La obesidad infantil a examen

Estudio pionero sobre la obesidad infantil con motivo del Día Mundial contra la Obesidad, que se celebra el 12 de noviembre

La Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de las enfermedades metabólicas (SECO), en colaboración con otras ocho sociedades nacionales relacionadas con el diagnóstico, manejo y tratamiento de la obesidad en niños y adolescentes, han presentado un estudio pionero sobre la obesidad infantil en nuestro país titulado Initial approach to childhood obesity in Spain. El estudio tiene como objetivo analizar los posibles tratamientos ante la incidencia de la obesidad infantil en Europa, y España en particular, que en los últimos años ha aumentado de manera alarmante.

El estudio se ha centrado en niños y adolescentes con edades comprendidas entre los 6 y los 18 años. El equipo de trabajo encabezado por el doctor Ramón Vilallonga ha contado con la participación de 60 expertos en la materia siguiendo el método Delphi de elaboración y medición de encuestas para determinar el estado actual de la cirugía de la obesidad en esta franja de población.

Durante la presentación, el panel de expertos, compuesto por el Dr. Juan Carlos Ruiz de Adana, presidente de la SECO; el Dr. Felipe de la Cruz Vigo, profesor de cirugía de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Fundación SECO; el Dr. Ramón Vilallonga, doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Cirugía general y Digestiva; el Dr. José Manuel Moreno Villares, doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Pediatría, y el Dr. Diego Yeste  doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Pediatría y Endocrinología, Metabolismo y Nutrición, han dado a conocer las principales conclusiones de este trabajo:

– La edad no debe ser un condicionante para realizar una intervención quirúrgica si se cumplen los criterios de selección y el caso reviste de la suficiente gravedad.

– La cirugía de la obesidad podría desempeñar un papel importante en el tratamiento de adolescentes con obesidad severa. Sin embargo, existen indicaciones específicas para la cirugía de la obesidad actualmente en España.

– Los resultados del estudio evidencian la preocupación significativa entre todas las sociedades con respecto a la obesidad infantil y entre los adolescentes.

– Existe un fuerte consenso en la necesidad de implementar un tratamiento médico, las recomendaciones dietéticas, los factores ambientales y sociales, y las metas para adolescentes con obesidad.

– La cirugía parece tener un rol relevante en el manejo de estos pacientes por su seguridad y eficacia pero su empleo debe estar vinculado a centros acreditados y con experiencia.

– Se evidenció también que la derivación biliopancreática fue rechazada como un tratamiento primario.

– La evaluación psiquiátrica / psicológica debe ser obligatoria en el preoperatorio.

– Los criterios de inclusión aceptados fueron similares a las de los adultos con la excepción de la cirugía en aquellos con un índice de masa corporal <40 Kg/m2.

 

Los datos

En España, la obesidad ha aumentado del 7,4% al 17,0% en los últimos 25 años. Actualmente un 23% de la sociedad adulta española es obesa y un 38% sufre sobrepeso. En niños y adolescentes el porcentaje sería de 25% (sobrepeso) y 15% (obesos). Es decir, “de cada 10 niños y adolescentes de 2 a 17 años, 2 tienen sobrepeso y 1 obesidad”. Si atendemos a la obesidad mórbida, un 1,2% de la sociedad sufre esta patología (0,6% son hombres y el 1,8% mujeres) y se estima que este porcentaje podría mantenerse a estos niveles en los próximos años. Se considera obesidad grave cuando el Índice de Masa Corporal (IMC), es mayor de 35. El IMC idóneo, independientemente del sexo, sería entre 20 y 25 (en los niños se mide con otros parámetros –percentiles–).

En relación a los riegos que la obesidad entraña para los niños, el Dr. Yeste asegura que “la obesidad infantil se relaciona con la del adulto ya que las alteraciones psicológicas y médicas que se manifiestan durante la infancia repercutirán en el adulto”. La importancia de dichas alteraciones radica en que inciden sobre los procesos madurativos a nivel físico, psicológico y social de unos individuos que se encuentran en pleno proceso de desarrollo. En el niño obeso están descritas las mismas comorbilidades que en el adulto: esteatosis hepática, síndrome metabólico, resistencia insulínica, dislipemia, diabetes tipo 2 o apneas del sueño y otras más propias de la infancia como el pseudo-tumor cerebral o la enfermedad de Blount. Las comorbilidades con mayor impacto en la infancia son las que inciden sobre el desarrollo psicomotor y afectivo. La obesidad influye negativamente sobre la movilidad. A ello se suman las comorbilidades ortopédicas, la disminución de la resistencia cardiovascular o el empeoramiento de las afecciones respiratorias. Se asocia también a problemas de autoestima, depresión y trastornos de conducta. “Todo ello dificulta la maduración afectiva y la integración en los ámbitos deportivos y sociales propios de la infancia” añade el Dr. Moreno Villares.

 

Las causas

Las causas de este incremento derivan de factores externos como, cambios sociales, estilos de vida, conductas familiares y malos hábitos alimenticios. Respecto al incremento de la denominada comida “basura” y la reciente polémica con las bebidas azucaradas, el Dr. Vilallonga aclara que “es el consumidor final el que decide lo que consume por lo que los padres o tutores tienen un papel relevante para guiar la alimentación de los menores”.

Durante el evento se han abordado además temas de prevención como “hábitos dietéticos saludables, higiene personal en las escuelas desde un punto de vista de las comidas, actividad física regular y evitar el sedentarismo”, han sido algunos consejos aportados por el Dr. Moreno Villares.

Todos expertos presentes en el acto han recomendado revisiones periódicas de los niños con el pediatra quien debe diagnosticar y poner pautas de tratamiento a la obesidad del niño/niña afectado. Posteriormente se debe acudir a un endocrinólogo pediatra para su valoración y tratamiento con la eventual intervención quirúrgica si se requiere, como ha señalado el Dr. Yeste. Sin embargo, el tratamiento se basa en la dieta, el ejercicio, cambios conductuales, apoyo psicológico al niño y la familia.

 

Redacción
Acerca de Redacción 4363 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta