La homeopatía, según los españoles

Estudio Percepciones sobre Salud y Homeopatía en la población española, presentado por Boiron

web Michele Boiron y Miguel BarelliEl 83% de los españoles ejerce un autocuidado responsable de su salud y cerca de la mitad mantiene una actitud preventiva. Estas son algunas de las conclusiones del estudio Percepciones sobre Salud y Homeopatía en la población española, presentado esta mañana por Boiron. En la presentación intervinieron Michèle Boiron, farmacéutica, administradora de Boiron y experta de referencia en el campo de la homeopatía; y Miguel Barelli, director de relaciones institucionales, quien explicó que el objeto del estudio, realizado en colaboración con Nielsen, era valorar el conocimiento de la sociedad española de su salud, así como de la homeopatía en general. De entre las conclusiones del estudio, Barelli resaltó el amplio conocimiento de la homeopatía en el hogar español. De todas formas, uno de los datos que más le ha sorprendido es la “actitud proactiva” de los españoles respecto al autocuidado de la salud, si bien aclara que Boiron está a favor del autocuidado como preocupación por la salud, no lo está de la automedicación, ya que esta siempre debe estar recomendada por un profesional sanitario (médico o farmacéutico).
Otra de las conclusiones destacadas por Miguel Barelli es la preocupación por los efectos secundarios de los medicamentos, así como por su toxicidad y la composición de los mismos, teniendo una mayor predilección por los de origen natural. En este sentido, para la práctica totalidad de los españoles (95%)  la recomendación de medicamentos más respetuosos con el organismo es un factor clave. La homeopatía encaja muy bien con esta sentir, apreciándose cada vez más presencia en los hogares para el tratamiento de enfermedades comunes, como la gripe. No obstante, en España Barelli reconoce que todavía queda mucho por hacer, ya que la mayor parte de las personas que tienen conocimiento de los medicamentos homeopáticos lo tienen por recomendación de algún conocido. Un total de 15 millones de españoles han tomado medicamentos homeopáticos o se los han dado a sus hijos, siendo las razones principales de su uso que son naturales, respetuosos con el organismo, eficaces y sin efectos adversos relevantes.

Del sectarismo a la comprensión
web presentacion boiron
En contra de lo que pudiera pensarse, la experta Michèle Boiron no aboga por el uso indiscutible de las terapias homeopáticas, “no hay que privarse de nada. Todos los medicamentos están a nuestra disposición y hay que utilizarlos de la mejor manera posible”. Para entender esta afirmación hay que repasar su trayectoria profesional como farmacéutica, donde a pesar de pertenecer a la familia propietaria de uno de los laboratorios de medicamentos homeopáticos más importante del mundo, Boiron aboga por el uso de todos los medicamentos disponibles, centrándose sólo en su eficacia y utilidad para el paciente.
Para la experta en homeopatía, el rechazo a las terapias homeopáticas está marcado por un sectarismo fuera de toda lógica, basado fundamentalmente en el desconocimiento sobre la homeopatía. De la misma manera, también reconoce que existe un sectarismo por parte de los que rechazan los medicamentos alopáticos (medicamentos convencionales).

Posturas que Boiron no comparte, pues para ella “todos los medicamentos son maravillosos si se utilizan correctamente”.

Michèle Boiron quiso aclarar que ella actúa de forma independiente, porque “no estoy a sueldo de Boiron, soy su administradora”, pero sus opiniones son solo suyas, no de la empresa farmacéutica. Opiniones las suyas basadas en su experiencia y trayectoria profesional.
Por otro lado, la experta aprovechó para aclarar la diferencia entre fitoterapia y homeopatía, ya que muchas personas confunden ambos procedimientos terapéuticos. En este sentido, destaca que sólo un tercio de los medicamentos homeopáticos proceden de las plantas, cuando en la fitoterapia, por definición, son el 100%.

La homeopatía penetra en España
La homeopatía es una realidad social en nuestro país y cada vez la utilizan más usuarios para la prevención, alivio y curación de determinadas patologías. De acuerdo con los datos recogidos en este estudio, el 72% de los españoles ha oído hablar de este método terapéutico, porcentaje que asciende en el caso de las mujeres que muestran tener un conocimiento más alto de la homeopatía. Los familiares y amigos (48%), seguido de la información que ofrecen los profesionales sanitarios (47%) son las principales vías de conocimiento de esta terapéutica.
En cuanto a la utilización de los medicamentos homeopáticos, cabe señalar que un tercio de los españoles ha tomado o se los ha dado a sus hijos en alguna ocasión. Las principales razones que les llevan a recurrir a ellos son por ser medicamentos naturales, respetuosos con el organismo, eficaces y sin efectos secundarios relevantes, entre otros aspectos. Por comunidades autónomas, el número de usuarios que utilizan homeopatía es mayor en Navarra (57%), Cataluña (43%) y Aragón (40%), frente a Galicia y Extremadura donde se emplea en menor medida.
A pesar de que cada vez tienen mayor penetración en nuestro país y aumenta en las familias el conocimiento sobre las terapias homeopáticas, Barelli reconoce que la situación no es equiparable a lo que ocurre en otros países de nuestro entorno como Francia o Alemania, donde este tipo de tratamientos se utilizan con mayor naturalidad. Según la información facilitada por Boiron, Francia se encuentra en las primeras posiciones del ránking de países que más utilizan medicamentos homeopáticos, el 95% de los franceses los conocen, el 56% los usa en la actualidad y el 36% se considera usuario regular. El caso alemán es similar, donde el 94% señala haber oído hablar de los medicamentos homeopáticos y el 60% de sus ciudadanos haberlos utilizado.
Michèle Boiron nos cuenta que en Francia, al igual que en la mayoría de los países occidentales, la homeopatía no contaba ni con la simpatía de los pacientes ni de los médicos, pero la percepción sobre este tipo de terapias fue cambiando gracias al uso paralelo que hicieron enfermos de cáncer, ayudándoles a soportar los duros tratamientos oncológicos. En España estamos muy lejos del nivel de aceptación francés (no se contemplan, por ejemplo, en el catálogo de medicamentos financiables por el Sistema Nacional de Salud), pero cada vez hay más conocimiento entre los profesionales y la sociedad en general, por lo que tanto Boiron como Barelli se muestran optimistas con la expansión del uso de la homeopatía en nuestro país. Según datos presentados, en el último año, hasta el 13% de los ciudadanos ha acudido al médico homeópata al menos una vez, cifra que asciende hasta el 16% entre las familias con hijos. Los asturianos, navarros y catalanes son los que más recurren a este profesional sanitario para prevenir, aliviar o curar sus dolencias. Es precisamente en Cataluña donde Boiron afirma hay mayor concienciación y actividad alrededor de la homeopatía.

La experta argumentó que “los profesionales de la salud son una fuente de información clave y de referencia para los pacientes, por ello es importante que se formen en homeopatía. En España, por ejemplo, el 52% confía en su farmacéutico a la hora de recomendarle un tratamiento determinado”.

Asimismo, el 53% valora positivamente que en su farmacia se ofrezca información sobre medicamentos homeopáticos.

Situación actual
Actualmente en España la medicina homeopática ya está considerada como tal, y sus medicamentos regulados. Tal es el avance de su normalización que existen cátedras, como la de la Universidad de Zaragoza o Salamanca, y secciones oficiales en colegios de farmacéuticos. Pero aún así, sigue teniendo un reconocimiento minoritario, y su proceso de normalización tuvo una fortísima oposición por parte de la comunidad médica y científica nacional. Una normalización llevada a cabo por la ya exministra de Sanidad, Ana Mato, en la pasada legislatura. Tenemos antecedentes, como la decisión de la Organización Médica Colegial de España en 2009 de reconocerla como “acto médico”, con la intención de que fuera regulada su práctica. De esta manera, se intentaba, entre otras cosas, forzar la desaparición de los homeópatas, entendidos como cualquier persona que aplicaba estos tratamientos, en favor de los médicos homeópatas, profesionales de la salud autorizados y colegiados, que aplicaban estos tratamientos bajo supervisión médica.
Oficialmente, con la misma intención fue la decisión de Mato, pero por el lado de los productos farmacéuticos. Muy criticada por ello entonces, pero que en realidad solo vino a aplicar una directiva europea de 2001 que aceptaba y pedía la normalización de la homeopatía. Una postura muy similar a la de la OMS, que no niega, pero tampoco afirma. La iniciativa legal de Mato vino a darle el tratamiento de medicamento a los productos homeopáticos, sacándolos así del limbo legal en el que se encontraban desde hacía más de una década, dentro de una disposición transitoria que iba camino de perpetuarse. Con el cambio normativo lo cierto es que los productos homeopáticos han pasado a ser medicamentos regulados, lo que no sólo le da una normalización a la homeopatía, sino ciertas garantías a los pacientes que lo consumen.

Pero esto no significa que sean eficaces, ni mucho menos. De hecho, en 2011 el ministerio publicó un análisis de las “terapias naturales”, en el que se afirmaba sin tapujos que “las revisiones realizadas concluyen que la homeopatía no ha probado definitivamente su eficacia en ninguna indicación o situación clínica concreta, los resultados de los ensayos clínicos disponibles son muy contradictorios y resulta difícil interpretar que los resultados favorables encontrados en algunos ensayos sean diferenciables del efecto placebo”.

Tampoco con la regulación de Ana Mato se quiso transmitir un mensaje diferente a la población, ya que su ministerio publicó un informe en el que se especificaba que no ha demostrado una efectividad mayor a un efecto placebo, por lo que esta regulación no se trata de una validación o aceptación de la homeopatía como parte de la medicina.

¿Por qué genera dudas?
Los tratamientos homeopáticos siempre están rodeados de polémica, pues ni las sociedades científicas ni las organizaciones colegiales han reconocido la eficacia de la homeopatía. Ni siquiera la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce su eficacia hoy día. Si bien la OMS la acepta como una alternativa terapéutica, no le atribuye ningún resultado eficaz, incluso ha lanzado comunicados negando su eficacia en determinadas enfermedades, como lo hizo frente al SIDA y otras enfermedades epidémicas. El recelo de la comunidad médica y científica de EE.UU. y Europa occidental, principalmente, siempre se ha fundamentado en la falta de evidencia científica que corrobore los supuestos beneficios o propiedades curativas de los tratamientos homeopáticos, entendiendo como evidencia científica los ensayos clínicos reproducibles. Lo cierto es que se pueden encontrar en la bibliografía médica ensayos clínicos de tratamientos homeopáticos donde la conclusión es clara en favor del tratamiento, pero no es menos cierto que hay una abrumadora mayoría de ensayos no concluyentes o directamente contrarios al tratamiento probado. Y esto es precisamente el principal argumento de la mayor parte de la comunidad científica occidental, que no hay resultados concluyentes como para demostrar la eficacia y seguridad, excluyendo además la posibilidad del efecto placebo.

 


Quién es Michèle Boiron
Michèle Boiron cuenta con más de 30 años de experiencia en la oficina de farmacia en Lyon (Francia) y es actualmente miembro del Consejo de Administración del grupo Boiron. Desde hace más de 15 años, Michèle Boiron comparte su experiencia a través de la participación en proyectos de desarrollo y difusión de la homeopatía, así como imparte numerosas conferencias a farmacéuticos de todo el mundo. Además, es coautora de diversos libros como La homeopatía: el manual para el farmacéutico y Recomendación de medicamentos homeopáticos, obras que ayudan a los profesionales sanitarios en el consejo homeopático. Esta última obra, realizada junto con el farmacéutico François Roux, está editada en 15 idiomas, ya que responde a las necesidades reales que tienen los farmacéuticos en su práctica diaria. Todos los derechos de autor van dirigidos íntegramente a asociaciones benéficas: en el caso de Francia, van destinados a la Fundación Dr. Clown, payasos profesionales que ayudan a entretener a los niños hospitalizados y trabajan en colaboración con los equipos médicos.

José Henríquez
Acerca de José Henríquez 219 Articles
Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta