Mamá feliz, bebé feliz

Cuidarse tras el parto también es importante para cuidar a tú bebé

Tras el parto toda la atención es para el bebé, pero tú también debes cuidarte. Son muchos los cambios que se experimentan durante el embarazo y para conseguir la plena felicidad del recién llegado es importante que la mamá también se cuide, física y emocionalmente. Desde Estar Vital te damos algunos consejos para lograrlo:

El peso
Es normal que hayas cogido algo de peso durante el embarazo y los mantengas después de dar a luz. No tengas prisa en recuperar tu peso ideal, ni hagas dietas para ello, especialmente si estás amamantando. Lo importante es que mantengas una alimentación sana y equilibrada, y procures hacer ejercicio de forma moderada, ya que la pérdida de peso se irá produciendo gradualmente con el tiempo. Además, la combinación de ejercicio y buena alimentación contribuirá a un buen estado de ánimo.

Dormir
El descanso es fundamental para cuidar a tú bebé. Procura adaptarte a los biorritmos del pequeño, especialmente en los primeros meses de vida, aunque parezca que estés durmiendo todo el día. Una mamá descansada será una mamá más feliz y eso no sólo te ayudará a cuidar mejor de tu bebé, sino a transmitirle ese estado de ánimo cuando estás con él. En este punto es muy importante el papel de la pareja, que deberá encargarse de las tareas de la casa para que tú puedas descansar lo más posible.

La figura
Tu cuerpo ha experimentado enormes cambios, como la hinchazón abdominal. Todo esto es normal y no debes tener prisa en volver a recuperar tu figura, al igual que el peso, es algo que debe hacerse de forma gradual. En este sentido, la buena alimentación y el ejercicio son clave para tu recuperación, si bien debes consultar a tu médico cuándo y cómo hacer ejercicios.
La hinchazón abdominal irá desapareciendo a medida que el útero se vaya contrayendo, y el descanso contribuirá a reducir las piernas hinchadas, especialmente tumbada con las piernas sobre un cojín.

Depresión
Es muy común que tras el parto puedas sentirte decaída o con bajo estado de ánimo, sobre todo al llegar a casa con el pequeño. Estos están producidos por los bruscos cambios hormonales. El descanso y una buena alimentación te ayudarán a recuperarte. En caso contrario, si la situación se prolonga más de dos semanas o incluso aparece ansiedad, debes consultar al médico para descartar un episodio de depresión postparto.

El aspecto
Tú estética también se puede haber visto afectada durante el embarazo, sobre todo en determinadas zonas de la piel por la aparición de estrías o con la caída de cabello. La pérdida de pelo es normal los primeros meses, al igual que la piel estriada por el estiramiento de la misma. En ambos casos es importante una vez más mantener una correcta alimentación y el descanso, algo que puedes compaginar con cremas o lociones para hidratar y suavizar la piel; así como para recuperar el volumen y fortaleza del cabello. Lo ideal es que consultes con tu farmacéutico para que te recomiende los productos más adecuados para ti.

Redacción
Acerca de Redacción 4283 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta