Viajar con niños

Evita que el viaje familiar se convierta en una pesadilla

Con la llegada del buen tiempo aprovechamos cualquier momento para viajar con la familia, pero lo que puede ser un placer también tiene sus riesgos. Por ello te ofrecemos algunos consejos de la asociación americana de pediatría, American Academy of Pediatrics (AAP), para viajar con los más pequeños de la casa de forma segura y sin sobresaltos.

El coche
Esta es la opción preferida por los españoles para las minivacaciones o escapadas de fin de semana. Pero también es la que más quebraderos de cabeza nos puede dar. Para evitarlo:

  • La seguridad es lo primero. Utiliza sistemas de retención infantil homologados y adaptados para los bebés, según la edad. Y asegúrate que lo tienes bien instalado. Recuerda que es obligatorio su uso y además reduce drásticamente la posibilidad de sufrir daños graves en caso de accidente, según los datos de la Dirección General de Tráfico.
  • Si el viaje dura demasiado para los pequeños y se muestran inquietos mantenlos ocupados. Lo mejor es que lleven algún juguete o su música favorita. También puedes optar por dibujos en el coche si dispones de esta posibilidad.
  • Es importante no sólo para el que conduce, sino también para los pasajeros, especialmente los peques, que necesitarán esparcirse un poco antes de continuar el viaje.
  • Nunca dejes al niño solo en un coche, ni siquiera un minuto. Las temperaturas en el interior del automóvil pueden alcanzar niveles mortales.
  • Además de un botiquín de viaje, deberás disponer de toallitas húmedas, agua y pomada para la dermatitis del pañal.

El avión
La opción más utilizada especialmente para viajes al extranjero, y si bien es más cómodo que el coche para los niños, también presenta inconvenientes que conviene evitar:

  • Las prisas son mala consejera. Evita el estrés en toda la familia acudiendo con tiempo al aeropuerto. Recuerda que entre los controles de seguridad y las distancias puedes comenzar el viaje con quebraderos de cabeza.
  • Viste a los peques con ropa cómoda y ligera, fácil de quitar y poner en función de las circunstancias del aeropuerto y el avión.
  • Los bebés deben ir en brazos de los padres, pero recuerda que también deben estar sujetos por el cinturón especial que debe entregarte el personal de vuelo. No obstante, la AAP recomienda que los menores de dos años vayan en un asiento propio si tienes la opción de comprarle su plaza, cosa que no todas las compañías permiten.
  • Mejor entretenido. No olvides llevar una bolsa con los juguetes habituales de tu hijo para que pueda entretenerse durante el vuelo.
  • El clásico dolor de oídos que se produce en los despegues y aterrizajes se puede atenuar con el chupete o amamantándolo. Los más grandes pueden mascar chicles o beber agua.
José Henríquez
Acerca de José Henríquez 190 Articles

Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta