Astrid Klisans: “Para mí lo peor de la fama es perder la privacidad, a mí me ha costado mucho que se nos reconozca siempre, incluso hasta cuando te sientes mal”

Astrid Klisans empieza a ser cada vez más reconocida en nuestro país, apasionada de los animales y sobre todo de la doma clásica, esta brillante amazona está ultimando los detalles de un proyecto de artículos ecuestres que seguro será todo un éxito.

Hace poco pudimos verte en el vídeo “Perdemos el control” con tu marido, cuéntanos ¿qué tal la experiencia?
Fue bastante divertido, mucho más de lo que me imaginaba que sería. Me metí en el personaje, me lo creí, cuando estaba peleando me ponía brava y cuando estaba riendo pensaba en algo gracioso para poderme reír. Yo nunca he actuado, entonces la experiencia aparte de ser un reto fue divertida, lo pasamos muy bien y seguramente lo repetiríamos.

¿Sentiste algún tipo de inhibición a la hora de grabar este vídeo ya que hay escenas de alto voltaje?
Obviamente sentí un poco de inhibición, así que lo que hicimos fue preparar un ron-cola para subir un poco las ganas y para ponernos más “sueltitos”. Pero la verdad es que estuvo muy bien y la parte de que saliera tan natural es porque somos una pareja, sino hubiese sido así, me hubiese resultado imposible grabar algo así ya que no soy actriz. Para Carlos es diferente porque él ya ha actuado y está más acostumbrado a este tipo de cosas. Para mí fue un reto y solamente pensaba “Dios mío qué pensarán mis papas” o “Dios mío me van a sacar de la herencia”, (se ríe).

¿Dado que lo has hecho tan bien, pensáis repetir?
Por el momento no. Un cantante tiene que cuidar su carrera y separar lo personal de lo profesional. Nosotros siempre tuvimos las ganas de preparar un vídeo juntos y éste fue el momento perfecto. Hay escenas bastante fuertes aunque son de pareja, no de amor, nosotros queríamos hacer algo diferente a la típica historia de amor y de hecho puedes ver que hay muchas peleas en el vídeo… Para nosotros ésta fue la oportunidad perfecta, pero repetir no sé, tal vez en un futuro lejano. Por el momento Carlos tiene que trabajar con personas distintas y de su sector.

¿Cómo lográis compaginar las vidas con su carrera internacional?
Creo que hemos hecho bastante bien en el sentido de que somos personas independientes y cada una tiene sus gustos. Yo desde los 19 años he vivido sola en Estados Unidos y para mí eso fue una gran escuela y se me manejar muy bien a la hora de estar sola, de tener mis propios planes, intereses, aficiones, etc.
Cuando él viaja yo aprovecho para ponerme al día con mis cosas, darle cariño a la casa, a mis amigos y a los caballos. Pero llega un punto que tengo que dejar eso de lado e irme de viaje, por ejemplo, el año pasado Carlos estuvo de viaje seis meses en Argentina e iba a visitarle algún mes.

¿Qué es lo que se lleva peor de la fama?
Para mí lo peor de la fama es perder la privacidad, a mí me ha costado mucho que se nos reconozca siempre, incluso hasta cuando te sientes mal. Somos humanos y algún día nos sentimos mal y de pronto no tenemos la energía para darlo todo justo ese día y en esos momentos desearías ser invisible que nadie te vea o ser uno más. Así que muchas veces para poder disfrutar como personas normales, sobre todo Carlos, nos disfrazamos con barbas, pelucas, gafas y la gente piensa que somos dos locos que van por la calle haciendo el ridículo, pero en ningún momento se plantean que puede ser un artista. Esas son las maneras que hemos descubierto para poder disfrutar de celebraciones por ejemplo en fiestas como Halloween.

Y cómo se vive el fenómeno fan, además por las dos partes, la tuya y la suya.
En realidad es que nosotros tenemos que estar extremadamente agradecida a todos los fans que siguen la carrera de mi marido porque sin ellos no sería nadie. Cuando una persona ves que de verdad es fan, se conoce las canciones te sigue y te pide una foto es un honor. Sin embargo cuando te piden una foto y si son personas que no siguen tu trabajo no te sientes tan alagado, entonces obviamente cuando te llega un fan que de verdad sigue tu trabajo, que escucha tus canciones que te pide foto tú lo haces con todo el cariño del mundo porque esa persona está allí para apoyarte cuando tú lo necesites, son los que llaman a la radio para pedir las canciones, los que pagan para un concierto, los que hacen comentarios en las redes sociales… el fenómeno fan es lo mejor que le puede pasar a cualquier artista.

¿Qué aficiones compartes con tu marido?
Muchísimas, sobre todo porque Carlos es una persona muy versátil, le gusta de todo. Obviamente mi afición número uno son los caballos, hago doma clásica, aunque Carlos no practique equitación, comparte conmigo la afición por el campo. Así que todo lo relacionado con los animales y el campo lo compartimos muchísimo.
Él es más multitask que yo, hace mucho más deportes y es mucho más arriesgado, yo trato de estar a su nivel. Cuando estuvimos en Argentina y quería hacer rafting, a pesar de no haberlo hecho nunca, lo hice con él y así aprendí. La verdad es que trato de hacer actividades más locas para complacerlo.
También compartimos mucho la afición por el mar, yo soy una enamorada del mar, y me encantan las motos de agua y los barcos, otra afición que compartimos sobre todo en verano.

En nuestro último número, pudimos comprobar que es un hombre al que le gusta cuidarse, ¿compartís alguna rutina especial?
No compartimos la misma rutina porque Carlos hace boxeo y yo no lo hago, pero muchas veces hacemos un ejercicio que se llama Tae Bo y la verdad que está muy bien para tonificar el cuerpo porque trabajas todo, desde las piernas hasta las cejas, es una maravilla, pues son vídeos de 20 minutos, media hora, cincuenta minutos y dependiendo un poco del ánimo que tengamos lo vamos haciendo. También salimos a veces a correr, nos gusta mucho, sacamos nuestros perros y nos vamos a correr por allí, asique si nos cuidamos.
A nivel de alimentación, por estas fechas navideñas es un poco difícil cuidarse, pienso que la vida hay que vivirla, uno no puede estar obsesionado con todo lo que come. Pero si es verdad que cuando no estamos en fiesta tratamos de mantener un régimen, desayunar frutas, trata de intentar controlar de alguna manera los carbohidratos, pero no estamos obsesionados con el tema.

¿Quién se cuida más de los dos?
Los dos nos cuidamos por igual, evidentemente las mujeres siempre somos más coquetas pero Carlos tiene una imagen que cuidar, así que los dos nos cuidamos de la misma manera.

¿Se deja aconsejar por ti?
Sí muchísimo, me pregunta un montón cuando se viste, me pregunta cómo está haciendo las cosas, y a veces sobre su carrera si tiene alguna duda, la verdad es que me involucra muchísimo en todos estos temas. En el tema de moda y belleza se deja aconsejar y yo también de él.

Y centrándonos en ti, cuéntanos ¿cuáles son tus últimos proyectos?
Tengo varias cosas, un blog en la revista Hola en el que ya tengo trabajando dos años y la verdad estoy muy contenta porque fue algo que comenzó muy pequeñín pero ya va creciendo, cada vez se van sumando más lectores, y ya he descubierto cuales son los temas que más gustan. Y aunque éste no es uno de mis últimos proyectos, es algo que todo el día se está actualizando y lo tengo muy presente porque cada semana tengo que compartir contenidos
Es una manera de que me conozcan y en la que yo puedo compartir cosas que aprendo de mis viajes, rutinas de belleza o de ejercicio o incluso de los caballos porque tengo mucha gente del sector de los caballos que me siguen.
También estoy trabajando en un proyecto de artículos de ecuestres, es y una cosa muy pequeñina, apenas he comenzado con un accesorio pero estoy trabajando en ello para ver si más adelante podemos sacarlo y estoy muy ilusionada, me tomará un tiempo pero allí vamos en ello.
Entre mis proyectos, no puedo dejar de mencionar a mis caballos, ahora estoy entrenando bastante y concursando pero todavía estoy en una categoría “de las primeras” pero aunque no estoy en un nivel muy alto hay que comenzar por algo y esforzarse para obtener resultados.
También estoy trabajando con algunas marcas como imagen, hay marcas con las que trabajo a lo largo del año y con otras más esporádicamente, pero estoy muy contenta con eso y que cuenten conmigo para que los represente, la verdad que eso es un honor. Las marcas son desde marcas de cereales (como special K) hasta marcas para el cabello, cremas, moda, pronovias… he trabajado con muchas marcas y sigo con ello y la verdad que muy contenta.

Sabemos que la doma clásica es una de tus pasiones al igual que el diseño, ¿te has planteado diseñar algo relacionado con el mundo ecuestre?
Sí, como he mencionado ahora estoy comenzando con un accesorio que se llama encabezadas, que es para la cabeza del caballo, para sujetarlo. Estoy trabajando en ello, estoy en una fase preliminar, viendo los materiales, estoy muy contenta y espero que dentro de poco os pueda enseñar algo.

Y hablando de diseño, siempre eres de las más elegantes en tus apariciones públicas, ¿cómo definirías tu estilo?
Mi estilo es un poco el reflejo de mi carrera que es arquitectura. En arquitectura nos enseñan utilizar siempre líneas muy puras, o al menos así fue la enseñanza que yo tuve, usábamos diseños muy poco recargables y creo que todo eso se refleja en la manera que yo visto, de no ir muy recargado, como se dice “less is more” “menos es más”. Creo que si llevas la prenda adecuada y si le das solo un toque con algún accesorio creo que con eso logras bastante, sin duda alguna definiría mi estilo un poco como clásico, algo formal, recatado y un poco arquitectónico, líneas muy puras y no recargado.

¿Cuál es tu prenda fetiche?
Unos jeans que tengo azules de la marca Seven, tengo un modelo elegido y cinco pares del mismo modelo, creo que esa es mi prenda que mejor me luce y que más disfruto y más a gusto me siento.

Aplicándolo al mundo de la belleza, ¿cuál es el producto que nunca falta en tu neceser?
Tengo unas cápsulas de vitamina C, una especie de sérum que aplico en el rosto y cuando me voy de viaje al otro lado del mundo siempre me llevo alguna de esas cápsulas una o dos veces a la semana me la pongo y la verdad es que en el rosto viene fenomenal. Te la pones por la noche y te levantas por la mañana y la verdad es que la diferencia es una maravilla.

¿Tienes algún truco de belleza infalible?
Utilizo exfoliante para quitar las células muertas. Cada dos días utilizo un jabón exfoliante, en caso de que por cualquier motivo no disponga de ese jabón, utilizo un jabón normal al que añado un poco de azúcar y me viene fenomenal.

Uno de los elementos más destacados de tu imagen es tu melena, ¿cómo te la cuidas?
Te diré que de pequeña era mi trauma, porque me sentía con que tenía mucho pelo y me resultaba incómodo. Hoy en día lo agradezco tener abundante y lo cuido mucho. Una vez al año en invierno cuando no hay mucha luz, suelo hacer highlights, para darle un poquito de color rubio porque en invierno se oscurece. Uso mascarillas naturales con huevo, aceite de oliva, aguacate, y siempre productos de primera calidad.

Y ya por último, y en absoluto relacionado con la belleza, nunca has ocultado tu opinión con respecto a la política de tu país de origen, Venezuela, ¿cómo ves este nuevo cambio de gobierno?
Quiero puntualizar que no hay cambio de Gobierno, tenemos la mayoría en el congreso, y desafortunadamente es muy complicado. La política es un tema que me apasiona porque mi familia se fue de la antigua Unión Soviética a Venezuela, y de allí nos tuvimos que venir a España. La verdad es que la política es un tema que me apasiona y que me ha repercutido de manera directa en varias ocasiones. Y Venezuela lleva 14 años en manos de gente que la destruye. Y aunque hayamos ganado las elecciones la situación no es nada fácil, es sumamente complicada porque el Gobierno está muy arraigado y tiene a sus amigos instalados en todas las fuerzas, es difícil sacar el país adelante. Lo único que veo que puede ayudar para cambiar las tornas es que hay desabastecimiento brutal en el país, que creo que ha sido la gota que ha colmado el vaso y ha provocado este cambio de rumbo.

Redacción
Acerca de Redacción 6381 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.