El culo perfecto ¡es posible! Tres tipos y tres soluciones específicas

El culo es una de las partes del cuerpo que más complejos acapara: caído, plano, sin forma o con piel de naranja. Son múltiples las preocupaciones que surgen en torno a este músculo que además es ¡el que más cuesta tonificar de todo el cuerpo! Pero, ¿qué hay que hacer para tener una retaguardia diez? Los entrenadores de la Clínica Beiman de Barceló Montecastillo proponen tres soluciones en función del tipo de culo.

CAÍDO

El más común de todos, la falta de actividad y de ejercicio han hecho de este un músculo vago que necesita reactivarse. ¿Cómo saber si se tiene este tipo de culo? Con la prueba del lápiz. Poniendo un lápiz debajo de los glúteos, si este se sujeta no cabe duda de que se tiene este tipo. ¿Las mejores armas para tonificarlo? Una esterilla, pesas y mucho ejercicio.

  • Arcoíris. A cuatro patas y con las pesas en los tobillos, empezar con la pierna derecha extendida y desplazarla de una lado a otro describiendo una semiesfera. Primero una pierna y luego otra, durante 20 segundos.
  • Media patada lateral. Con la suela del zapato hacia el techo, la rodilla orientada al suelo, realizar movimientos ascendentes y descendentes con la pierna flexionada durante 30 segundos.
  • Pierna estirada. Con la pierna estirada derecha primero y a cuatro patas, hacer primero levantamientos de la pierna a dos velocidades. Primero lento durante 20 segundos y luego más rápido durante otros 20 segundos. Luego con la pierna estirada hacia arriba, hacer push y movimientos cortos mientras se aprieta el glúteo. Combinar ambas piernas.

PLANO

El objetivo es dotar de volumen a los glúteos, ya que está sin ninguna forma. El llamado ‘culo melocotón’ inunda las redes sociales con imágenes inspiracionales que más de una vez hacen sufrir a las más acomplejadas. Pues ahora es posible tener un culo redondo y bien puesto gracias a estos tres simples ejercicios:

  • Sentadillas con peso. Las famosas sentadillas y sus maravillosos efectos son más que conocidos por todo el mundo. Pero si además se le añaden peso entre unos 2 o 4 kilos para principiantes o de 4 a 8 para intermedios, el centro de gravedad se ubicará en los talones y la fuerza de gravedad hará que el ejercicio sea más duro pero que tenga mejores beneficios. Realizar durante 40 segundos.
  • Cortesía. Como si de la corte de Luis XIV se tratara este movimiento de referencia al rey por parte de sus súbditos tiene múltiples beneficios. Mejora, tonifica y redondea la retaguardia, la clave está en trabajar todos los ángulos del músculo del glúteo.
  • Luna llena. Levantado los brazos sobre la cabeza y primero con una pierna dejarse caer hacia un lado con la rodilla flexionada. Los movimientos de suspensión, favorecen la tonificación y suspensión del glúteo. Realizar 20 repeticiones por cada pierna.   

CON VOLUMEN Y CARTUCHERAS

La peor pesadilla de cualquier retaguardia, ese culo que de por sí no solo es atraído por la gravedad sino que cuenta con cartucheras a ambos lados para completar el pack. Por eso el mejor aliado para este tipo de culo es el cardio.

Por ejemplo en el hotel Barceló Montecastillo tiene una nueva actividad que se llama Cardio Tenis, en el que se consigue una tonificación total a nivel muscular y se queman hasta 500 calorías por sesión. Las clases se realizan con 5-8 jugadores por pista, utilizando una escalera de agilidad, bolas para practicar la transición, monitores de ritmo cardiaco y música para amenizar la sesión. Todo en un entorno espectacular en plena campiña jerezana.

Redacción
Acerca de Redacción 6506 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.