“Estar con mi familia, con mis hijos, con mi marido y con mi gente es lo que me cura en los momentos de estrés”

Entrevistamos a la escritora Dolores Redondo

Fotografía: Arduino Vannucchi

Después del éxito rotundo obtenido con la trilogía del Baztán, la escritora Dolores Redondo obtiene el segundo premio literario mejor dotado del mundo después del prestigioso galardón de la Academia Sueca, el Premio Planeta. Todo esto te daré es una novela redonda, de intriga, de descubrimiento y de ahondamiento del alma humana que te cambiara sin pretenderlo.

Dolores Redondo es de esas personas que sin conocerla ya sientes que forman parte de tu vida. La miras a los ojos y solo ves fuerza, empuje, esfuerzo y vitalidad. No se rinde jamás, y su éxito reside en su constancia y en el trabajo duro que se impone en cada novela, en cada creación. Inventa mundos para que los lectores se sientan atrapados y ya no quieran salir de su universo. Solo decir que durante su carrera literaria la hemos seguido desde la distancia para entender su éxito y hemos percibido que la quieren, entre muchos, los lectores y los medios de comunicación, y esto no es fortuito, esto es ella, solo ella; generosidad y talento.

 

Después de que ya han pasado unos meses desde que le otorgaron el premio, ¿cómo se siente y cómo se vive con un poco más de perspectiva?

Ya ha pasado ese primer momento mágico y de nerviosismo, y ahora ha llegado un momento muchísimo mejor, en que los lectores ya han leído la novela, o la están leyendo, y me cuentan sus sensaciones. También se han publicado críticas, reseñas, opiniones y son todas excelentes y solo puedo sentir una gran felicidad. Además, estamos haciendo numerosas firmas y presentaciones, y el contacto con los lectores es muy agradable.

 

¿Los premios literarios ayudan, empujan y posicionan mejor a un autor en su trayectoria profesional literaria?

Sin ninguna duda otorgan visibilidad y esto es fundamental en un momento en que la literatura no lo tiene tan fácil para competir con otro tipo de entretenimiento. Yo ya tenía muchos lectores, y tengo la suerte de que parece que se están manteniendo fieles con esta nueva novela, pero sobre todo el premio me ha abierto una ventana a más lectores que están llegando y se están acercando.

 

Su amor por la literatura, la escritura es vocacional… ¿Cómo empezó, cómo detectó, trabajó y luchó hasta conseguir ser escritora?

Hay mucho de eso y sería larguísimo de contar. De muy jovencita comencé leyendo, era una lectora precoz, y en la adolescencia empecé a escribir relatos y pequeños diarios donde recogía hechos relativos a mi familia, en definitiva lo que podía contar cualquier adolescente. Después llegaron los cuentos, los relatos… También ha habido fracasos, y momentos de no encontrar salida, y soñar este momento como algo maravilloso, que sería muy bonito que ocurriera, y también como algo difícil y casi imposible, pero sin perderlo nunca de vista. Pero creo que una de las cosas que ha permitido que llegara hasta aquí, ha sido no abandonar.

 

¿Cómo está siendo esta experiencia compartida con un compañero de viaje?

Está siendo maravillosa. Él ya no es un compañero de viaje, es un amigo querido, al que identifico como un autor muy parecido a mí, de base, que lleva trabajando desde hace mucho tiempo, con una grandísimo interés y muy apasionado por lo que hace. Y, que al igual que yo, está muy sustentado en su familia. Ha sido una experiencia enriquecedora y muy satisfactoria, y como comento he ganado un amigo. Yo que he escrito una novela sobre la amistad adulta, puedo decir que éste ha sido mi mejor premio, encontrar a un amigo; he tenido mucha suerte.

 

Se ha leído la novela finalista, ¿qué le ha parecido?

Sí, sí que la he leído. Es una novela preciosa, como una piedra preciosa, es brillante, pura y perfecta en su tallado. Es una novela con muchísimo trabajo detrás, que se percibe en la facilidad con la que se lee, que es justamente lo que se suele conseguir cuando el autor ha trabajado duro, como es el caso de Marco, él tiene un gran conocimiento y le mueve una enorme pasión por lo que hace. Así que tenemos una novela fácil de leer, que nos va a llevar a Grecia pero de una manera casi visual, con la sensación de que transitamos por sus calles y de que conocemos a los personajes como si estuvieran a nuestro lado.

 

Todo esto te daré es una novela redonda, de intriga, de descubrimiento y ahondamiento del alma humana…

Darte las gracias de que tengas esta percepción. Esa era la intención, que fuera una novela que me ayudase a crecer como autora, dentro de los márgenes de las historias que me gusta contar, pero, además, permitiéndome dar un paso más en la escritura y en la composición literaria. Espero haberlo logrado.

 

¿Por qué esta historia? ¿Y por qué este cambio de espacio, de Euskadi a Galicia?

Era el escenario necesario, no descarto moverme a ningún espacio del mundo si es el adecuado para contar la historia. Pero siempre van a ser escenarios que aporten algo al relato. Y en este caso, la Ribera Sacra no era un lugar conocido para mí, y en los últimos años ha supuesto tener que visitarlo, explorarlo, aprender sobre la zona y en ese proceso enamorarme de ese lugar tan especial. Pero no descarto ningún escenario si es bello literariamente; necesito que sean escenarios exigentes y que saquen más del personaje.

 

¿Cómo se ha documentado en esta ocasión para nutrir el relato y a los personajes?

Desde navegar por el río Sil, hasta vendimiar en la Ribera Sacra, visitar bodegas, no solamente allí, sino en otros lugares de España que además me ofrecían información de los procesos. Al final el autor se documenta con muchísimas cosas que no aparecen como tales en la novela, pero es información que consideras que debes tener para poder moldear a los personajes, para hablar de las traiciones. Incluso en el caso de los viñedos, del trabajo, de cómo se mecanizan algunas zonas y otras no. Es un proceso bonito, porque siempre escribo sobre temas que me encantan y ha sido agradable, ha sido una experiencia muy gratificante hacer toda la documentación.

 

¿Siempre sigue el mismo ritual en la creación literaria?

Los rituales siempre están sujetos a la variación, por la propia vida del autor, de la gente que está a tu alrededor que imprime ritmos que no tenías pensado, y mientras estás escribiendo ocurren cosas que llaman tu atención, que te obligan a detenerte, o que te hacen ir más rápido. Tu vida personal afecta y más cuando estamos hablando de un trabajo que se prolonga como mínimo un año y medio, dos años. El ritmo de la casa, el ritmo de la familia, el ritmo de las vivencias, también hace que en ocasiones haya que variar los protocolos perfectos que te gustaría poder llevar. Pero seguro que aportan algo bueno, porque lo más importante, y es algo que también trato en esta novela, es que el autor siga en contacto con su propia vida.

 

Fotografía: Arduino Vannucchi

Trabaja en casa y tienes dos hijos adolescentes, cómo se organiza… ¿Cuándo eres madre y cuándo escritora, se conjuga bien?

Nos organizamos, en este caso nos organizamos todos, como en todas las casas que se realiza algo que tenga especial exigencia, ya sea un deportista, o un artista, o un escritor. En mi caso, el ritmo de la casa gira en torno a mi trabajo. Hay una zona bien delimitada donde yo puedo trabajar y no me molestan, pero también intento hacerlo compatible con los horarios de mi familia, y con el colegio, prioritariamente. Y lo he dicho un millón de veces, pero es fundamental el compromiso de la pareja, la persona que se ocupa de todo para que yo pueda crear, escribir.

 

La vida de un escritor es un poco cambiante, porque durante la creación escribe y está en soledad y luego está expuesto a los lectores y a la prensa, ¿cómo se vive ese cambio?

Es un cambio bastante abrupto, y sí es curioso y, además, produce sensación de precipitación, todo va a depender de cuál de los dos mundos sea tu favorito. En mi caso es el del recogimiento y la escritura, aunque luego disfruto muchísimo del otro, concretamente del encuentro con los lectores. Hay otra parte que es la de viajar mucho, subiendo y bajando de trenes y aviones, cada noche en un hotel, esto no es demasiado agradable, pero compensa por el encuentro con el lector, y te cuenta que le satisface tu obra, que le gusta y que está disfrutando de nuevo con lo que has hecho.

 

¿Para su familia ha cambiado mucho su vida?

Por suerte vivimos en una zona, en un lugar, donde nuestros vecinos nos cuidan mucho, y en mi localidad soy más conocida por ser madre de mis hijos que por ser escritora. No ha cambiado mucho nuestra vida. Y, además, es bueno que las cosas grandes y pequeñas, o pequeñas, pero muy importantes, sigan en su sitio.

 

El éxito abrumador que ha conseguido con la Trilogía del Baztán se lo esperaba, ¿cómo se encaja algo así en un mundo donde las ventas están bajando y ya muy pocos escritores pueden vivir de la literatura?

Pues se encaja estupendamente como todas las buenas noticias, como todas las cosas buenas, mientras no se pierda la perspectiva de que al fin y al cabo solo es una cima, y no la cima absoluta. Solo se puede seguir escalando, subiendo, como ocurre con los escaladores, el que se queda parado se congela, así que hay que seguir, y si lo ves con esa perspectiva, si tienes muy clara la rutina de trabajo, y lo que queda por delante, no produce desasosiego.

 

Como esta es una revista de salud, es inevitable preguntarle cómo se cuida, ¿además de fortalecer la mente, el intelecto, cómo consigues estar en forma?

Seguramente debería hacer muchísimo más ejercicio del que hago, pero mi trabajo es absolutamente pasivo. Lo que más me gusta es caminar, el año pasado hice el camino de Santiago, y este año he hecho algún tramo. Paseo mucho en las temporadas en las que estoy con la documentación, lo hice en Báztan en su momento, y en Ribera Sacra para esta novela. Pero sobre todo suelo pasear por zonas tranquilas del lugar donde vivo y, además, es una actividad que desarrolla la capacidad para pensar y razonar. Airearse y estar un rato a la intérprete consigue aclarar ideas y en algunos momentos incluso desentrañar capítulos que se te habían atascados, y consigues seguir adelante.

 

¿Te parece importante llevar una vida saludable, cuidar la alimentación, el cuerpo, la mente…?

Fundamental, siempre digo que una parte fundamental de mi éxito reside en el equilibrio emocional, soy una persona para la que es muy importante el cariño de la familia, que estén bien, que ellos se encuentren bien, y bien conmigo, y de ese equilibrio emocional que me dan los que me quieren me nutro constantemente. Y la alimentación es fundamental, además tengo la suerte de vivir en Navarra, que tiene unas verduras espectaculares, muy nutritivas y consistentes. Y también la gastronomía aparece constantemente en mis novelas, reflejada en forma de vino, en forma de distintos platos. En todo este te daré hay una receta de pasta en uno de los capítulos, así que sí que me importa.

 

¿En una situación de estrés o de bloqueo cómo se enfrenta a ella?

Para desbloquearme me viene muy bien un paseo tranquilo y solitario, intento pensar en cualquier cosa menos en aquello que me ocupa y casi la solución viene sola. Y en los momentos de estrés, estar con mi familia, estar con mis hijos, estar con mi gente y con mi marido, es lo que me cura. Casi siempre si uno se ocupa un poquito de los demás ve que sus preocupaciones no son tan graves, y cuando se tienen hijos eso es fácil.

 

¿Y cuándo sueña con un día de descanso en qué consiste?

Casi siempre consiste en hacer una fiesta, y una fiesta es hacer una comida con la familia, ese es un día de fiesta y de descanso, desconectar conectando con otras personas; como he dicho antes la emotividad es lo que me cura.

 

Planes de futuro y sueños pendientes.

Muchísimos, pero soy supersticiosa y creo que no se cumplen si los cuentas. En lo que sí creo es en el trabajo diario, así que seguiré trabajando e iré cumpliendo mis sueños y cuando llegue diré: éste es uno de los que tenía.

Acerca de Teresa Ortega 26 Articles
Teresa Ortega es colaboradora de la revista Estar Vital, editada también por el Grupo TPI, entrevistando los personajes de portada de la revista, que también replicamos en Vivesaludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta