La eficacia del carbón activo

Evita las molestias de algunos problemas intestinales muy comunes.

Entre las dolencias que más pudor generan y de las que menos gusta hablar en público, a pesar de ser muy comunes, están los gases y las diarreas. Ambos problemas digestivos suelen sufrirse en silencio, por lo que es difícil buscarles solución y alivio, cuando esto es posible.
La diarrea puede tener muchas causas, siendo la más común el origen infeccioso, normalmente contraído a través de la comida. Por su parte, los denominados gases son una afección muy común generada por la acumulación de gas dentro del intestino. Estos trastornos digestivos, cuando no tienen un origen patológico, pueden aliviarse o ayudar a prevenir con el carbón activo. Un producto indicado para el tratamiento sintomático de los procesos diarreicos inespecíficos y el alivio sintomático de los diferentes tipos de gases.

¿Qué es?
Es carbón, normalmente de origen vegetal, sometido a un proceso de activación. Aunque parecido al carbón común no lo es, ya que el carbón activado está preparado específicamente para el consumo humano. Por ello no se deben probar “soluciones naturales” que se puedan encontrar por ahí, ni inventos caseros vistos en Internet, lo recomendable siempre es seguir el consejo de nuestro farmacéutico.
El carbón activado puede tener el mismo origen que el carbón natural, aunque normalmente proviene de materiales vegetales como la cáscara de coco o cortezas de algunos árboles. Este carbón se activa al someterlo a altas temperaturas en combinación con gas y vapor de agua, provocando la porosidad en el interior del mismo.

¿Cómo funciona?
Es precisamente la porosidad del carbón lo que le confiere su capacidad de retención de tóxicos y toxinas de todo tipo, haciéndole eficaz, por ejemplo, para contrarrestar intoxicaciones. La activación favorece el desarrollo de esa superficie porosa, le que permite esa eficacia. Por ello este elemento lo podemos encontrar en muchas presentaciones, sólo o combinado con otros ingredientes activos. Al ser introducido en el aparato digestivo, el carbón activado actúa a modo de filtro, pudiendo retener todo tipo de tóxicos y toxinas. Esta acción es la que le convierte en un aliado para el tratamiento de algunas dolencias digestivas, como en el caso de la diarrea o los gases.

¿Tiene efectos secundarios?
El carbón activado de uso medicinal no tiene consecuencias negativas para el organismo, pero lo recomendable es consumirlo guiado por el consejo de un médico o farmacéutico. Si bien no se han descrito efectos secundarios, sí que puede interactuar con otros medicamentos e, incluso, alimentos. Además, pueden existir restricciones para su consumo en determinadas situaciones, como por ejemplo embarazadas, ya que precisamente su capacidad de retención puede limitar la absorción de nutrientes por el cuerpo.

¿Cómo consumirlo?
El carbón activado puede encontrarse en diferentes formulaciones, así que nuestro farmacéutico nos podrá asesorar en la mejor opción para cada caso. La dosificación y duración de la misma vendrá determinada por lo que nos recomiende el médico o farmacéutico, y, en su defecto, por el prospecto del producto. Como norma general se consumirá para combatir la dolencia o prevenirla.

José Henríquez
Acerca de José Henríquez 196 Articles

Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta