Rafael Alcocer, gran jinete de doma clásica y alma de Rutas Ecuestres

¿Por qué decidiste hacerte jinete profesional?
Creo que todos tenemos alguna vocación escondida. Yo tuve la suerte de encontrarla gracias a mis padres que me dieron la oportunidad de entrar en contacto con el mundo del caballo y después su apoyo en todos los sentidos para poder desarrollarme al máximo hasta convertirme en profesional. Sin su apoyo incondicional esto hubiera sido imposible y es algo por lo que les estaré eternamente agradecido !!

¿El premio/momento que más ha marcado tu carrera?
Pues tengo muchos momentos buenos, también algunos malos y todos marcan. Quizá el primer gran momento para mí, fue mi primera medalla en un Campeonato de España, que no me lo esperaba y ¡fue algo mágico!
Después, participar en el primer Gran Premio que se hizo en España con tan solo 17 años. Mi primera participación en una competición internacional tampoco la olvidaré, fue en Italia y eso de llevar la bandera de mi país siempre me lleno de orgullo. Como todo en la vida también hay cosas malas y hay algunas también me marcaron . Cuando vi morir un caballo por primera vez. No era mío, pero era un caballo que yo monte y conocía muy bien, un caballo listísimo y muy cariñoso. El día que se fue me impresiono mucho verlo tumbado en el picadero cubierto tapado con una manta ahí solo uff… Fue duro, recuerdo que antes de irme a casa ya de noche, me fui a verlo por última vez y me abrace a él, la verdad que fue un momento muy triste y emotivo…
Otra fue cuando mi caballo de Gran Premio en su plenitud y a una semana de correr el campeonato de España tuvo una infosura muy grave . Fue terrible y muy duro, ya no por quedarme sin un caballo único y el mejor caballo que tuve nunca, sino por el sufrimiento que esto le causo durante mucho tiempo. Pero bueno este deporte/arte es así, cuando uno tiene un compañero de trabajo que siente y padece como tu aunque sean distintas percepciones, pues hay alegrías y disgustos, pero cuando uno lleva la profesión dentro, las alegrías compensan los sin sabores por duros que sean.

¿Quién ha sido el entrenador que más te ha influenciado?
Sin lugar a dudas Justiniano Rodríguez de Llera . Fue maestro de grandes jinetes, y yo tuve el honor de poder montar con el, cosa que no fue nada fácil ya que era tremendamente exigente. Te decía las cosas sin tapujos, algo que le agradecí enormemente ya que me puso los pies en el suelo más de una vez. Cuando uno es tan joven y tiene cierta trayectoria deportiva, conviene que alguien te diga las verdades. Y los otros grades maestros que tuve fueron todos los caballos que monté, son los que realmente te encubran o te ponen en tu sitio y de cada uno por muy distintos que sean aprendes algo.

¿Cómo es tu día a día?
Pues haciendo lo que me gusta !! Soy madrugador. Lo primero de todo llevo mis hijos al colegio, cosa que me encanta y luego me traslado a mi cuadra principal en La Venta la Rubia a montar y dar clase. El resto del día suelo montar y dar clases en otros clubs. Intento concentrarlo todo para terminar recogiendo a mis hijos del colegio, así que feliz y muy afortunado de poder llevar la vida que siempre quise y ganarme la vida con ello.

¿Qué opinas de la hípica en España?
Creo que España tiene grandísimos jinetes, que la Federación gestiona la alta competición notablemente y ahí están sus resultados. Pero para llegar hasta ahí y mantenerse necesitas una economía muy saneada y como no tengas padrinos o a tu familia detrás, un milagro tiene que ocurrir ya no para pegar el salto sino para mantenerte en la alta competición.
La base, que es el futuro de este deporte esta muy poco profesionalizado y muchos jinetes no terminan de romper por la falta de técnica y método en el trabajo. Nunca entendí que un jinete o amazona sin saber trotar y galopar con concierto control estén saltando… en países donde yo monte, Alemania, Holanda, Dinamarca, Bélgica, Suiza y Francia, donde conocí muchos centros de entrenamiento, nunca vi a los jinetes saltar sin tener el control de los tres aires previamente. Tampoco ayudan todos esos mal llamados entrenadores que no tienen ningún historial profesional, que libremente imparten clases por todo el país y ahí están sentando cátedra y dando consejos de algo de lo que no tiene ninguna experiencia.

Un jinete favorito.
Pues curiosamente son dos jinetes de salto, pero muy domeros Rutherford Lataham (“Rafi”) y Juan Diego García Trevijano. Crecí con ellos cuando era un niño en Somosaguas y tuve el privilegio de montar con los dos. Me acuerdo que siempre que terminaba de montar me sentaba y los veía entrenar horas y horas, y la verdad que me emborrache de ellos. Siempre fueron y lo siguen siendo una fuente de inspiración. Tienen lo que para mi debe de tener un gran jinete, una técnica depurada, naturalidad y buena estética, en definitiva ser efectivos y elegantes, no concibo la equitación de otra manera. Hacer las cosas bien, que no se noté y además ser elegante es tremendamente complicado, yo llevo más de 30 años persiguiéndolo jajajaja !! Resumiendo, cuando el deporte se convierte en arte ahí es donde esta la esencia y excelencia de la equitación.

¿Qué tiene que tener un caballo para ser perfecto?
El caballo perfecto no existe pero todos los jinetes lo buscamos… Para mi es fundamental la calidad en sus aires, eso lo da la fuerza, la mecánica, la constitución y el equilibrio natural. También es muy importante un buen carácter y ganas de trabajar.
Es importante que para que un caballo se convierta en bueno, tenga un jinete que lo sepa ver, lo entienda y potencia sus actitudes.

¿Que cualidades debe de tener un buen jinete o amazona ?
Para mi ser muy trabajador y tener mucha paciencia, con estas dos cosas yo creo que se recorre un largo camino, la sensibilidad es también una cualidad muy importante pero no todo el mundo la tiene, es más fácil verla en amazonas. Hay jinetes y amazonas que tienen un don natural, si lo llevan dentro todo es más fácil…pero puedes ser muy artista que sin paciencia y espíritu de sacrificio no llegas a nada. Como tampoco llegas a nada es creyéndote bueno, se pierde la capacidad de seguir aprendiendo y en este mundo uno se mueren sin saber…
Si añadimos la competición a un jinete, aparte de lo mencionado tiene que estar emocionalmente equilibrado y ordenado, ser frío y jamás dar nada por perdido. Todo es mejorable, hasta en las situaciones más complicadas, hay que estar seguro de uno mismo y no tener miedo a tomar decisiones. que si nos equivocamos de los errores se aprende mucho.

¿Cómo decidiste compaginar tu trabajo como jinete de doma clásica y entrenador, con el tema de las rutas ecuestres?
Soy un apasionado de la naturaleza, en el 2007 vimos nuestro sueño cumplido comprando una pequeña finca en Extremadura, tierra a la que amo gracias a mi padre. Un par de años después, nos hicimos una casita de piedra, después vino una segunda casa de invitados, las cuadras, y como no, un cuadrilongo de doma. Disfruto mucho el campo y no hay nada más enriquecedor y relajante que pasear a caballo por las dehesas extremeñas, las orillas de sus pantanos, los bosques de robles y alcornoques… Sin duda, el campo es el mejor desestresante para jinete y caballo y en Extremadura hemos encontrado “el paraíso” naturaleza en estado puro. De ahí viene mi afición a las rutas a caballo.

¿Qué te aporta el campo que no te dan las pistas?
El campo es la esencia del caballo, es volver a sus ancestros, lo más cercano a su estado natural. En nuestra casa los caballos viven en semilibertad todo el año y pude comprobar los beneficios tan enormes que esto tiene sobre ellos en todos los sentidos ( físico-veterinario, psicológico y en su carácter ). La naturaleza es capaz de hacer cosas increíbles !
Yo desde hace años intento aplicar en la disciplina de la doma clásica pinceladas de la doma natural, que a mi entender son tremendamente compatibles y beneficiosas. Los beneficios del campo son una parte fundamental para crear un buen caballo de doma: despeja su mente, desestresa, mejora el paso, el equilibrio natura, fortalece el carácter y sin duda mejora la relación entre jinete y caballo, aportando así mucha más seguridad y compenetración entre ambos.

En la actualidad, en que faceta te sientes más a gusto: jinete de doma clásica, entrenador, guía ecuestre y especialista en rutas.
Me siento a gusto en todas, pero yo ante todo me siento jinete de doma clásica y entrenador. Te confieso que cuando era un niño mi único motivo para montar era porque competía, era un adicto a la competición, lo necesitaba.. pero eso con la edad y la experiencia esto fue cambiando hasta tal punto que a día de hoy disfruto mucho más montando e intentando mejorar día a día como jinete. Mis retos son otros, como ver mejorar a mis alumnos y a mis caballos. La competición la veo desde un segundo plano, para mi el arte equitación es mucho más que la competición.. Soy un romántico jajaja aunque dicen que la cabra tira al monte y yo de vez en cuando necesito competir, pero como te digo, lo veo desde una perspectiva distinta a la de antes..

Las rutas a caballo son algo que hoy por hoy me lo tomo como una válvula de escape, y una afición que tengo que intentar rentabilizar para poder mantener la finca y los caballos, que el campo es muy bonito pero da mucho trabajo y es caro.

¿Vamos a poder disfrutar de ti pronto en competición?
Si, este año como el año pasado estaré presente con Rocco, propiedad de Astrid Klisanas, que gentilmente me deja competir y por lo que le estoy muy agradecido. Por desgracia ser propietario y estar en las competiciones para un profesional es algo económicamente complicado. Tener un caballo y competirlo en una comunidad como en la que yo resido es muy costoso y es algo que resulta frustrante… Yo tengo la suerte de poder contar con la generosidad de algunos de los propietarios que me ofrecen sus caballos, pero conozco grandes jinetes que por desgracia no son conocidos porque económicamente no pueden competir o simplemente costearse un caballo. Es ahí donde las federaciones deberían defender a sus jinetes profesionales que son el futuro de este deporte.

A parte de las rutas ecuestres y los prados de descanso, ¿explotas la finca de otras maneras ?
Sí, hago algunos Clinic durante el año donde vienen jinetes que están interesados en trabajar conmigo. También solemos hacer algunas concentraciones con mis alumnos más destacados y nos pasamos un fin de semana estupendo entrenando en un entorno totalmente distinto. Montamos en pista, paseamos por el campo y soltamos los caballos en los prados donde lo único que ven y oyen es la naturaleza y la verdad que se les nota luego, cuando vuelven a Madrid están muchos más relajados.
También estoy preparando algunos potros que en un futuro vendrán a Madrid para entrenar, es un proyecto que me ilusiona mucho ya que me encantan los caballos jóvenes.
Pero fundamentalmente nos dedicamos al turismo ecuestre y a los prados de descanso, dos actividades que son totalmente compatibles ya que aunque disponemos de unas buenas instalaciones con nave de boxes, pista de 60x 20 y un círculo para dar cuerda, la esencia de nuestra empresa es la libertad. Nuestros caballos de ruta o de prados viven en manada durante todo el año en diferentes prados organizados en más de 30 ha. Allí tenemos a una persona dedicada en exclusiva a su cuidado y vigilancia. Es una libertad controlada, que es la libertad perfecta, ya que si notamos cualquier problema con un caballo, lo estabulamos o lo aislamos en prados individuales. En las épocas en las que hay escasez de pasto en el campo, damos forraje adicional sembrado por nosotros y pienso de alta calidad como Pavo o Nata.

¿Cómo empresa que se siente cuando la OMNTE (Organización mundial del turimo ecuestre) te otorga el premio de mejor empresa de turismo ecuestre en España ?
Pues fue una sorpresa y lo acogimos con mucha alegría, ya que tan sólo llevamos 2 años desde que arrancamos nuestro proyecto. De alguna manera es un reconocimiento al trabajo y esfuerzo que hace todo el equipo que formamos rutas ecuestres y estamos muy contentos y sobre todo nos da muchas ganas para seguir trabajando.

¿Cómo ves el turismo ecuestre en España ?
El Turimos en España es una de los sectores con mayor potencial que tenemos. España es un país privilegiado en este sentido, muy completo, tenemos de todo y de una gran calidad, y encima somos gente muy divertida
Desde hace unos años, el turismo de interior y del mundo rural a crecido enormemente y esto pone a las rutas a caballo en uno de los referentes del turismo activo. Cada día vivimos en un mundo más estrésante y competitivo, y ya esta demostrado científicamente en diversos estudios, que el campo y los animales ejercen un efecto relajante y desestresante para el ser humano tremendamente beneficioso. Según unos estudios recientes, pasear por un bosque rejuvenece el cerebro 2 años, así que fíjate si además lo haces a caballo….de verdad que es algo mágico y que todo el mundo debería de probar.
Si es verdad que a día de hoy en España hay muy pocos centros especializados en turismo ecuestre y profesionales con experiencia en este sector y titulados, y esto debería de cambiar para dar a los clientes unas rutas de calidad.
Tengo que decir que la Real Federación Hipica Española y la OMTE están trabajando sobre esta cuestión ya que es muy importante dar un turismo de calidad.

¿Qué tiene que tener una empresa de turismo ecuestre en España ?
Lo primero echarle mucho trabajo, esfuerzo y cariño. Nosotros le damos prioridad absoluta a la profesionalidad y a la calidad de nuestros servicios para que los clientes disfruten de una experiencia única en plena naturaleza sin renunciar a las comodidades habituales en su vida diaria. Desde nuestro punto de vista hay varias cosas fundamentales para ofrecer unas rutas de calidad:
Tener la instalaciones en un entorno bueno donde la naturaleza, que la gastronomía y los paisajes sean los protagonistas, con caminos y senderos cómodos y seguros, que permitan al cliente disfrutar sea cual sea su nivel.
Ofrecer una amplia variedad de caballos para todos los niveles de nuestros jinetes.
Tener un equipo de apoyo completo. Nosotros solemos ir siempre dos guías, uno principal y otro de apoyo, y luego dos personas en el equipo logístico para dar apoyo en las paradas en el campo o por si hay cualquier problema con un jinete o caballo darle solución inmediata. Para esto contamos con dos 4×4 con remolque, un camión de caballos y un remolque de caballos.
Debes de conocer lo mejor posible a los clientes que vienen. Nivel de equitación, su forma física, peso y que grado de aventura quieren.

Las rutas deben estar preparadas semanas antes y repasarlas con 24/48 horas de antelación. Tienen que ser seguras, con salidas accesibles para los 4×4 de apoyo en caso de cualquier incidencia, ofrecer entornos y vistas de calidad, intentar que sean lo más circulares posibles para tener acceso a distintos parajes. Esto es un trabajo de meses que además requiere revisiones continuas.

Redacción
Acerca de Redacción 6378 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.