido: “Lifting facial sin cirugía”. Es un compendio de técnicas japonesas para conseguir un equilibrio entre la belleza facial y la salud de los tejidos y músculos que dan forma a esa belleza. Las diferentes manipulaciones que se hacen durante las sesiones de Kobido estimulan profundamente los canales energéticos del cuerpo para lograr esa
    armonía entre salud y belleza.
  • Masaje ayurvédico: tiene como objetivo el restablecimiento del equilibrio tanto físico como psíquico. En India, su país de origen, el masaje ayurvédico es un ritual inmutable: cada persona, sea cual sea su edad o condición, lo recibe al menos una vez por semana para procurar un bienestar global. Se basa en corregir el desequilibrio de las energías a través de técnicas enérgicas, para proporcionar un sentimiento de bienestar y actúa
    como medicina preventiva.
  • Masaje shiatsu japonés: es una terapia manual originada en Japón, aunque la base de su técnica también bebe de las fuentes de la medicina tradicional china. La técnica que caracteriza al shiatsu es la del uso de la presión, con intensidad de moderada a suave, sobre las zonas afectadas. Se emplea sobre todo el pulgar y la palma de la mano. Generalmente la presión con los pulgares que se ejerce coincide con los puntos de acupuntura de la medicina china.
Redacción
Acerca de Redacción 4364 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta