Bella de día, preparada de noche

Te ofrecemos rituales de belleza para realizar antes de irte a la cama

Comienza tu ritual de belleza diario preparándote por las noches, justo antes de ir a la cama, porque es el momento ideal para paliar los daños ocasionados durante el día, aportar lo que tu piel necesita y prevenir los efectos de la jornada siguiente. Para ello te facilitamos diez sencillos consejos a realizar antes de acostarte:

Ejercicio
La actividad física aumenta la temperatura del cuerpo, ocasionando que los poros se dilaten. Además, estimula la circulación de la sangre y aumenta la cantidad de oxígeno en la piel. El ejercicio tonifica los músculos y eso mantiene tu piel firme y joven. Lo recomendable es hacer ejercicio moderado unas horas antes de acostarnos, previa limpieza del maquillaje.
También podemos realizar gimnasia facial, específica para prevenir la aparición de las temidas patas de gallo o arrugas de expresión. Esta gimnasia la podemos realizar antes de irnos a dormir, mientras realizamos la limpieza por ejemplo o la hidratación, por ejemplo.

Limpieza
La piel está expuesta durante el día a todo tipo de impurezas, no sólo del maquillaje. Por ello es importante lavar la piel con agua tibia y un jabón neutro, tanto nuestro cutis como el cuello y escote. No debemos olvidar, que además del rostro, hay otras zonas de nuestro cuerpo expuestas a las inclemencias del entorno y merecen todos los mismos posibles para lucir una piel bella y radiante.

Exfoliar
Es importante exfoliar la piel al menos una vez por semana. En nuestra farmacia habitual existen numerosos productos exfoliantes adecuados a cada tipo de piel. La exfoliación nos ayudará no sólo a eliminar más profundamente las impurezas de los poros de la piel, sino la piel muerta.

Tonificación
También podemos encontrar en la farmacia tónicos que nos ayudarán a refrescar la piel, especialmente después de realizar la exfoliación, ayudándonos a cerrar los poros, eliminar restos de jabón y dejarla preparada para la hidratación. El tónico debemos aplicarlo no sólo en el rostro, sino también en cuello y escote, dejándolo actuar durante toda la noche.

Hidratación
Una buena hidratación de la piel es fundamental para procurar la reparación de la misma. Al hidratar la piel antes de acostarnos nos aseguramos que el efecto hidratante trabajará toda la noche, mientras descasamos, aliviando y reparando la piel. En este caso podemos aprovechar no sólo para las zonas más expuestas, lo recomendable es hidratar todo el cuerpo con cremas específicas para cada parte del mismo. Es recomendable aplicar las cremas masajeando suavemente la piel, activando la circulación y ayudando con ello a su absorción.

Uso de mascarillas
El uso de mascarillas, tanto para el cutis facial como para cuello y escote, es recomendable al menos un par de veces en semana. Nuestro farmacéutico será un gran aliado a la hora de recomendarnos las mejores opciones adaptadas a cada tipo de piel y necesidades específicas, pues existen numerosas opciones, desde limpieza hasta combatir el envejecimiento de la piel.

Dormir bien
Puede parecer una obviedad, pero un sueño reparador no sólo es necesario para cualquier función de nuestro cuerpo, sino para conseguir una piel sana. Es importante mantener una rutina, procurándonos acostar a la misma hora, dormir las horas necesarias y descansar. Si tenemos problemas de sueño debemos acudir al médico, ya que el sueño nos ayuda a reparar el desgaste ocasionado durante el día y recuperar la energía para el día siguiente. Desde una perspectiva estética, nos ayudará a suavizar las arrugas de la piel, combatir los efectos del envejecimiento y levantarnos con un aspecto saludable.

Ana María Moreno
Acerca de Ana María Moreno 16 Articles
Profesora de yoga y periodista especializada en temas de belleza, bienestar y salud.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta