Mitos y realidades sobre el bótox

En España, en comparación con otros países, existe un gran temor al bótox. Mientras que el ácido hialurónico goza de gran reputación, el bótox parece tener una mala “prensa” que asusta en exceso. Así lo asegura el Dr. Nicolau, especialista en cirugía plástica y medicina estética que ha trabajado en países de todos los continentes: “Hay una diferencia en este país que me ha sorprendido con respecto a otros como EEUU o Francia: el gran temor al bótox”.
Pero, ¿qué es en realidad el bótox y por qué es inocuo siempre que sea administrado por un profesional? Se trata de una proteína purificada y totalmente biológica, que empezó a producirse como medicamento en 1980. Se ideó para tratar contracciones musculares del rostro, espasmos de los párpados y otros trastornos neurológicos. En la estética, el bótox permite tratar las arrugas en la frente, la “arruga de león” entre los ojos y en el centro de la frente, la “pata de gallo” en el ángulo de los párpados y las líneas de vejez en los ángulos de los labios. También se puede emplear en las cuerdas musculares del cuello. Según el doctor Nicolau, “el bótox bien aplicado, esto es, en los puntos precisos de cada músculo consigue efectos estupendos y muy naturales en el rostro, y es que este producto relaja y no inmoviliza la zona donde se aplica, que por desgracia es la creencia popular en España”. A continuación, el Dr. Nicolau desvela algunas verdades sobre el bótox.
1. Ayuda a prevenir y evitar las llamadas arrugas del movimiento.
Son líneas de expresión que aparecen con la edad y que son causadas por una contracción permanente o excesiva de los músculos. Un movimiento o contracción que, con el tiempo, deja una huella visible en la piel. Concretamente, en la frente, entre los ojos y el centro de la frente, el ángulo de los párpados, etc. Combinado con otras técnicas de relleno y levantamiento muscular, la aplicación de bótox puede suponer mejoras radicales en nuestro aspecto sin necesidad de recurrir a la cirugía.
2. No es una sustancia de relleno.
El bótox no se utiliza para rellenar arrugas, levantar pómulos o rellenar la ausencia de grasa, sino para relajar de forma estratégica algunos músculos. Un exceso en la cantidad de bótox inyectada
puede provocar rostros con poca expresión. Por este motivo es muy importante que sea suministrado por un experto que sepa aplicar la dosis justa en los puntos precisos de cada músculo.
3. No tiene resultados irreversibles.
El efecto del bótox puede durar entre 4 o 6 meses como máximo. En el caso de resultados no satisfactorios, es decir, de una mayor relajación de la deseada en la zona en la que se ha administrado el producto, este efecto desaparece en unas semanas.
4. Tras cada sesión, las arrugas reaparecen cada vez menos.
Esto se debe a que los músculos van teniendo menos contractura.
5. Una vez pasado el efecto, sí se puede volver a utilizar, aunque el Dr. Nicolau no es partidario de hacerlo más de dos veces al año. Principalmente para evitar la formación de anticuerpos que anulen su efecto de manera definitiva, como ocurre al vacunarse.
6. No es el responsable de las caras tipo máscara o globo de las famosas.
Este efecto viene de inyectar productos como, por ejemplo, determinados ácidos hialurónicos que producen fibrosis por reacción a un cuerpo extraño. Mal aplicados, estos inyectables -que nada tienen que ver con el bótox- son los causantes de las caras tipo máscara o globos tan poco naturales que hacen perder expresividad. Algunos tipos de ácidos hialurónicos tardan más de 10 años en desaparecer de nuestro organismo e incluso producir una fibrosis que perdure para siempre.
7. No tiene edad.
En general, el bótox se emplea tanto en pacientes de edad avanzada como en personas bastante jóvenes. Por lo que, sí se puede utilizar antes de los 40. En muchos casos el bótox puede ayudar a prevenir y borrar las arrugas de movilidad y expresión, haciendo menos necesarios e incluso innecesarios tratamientos posteriores más complejos.
8. No deforma.
El Dr. Nicolau asegura que el bótox no da volumen a la zona en la que se utiliza, únicamente relaja de manera temporal el músculo estirado.
9. Es indoloro.
El tratamiento con bótox no duele, ya que se aplica por medio de micro inyecciones.
10. En ningún caso podría causar botulismo.
Aunque proviene de la toxina botulínica, su uso no podría promover nunca el desarrollo de esta enfermedad.
11. No solo aporta beneficios en el campo de la medicina estética, sino también en el tratamiento de patologías y lesiones. Se puede aplicar bótox en distonías musculares (incluso en el caso de bebés), estrabismos, sudoración excesiva…
12. No debe usarse en mujeres embarazadas ni en periodo de lactancia.
También está contraindicado en caso de padecer alguna enfermedad neuromuscular.

Por todo esto, el Dr. Nicolau aconseja la aplicación del bótox con total tranquilidad, siempre que sea administrado por manos expertas y responsables. Es decir, que el médico que lo aplique conozca perfectamente la anatomía fina y, por tanto, que lo aplique en los puntos precisos de cada músculo. También que sea conocedor de los mecanismos del envejecimiento facial a corto, medio y largo plazo.


El Dr. Pierre Nicolau estudió en la Facultad de Medicina de Montpellier y se especializó en cirugía plástica y estética. Es experto internacional en técnicas de inyectables y en mecanismos profundos del envejecimiento. Ha trabajado en Londres y Paris y ha sido invitado a realizar operar en más de 10 países diferentes como Inglaterra, Rusia, Chile, Gabón o Vietnam.
Es un conferenciante y formador a nivel internacional y participa en estudios sobre diferentes técnicas como las de relleno. Ha presentado más de 200 comunicaciones en congresos internacionales en Europa, USA y Asia y ha impartido más de 250 sesiones de enseñanza en diferentes países del mundo además de publicar más de 40 artículos en numerosas revistas científicas y en diferentes libros especializados. El Dr. es invitado todos los años como profesor al International Master Course on Aging Skin (IMCAS) desde el año 2000 y es Medical Advisor del laboratorio Sinclari Pharmaceuticals.
Es miembro de la Sociedad Francesa de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética (SOF-CPRE), de la Sociedad Francesa de Cirujanos Estéticos Plásticos (SOF-CEP), de la Sociedad Francesa de Estudio y Tratamiento de Quemados (SFETB), de la Sociedad Internacional de Cirugía Estética Plástica (ISAPS), de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) y de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE).
Su labor humanitaria tiene un papel fundamental, un gran valor médico y humano. El Doctor ha trabajado en India, Pakistán y en países africanos en la recuperación de grandes quemados, en muchos casos mujeres víctimas de la violencia doméstica y machista. En Vietnam fue colaborador de Children Action.

Redacción
Acerca de Redacción 6501 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta