Decaimiento y ansiedad, se pueden controlar

La fitoterapia ayuda a controlar las alteraciones del estado de ánimo

Irritabilidad, decaimiento, insomnio, estrés, tristeza… son síntomas de alteración de nuestro estado de ánimo que podemos padecer en cualquier momento de nuestras vidas. Los problemas personales, laborales y sociales, así como el cambio de estaciones o alteraciones físicas, nos afectan siempre, incluso aunque no seamos conscientes de ello, dejando una huella que puede provocarnos alteraciones del ánimo. Estas son, por lo general, de carácter leve, y nos sobreponemos a ellas enseguida, con el descanso habitual o la alimentación equilibrada, pero, ¿qué ocurre si no es así?

Los trastornos son diferentes porque afectan a diario el estado emocional de la persona, y los podemos dividir en dos estados generales: ansiedad y decaimiento. Ambos no son más que la forma que tiene nuestro cuerpo de reaccionar ante las diversas situaciones que acontecen en nuestras vidas. Si estos se convierten en un problema continuado en el tiempo, pueden derivar en enfermedad, como lo es la depresión o, incluso, incrementar los riesgos de otras enfermedades como la diabetes o los problemas cardiacos.

 

Mantener el equilibrio

Experimentar diferentes estados de ánimo es algo natural y consustancial a la propia experiencia vital. Cuando estos cambios se convierten en un problema es cuando tenemos que tomar medidas. Lo recomendable es acudir al médico si somos capaces de detectar el problema. No obstante, la clave es procurar mantener el equilibrio anímico: alimentación sana, practicar deporte con regularidad, evitar las situaciones de estrés… también puede ayudarnos la práctica de la meditación o el yoga. Aún así, es posible que necesitemos ayuda extra en determinadas circunstancias, ya que es imposible controlar todas las situaciones. En estos casos el farmacéutico será un gran aliado, pues existen diferentes productos fitoterapeuticos que ayudan a controlar o sobrellevar este tipo de alteraciones leves.

Cada vez es mayor el número de personas que prefieren tratarse con productos de origen natural. Así lo revelan estudios del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (Infito). “Las plantas medicinales como la amapola de California, la  pasiflora y la valeriana pueden ayudar a obtener un sueño reparador sin los efectos indeseados de los psicofármacos”, asegura Concha Navarro, catedrática de Farmacología de la Universidad de Granada y presidenta de Infito. Sin embargo, “es importante que sean preparados que se dispensen en la farmacia, con un control de calidad y eficacia, y que incluyan un prospecto con sus indicaciones”, matiza. Además, es recomendable que, como con cualquier otro medicamento, haya un seguimiento médico del tratamiento. Esto es especialmente importante si nos estamos medicando por cualquier otra razón, ya que el uso de productos fitoterapéuticos, incluso si se consumiera la propia planta, puede interferir con los mismos.

 


Plantas más comunes

Existen plantas muy comunes en los compuestos que ayudan a combatir las alteraciones anímicas: la pasiflora, valeriana e hipérico. En el caso de la pasiflora, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) destaca su utilidad, basada en el uso tradicional, para aliviar los síntomas leves de estrés mental y para conciliar el sueño. Según la European Scientific Cooperative on Phytotherapy (ESCOP), está indicada en casos de intranquilidad, inquietud e irritabilidad con dificultad para conciliar el sueño.

La valeriana también ayuda a la relajación, según la ESCOP, está recomendada para el alivio de los episodios de tensión nerviosa leve y la dificultad para conciliar el sueño.

Tanto la ESCOP como la EMA recogen el uso del hipérico normalmente en compuestos para el tratamiento de la depresión moderada o leve, aunque también está indicado en ansiedad, terrores nocturnos y trastornos neurovegetativos asociados al climaterio.

En uso tópico se utiliza popularmente para el tratamiento de las heridas, llagas, quemaduras y eccemas.

Ana María Moreno
Acerca de Ana María Moreno 16 Articles
Profesora de yoga y periodista especializada en temas de belleza, bienestar y salud.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta