Conocer la dermatitis atópica

El pasado 27 de noviembre se celebró el día mundial de esta enfermedad, cuya prevalencia está creciendo entre los más pequeños de la casa.

La prevalencia de la dermatitis atópica está aumentando, según los últimos estudios. Así lo ha asegurado el Dr. Raúl de Lucas, jefe de sección de dermatología pediátrica en el Hospital Universitario de la Paz, que ha participado en una serie de vídeos que Leo Pharma ha lanzado con motivo del día mundial de la enfermedad, celebrado el pasado 27 de noviembre. Los vídeos, disponibles en el canal de Leo Pharma, LEOTV, explican qué es la dermatitis atópica y ofrecen algunas claves sobre su diagnóstico y tratamiento. En los vídeos, el Dr. de Lucas ha puesto especial énfasis en la elevada prevalencia de esta enfermedad en niños y pide a los padres que ante cualquier duda acudan al dermatólogo. El especialista ha insistido ha señalado que “tienen que saber que es una enfermedad crónica, que no se cura pero se controla con el tratamiento”. Además, ha insistido en que “hay que implicar a la familia en el manejo y en el tratamiento de la dermatitis atópica y hacer que cambien las actitudes y mejoren las aptitudes”.

Por su parte, la Dra. Marina Rodríguez, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), con motivo del Día Mundial de la Infancia, celebrado también el pasado noviembre, explica que la dermatitis atópica es una de las patologías más frecuentes en esta etapa, ya que es un cuadro que afecta predominantemente a la infancia, estimándose su prevalencia de hasta un 30% de la población en los países occidentales. De este modo, profundiza en la incidencia de esta enfermedad que ha ido en aumento en los últimos 20 años debido a los cambios en los hábitos de vida en las sociedades industrializadas. “La inmadurez del sistema inmunitario por el exceso de higiene y esterilización de los utensilios y entorno de los recién nacidos y niños en su primera infancia conlleva alteraciones en el sistema inmunitario que causa, según la teoría higienista, alteraciones cutáneas, pulmonares, y en otros órganos y aparatos”.

A parte de la predisposición genética, hay otros factores como los ambientales que explican la aparición de esta enfermedad inflamatoria de la piel. Según el Dr. de Lucas, “tener un clima con poca humedad favorece el riesgo de padecer brotes de dermatitis atópica” y ha añadido que hay otros factores ambientales como la falta de higiene, el uso de algunos geles o las alergias alimentarias. “No hay que olvidar factores como el estrés, que es importante en muchos pacientes”, ha recordado el Dr. de Lucas.

 

¿Cómo afecta a los más pequeños?

La Dra. Rodríguez asegura que desde el punto de vista cutáneo, la dermatitis atópica causa cuadros con picor que llegan a impedir el correcto descanso de los niños, sobreinfecciones por bacterias, virus, hongos y dermatitis con enrojecimiento e inflamación de la piel. Así, este tipo de dermatitis altera significativamente la calidad de vida de los niños y de sus familias, por lo que es importante en tratamiento con medidas farmacológicas y cambios en los hábitos de higiene e hidratación del paciente.

Pero la especialista se muestra esperanzada. Asegura que hay múltiples tratamientos que han demostrado su eficacia en este cuadro como son los antiinflamatorios tópicos y orales, los inmunomoduladores tópicos, los inmunosupresores sistémicos y los anti-histamínicos. Además, nuevos estudios señalan el papel de la inhibición selectiva de la fosfodiesterasa como novedosa diana terapéutica en este cuadro.

La especialista también ha incidido en que los moluscos contagiosos también son muy frecuentes en edad pediátrica. Así, incide es una etapa en la cual ciertas infecciones muestran una mayor incidencia, debido a la inmunidad deficiente de los niños. Por ello, “se estima que hasta un 40% de los niños en ciertos países presentan a lo largo de su vida infecciones víricas como el molusco contagioso”. Se trata de una infección causada por un virus de la familia poxvirus que produce la aparición de pequeñas lesiones en la piel, como pequeños “granitos” color piel normal de 1-5 mm de diámetro. Su forma de contagio, asegura, es mediante el contacto de piel con piel, aunque también se ha descrito su contagio al compartir toallas y otros utensilios. Eso sí, su aparición es más frecuente durante la época estival, ya que se ve favorecido por el uso de piscinas, las altas temperaturas y la humedad. No obstante, la Dra. Rodríguez explica que existen múltiples formas de tratamiento: crioterapia, cirugía, láser, inmunomoduladores, abrasión química, etc.

Redacción
Acerca de Redacción 4354 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

1 Comment

Deja una respuesta