¿Cómo cuidarse a los 60 años?

Pautas y consejos para el cuidado facial

Rocío Bosque Estética nos da las pautas y consejos para llevar un estilo de vida saludable y una correcta rutina de cuidados faciales en edades maduras.
Es cierto que a los 60 años, la piel y el cuerpo comienzan a notar cambios significativos. Disminuye la cantidad y actividad de los fibroblastos, se reduce el colágeno y la elastina… En consecuencia, la piel está menos elástica, se acentúan las arrugas y se muestra más seca y apagada. No podemos evitar el envejecimiento, pero sí retrasarlo y vivir esta etapa de forma plena, con energía y repleta de vitalidad. Existen factores que influyen en el proceso de envejecimiento y que no están en nuestra mano modificarlos como por ejemplo el factor genético. El resto sí, por eso Rocío Bosque nos da las pautas para estar estupendas también a los 60.

Cuida el cuerpo y la mente

– Implementa el consumo de alimentos antioxidantes como son frutas y verduras.

– Haz ejercicio. En esta etapa es fundamental moverse, haz deporte, el que más te guste o se adapte a tus necesidades (natación, baile, yoga…). Preferiblemente a diario aunque el tiempo que dediques sea más corto.

– Ejercita la mente de forma constante, los aspectos cognitivos (ejercicios mentales números y palabras).

– Es importante además tener un espíritu alerta y curioso, estar abierto a los avances y novedades culturales y tecnológicas. Imprescindible para la neuroplasticidad.

– Cuida tu aspecto externo, entre ellos, la piel.


5 pautas para el correcto cuidado de la piel

  1. Limpiar: Limpiar la piel del rostro por la mañana y por la noche. Aunque no te maquilles, la limpieza por la noche es indispensable para eliminar células muertas, polución… Así la piel se oxigena y está receptiva para la crema o tratamiento que te apliques después.
  2. Exfoliar: La capa externa de la piel tiende a engrosarse. Un peeling cada 15-20 días es beneficioso. La piel se mostrará más fina pero resistente, activa la microcirculación y elimina impurezas. Existen diferentes exfoliantes, consultar con un especialista el adecuado a tu estado de piel.
  3. Hidratar: Una crema hidratante adecuada para este tipo de pieles deberá reunir un poder humectante para favorecer la retención de agua, como por ejemplo ácido hialurónico y alantoína que aumenta la afinidad de la queratina en relación al agua.
  4. Estimular: Los péptidos activan los receptores selectivos, estimulan los fibroblastos y provocan la formación de elastina. Además, la vitamina A que actúa sobre la proliferación y la diferenciación celular.
  5. Proteger: Como último paso, es imprescindible proteger la piel contra la deshidratación, la sequedad, el exceso de radicales libres y el exceso de rayos solares.
Redacción
Acerca de Redacción 6506 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta