“Intento mantener una dieta sana, mucha fruta sobre todo por la mañana y cenas ligeras por la noche”

Entrevistamos a la actriz Cristina Abad

Un golpe de suerte y de trabajo le acercó al casting de la serie “Acacias 38”, casi sin digerirlo se vio interpretando a María Luisa, una joven bella, convencional y caprichosa que en el fondo esconde falta de cariño. Las tablas diarias de grabación y el apoyo de sus compañeros, o su otra familia, como lo define ella, la han hecho crecer y llenarse de madurez tanto en el ámbito profesional, como personal. Su serenidad, sencillez y pasión por lo que hace le augura un futuro prometedor.

¿Cómo ha sido la experiencia de interpretar a María Luisa?
María Luisa me ha dado muchos buenos momentos. Gracias a esta niña, que empezó siendo repelente, he podido aprender numerosas cosas, a nivel interpretativo, por ejemplo, cómo colocarme ante la cámara para obtener una buena luz, o para estar siempre en plano… Y, también, a nivel personal, ya que entras en la psicología de otra persona, que en algunos aspectos se puede parecer un poco a ti, pero de una época completamente diferente, y sobre todo en relación a las mujeres. Por lo tanto, lo que tengo que hacer es intentar entender el por qué actúa así María Luisa. A veces llegas hasta replantearte tus propios pensamientos, sobre todo en el amor, que de eso tenemos mucho en “Acacias”.
Realmente María Luisa es un personaje que empezó siendo de una manera y ha dado un giro enorme, yo especialmente la quiero mucho y me encantaría poder abrazarla y darle un beso enorme. Siento que es como una hermana o mi mejor amiga.

Siempre se dice que en el rodaje, en una serie, los compañeros se acaban convirtiendo en tu familia, ¿esto es así y ha sido así en tu caso?
¡Por supuesto! Nosotros llevamos dos años grabando, así que imagínate lo que hemos vivido. En una serie diaria tenemos pocos parones, grabamos cada día excepto sábados y domingos y aunque no estemos grabando siempre tenemos muchos momentos de espera en los que estás con otros compañeros con los que no grabas secuencias habitualmente, así que tanto con los que grabas siempre como con el resto formas una familia. Yo paso más tiempo en plató que en mi casa. Y a mi familia de ficción los quiero tanto como a una familia. Y lo mismo pasa con el equipo técnico. Yo siempre digo que es como un gran hermano pero sin cámaras, en los que tenemos momentos familiares brillantes y otros en los que tenemos nuestros roces (nunca llegando al punto extremo de Gran hermano).

¿Cómo llegaste a conseguir este papel, has tenido que hacer muchos casting en tu carrera?
La verdad que entrar en “Acacias 38” fue un proceso muy rápido. Me dieron las separatas un lunes, creo, y el jueves tuve el casting. Me llamaron el miércoles siguiente para decirme que al día siguiente tenía una segunda prueba con un posible Víctor. Me puse súper nerviosa porque nunca había llegado a pasar la primera fase de un proceso de selección de casting. Llegué al casting, me presentaron a Miguel Diosdado. A él le noté muy tranquilo, estuvimos charlando durante un rato, pasando texto, y luego grabamos la separata y ese mismo día nos dijeron, que en un principio,  éramos sus únicas propuestas como María Luisa y Víctor, así que imagínate la alegría que me llevé sabiendo que por fin, al menos, llegaba a la reunión con la cadena y productora. Y finalmente la semana siguiente, el día 19 de Diciembre (viernes) del 2014 nos confirmaron que entrábamos en la serie.

Ahora que has interpretado a una joven de otra época sientes que las cosas han cambiado mucho para los jóvenes, las mujeres…
Ufff… Muchísimo. María Luisa es una joven de su época, no mantiene relaciones sexuales hasta el matrimonio, casi ni se besa con Víctor, no entiende las relaciones homosexuales, ni entre una viuda y un chico joven, no entiende que una mujer trabaje, tampoco comprende las relaciones entre señores y personas de clases inferiores… Es muy retrógrada, a pesar de tener a Leonor como amiga, que es un personaje que quiere cambiar los derechos de las mujeres, o Trini, la mujer de su padre, que antiguamente era Peluquera y poco le importa la estricta educación de las señoras. Y aunque va cambiando la forma de pensar de María Luisa, ella sigue siendo muy cerrada de mente. Menos mal que con los años han cambiado las cosas y lo que nos queda por cambiar…

¿Que le dirías a todos los jóvenes y no tan jóvenes que les encanta interpretar y les cuesta llegar a tener un papel?
Les diría que no se rindan, que si confían en ellos que luchen, que no tiren la toalla y que se muevan todo lo que puedan. Yo sé que es complicado pero todo llega y si este tiene que ser su trabajo lo será, es algo que se lleva dentro y que se sabe si es tu destino, o eso pienso yo. Pero no hay que dejar de luchar. Que estudien, que se formen todo lo que puedan, que realicen obras de teatro y que intenten sacar adelante sus proyectos, que la vida poco a poco nos va colocando. También les diría que está bien ser ambicioso pero con calma, sino a la hora de hacer un casting puede pasarte una mala jugada, y es el primer contacto con un personaje.

¿Desde pequeña querías ser actriz o la vocación nació con los años?
Yo creo que desde pequeña quise ser actriz, pero no sabía que esto podría ser un trabajo, mi trabajo. Siempre estaba metida en los shows en los hoteles, en las obras de teatro del colegio, bailaba en el salón las canciones de los anuncios de la TV. Estuve apuntada en una escuela de interpretación de pequeña, pero nunca fui consciente de que podía vivir de esto, así que decidí estudiar Educación Infantil, hasta que algo me hizo un clic en la cabeza y decidí empezar a hacerme fotos, moverme por agencias… Poco a poco empecé a hacer cursos de interpretación, hasta que decidí entrar en el Estudio Juan Codina a hacer el curso regular. Por la mañana iba a la universidad y por la tarde a clases en Juan Codina.

Tu familia, tu entorno, tus amigos te apoyan en esta decisión….
Mi familia al principio era un poco reacia a todo esto, no confiaban en mí, en la forma de vida de los actores, siempre se ha dicho que es muy complicado y lo que querían en casa es que tuviera un trabajo estable con el que pudiera alimentarme toda mi vida. Por otro lado cada vez que hacia teatro, microteatro, algún corto o anuncio en casa estaban muy orgullosos. Hoy en día se han dado cuenta de que es mi vocación y que no me imagino mi vida haciendo otra cosa, así que no les queda otra que apoyarme. Mi padre, por ejemplo, me anima mucho y le noto orgulloso cuando ve la ilusión que muestro con cada obra de teatro que vemos, película, etc.
Mis amigos, en cambio, siempre me apoyaron, nunca tuve ningún problema, estaban ilusionados a cada cosa que les contaba, me preguntaban en todo momento y para ellos es un trabajo más. Cuando quedamos cada uno hablamos de nuestros trabajos, porque todos tenemos nuestras anécdotas y nos reímos mucho.

Sigues formándote, te parece necesario, ¿cómo lo haces?
Sigo formándome cada vez que puedo, cada vez que me veo con fuerzas, cada vez que veo un curso o taller interesante que me sume. Creo que es imprescindible, porque en esta profesión no sabes actuar y ya está, debes “reciclarte” y sobre todo cuando estas en una serie diaria y con el mismo personaje durante tanto tiempo.  Yo personalmente necesito “jugar”, seguir probando, experimentar con mi cuerpo, necesito crecer y verme en otra piel. Para mí estar en la zona de confort durante tanto tiempo no es confortable, yo no soy actriz y estoy trabajando en esta serie por dinero, sino porque me gusta mi trabajo, me gusta lo que hago y quiero y deseo seguir creciendo, porque no solo crezco a nivel profesional, sino personal.

Nos gustaría saber cómo te cuidas y si crees que es importante.
Me cuido aunque sé que podría cuidarme un poco más. Intento mantener una dieta sana, mucha fruta sobre todo por la mañana y cenas ligeras por la noche, si bien es cierto que no siempre lo cumplo, me gusta mucho pecar… También trato de hacer deporte cuando tengo tiempo ya que a veces con los horarios de la serie termino agotada y lo último que me apetece es meterme más caña. Pero soy consciente que podría hacer mucho más en cuanto a comida y  en cuanto a deporte.

Haces algún deporte, ¿qué te gusta concretamente?
Entreno con un entrenador personal al menos una vez a la semana con el que hago todo tipo de ejercicio pero el que más me gusta es el boxeo/ kick boxing, porque suelto mucha adrenalina, muchas tensiones, me despejo bastante y no me agota demasiado porque es algo dinámico, diferente y novedoso. Lo que no me gusta es que luego me peguen, ni con protección, me da miedo… Y ahora me he apuntado al gimnasio para los días que tenga tiempo poder ir a tonificar y a correr un poco en la cinta, porque con este frío que hace ahora no salgo a correr.

¿Qué cosas te apasionan y te hacen disfrutar?
Me encanta viajar, creo que es una de las cosas con las que más disfruto, conocer otras culturas, conocer gente de otros países, hablar con ellos, ver sus templos, monumentos, cómo celebran la navidad, conocer la historia de esos países… Me divierte mucho. También me gusta mucho ir al teatro, creo que sería un error que no me apasionara siendo actriz. Disfruto mucho llevando a mi madre conmigo a ver obras de teatro de amigos u obras de teatro que me recomiendan muy buenas. Una de las últimas fue en New York a la que fui con mi padre, que más que una obra de teatro era una performance con muchos actores a los que tienes que seguir para crearte tú su propia historia, hay que vivirlo en lugar de leerlo o contarlo, se llama “sleep no more”.

¿En qué andas embarcada ahora?
Ahora mismo sigo con Acacias, es complicado enlazarlo con otra cosa como cine o televisión. El teatro sería un poco más sencillo compaginarlo, pero aun así es complicado por los ensayos y es un poco agotador. Dentro de poco subiremos un corto que dirigió Paco Anaya con unos compañeros y amigos geniales que son Rubén Bernal, Sandra Martin y Angy Fernández. Pero estoy segura de que saldrán muchas más cosas.

Acerca de Teresa Ortega 29 Articles

Teresa Ortega es colaboradora de la revista Estar Vital, editada también por el Grupo TPI, entrevistando los personajes de portada de la revista, que también replicamos en Vivesaludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta